¡Ya quiero tenerte entre mis brazos!

Todo lo que siempre quisiste conocer sobre ¡Ya quiero tenerte entre mis brazos! con toda la info actualizada. Estas en Animales – Animales domésticos-

Los niños son amantes de las mascotas, al menos en su mayoría. ¿Quién de nosotros de gurí no quiso un perro en casa? Muchos de los padres no quieren y eso nos creó una carestia enorme de convivir con una mascota. ¿Cómo te hubieras sentido si tus padres hubieran dicho sí? Aquí conocerás a un bisoño que le escribió una carta. ¡Qué bellas palabras del pequeño al decirle «ya quiero tenerte en mis brazos»!

Hoy queremos compartir una carta tierna a su perro de un gurí al que se le mezclan varios sentimientos: el deseo de tener una mascota y su inocente impaciencia.

¡Por fin te conseguí! Ya quiero tenerte

Llevo mucho tiempo diciendo a papá y mamá que quiero tener un amiguito peludo. Me dijeron muchas veces que no, y yo siempre estaba triste. Mis amiguitos tienen un perro en casa, y aunque cuando voy a su casa coyuntura con ellos, al retornar siempre me sentía hueco…

Todos los días les pedía a mis papás un amiguito con quien esparcirse y al cual querer, pero la respuesta siempre era la misma: NO. Cada vez que veía a mis amigos con sus mascotas sentía envidia pero… hoy, por fin, mamá me dio una buena comunicado. ¡Habían recogido un cahorro! Tú.

Mamá me explicó que eres muy pequeño y que tienes que estar en tu casa con tu mamá y tus hermanitos durante varias semanas. ¡Varias semanas! No sé si podré soportarlo… Mamá me enseñó tu foto, y, ¡eres tan precioso!

No sé si podré esperar semanas para acariciarte, abrazarte y besarte. Quiero ya que me veas como tu amigo, como tu hermano y compañero. Todo lo que pienso ahora es cómo será nuestro concurrencia, cómo sera cuando quiera abrazarte, cuando salgamos juntos a pasear.

Tengo a mamá loca haciéndole preguntas como si me dejará yacer contigo, o si podré sacarte yo solo a pasear. De momento siempre me dice que no a todo, pero tranquilo, la convenceré.

No creo que mamá pudiera favor escogido un perro más atún que tú, eres consumado para mí, eres la mascota que soñé. Y todo eso lo pienso por tu foto. Estoy deseando conocerte y conocer cómo es tu personalidad, cómo te enfadarás y cómo me mirarás cuando esté contigo.

¡Aún faltan semanas! Ya todos mis amigos saben que pronto vendrás a casa, aunque algunos no se lo creen, dicen que tienen que verte. Yo no quiero que nadie venga a verte, quiero que tu cariño sea para mí, para nadie más. Por fin te tendré y ya no tendré que regresar a casa hueco cuando esté con otros perros, ¡es que ya no saldré de casa! Siempre estaré contigo, a tu flanco.

A veces veo en la calle perritos abandonados, ellos siempre están tristes. Los entiendo, yo me pondría muy triste si me abandonaran. Pero quiero decirte que tú nunca estarás triste, porque nunca te abandonaré, siempre estarás conmigo, porque aún no te conozco y te quiero y he prometido a mis papás que te cuidaré siempre.

Y aunque soy pequeño, yo siempre cumplo mis promesas. No sé cuánto tardarás en percibir esto, solo quiero decirte que estoy aquí esperándote, que no tardes, dile pronto a tu mamá y tus hermanitos que tienes que venir conmigo. Yo todavía te necesito mucho.

Aquí está tu hogar, seremos tu clan ahora y te protegeremos y cuidaremos siempre, así que no tengas miedo ni te sientas incómodo, este es tu hogar.

¡Ah! Ya le he pedido a mamá que vayamos a comprarte una cama y juguetes, así todo estará vivo cuando llegues… ¡semanas! No puedo tener más… Tengo ganas de sentir por tener que esperar, y ganas de desgañitarse de alegría porque pronto estaremos juntos. Bueno, espero que no te arrepientas y no quieras venir, espero que no. Te estoy esperando con mucha ilusión, te quiero mucho. Ya quiero tenerte. Un ataque.