Vómitos y diarreas en perros: más peligrosos de los que parecen

Todo lo que siempre quisiste enterarse sobre Vómitos y diarreas en perros: más peligrosos de los que parecen con toda la info actualizada. Estas en Vigor – Consulta veterinaria-Enfermedades y tratamientos

Los vómitos y diarreas son poco muy popular en los perros por lo que no solemos darles mucha importancia. No obstante, en ocasiones, estos pueden ser señal de que poco más agonizante está sucediendo, por lo que no debemos restarles transcendencia y estar alerta en presencia de cualquier, señal por pequeña que sea por parte de nuestro can.

Para conocer los peligros que encierran o que pueden encerrar los vómitos y diarreas, vamos a consagrar este artículo a ello. No pierdas detalle y toma buena nota para proteger la sanidad de tu mascota.

Los vómitos y diarreas pueden causar la crimen a tu perro

Según los veterinarios, una gastroenteritis no tratada podría ser la causa, y de hecho es la causa de la crimen de muchos perros. Tendemos a pensar que cuando un can vomita ha comido poco que le ha sentado mal y no solemos darle la importancia que es muy probable que pueda tener.

Una de las principales causas según los veterinarios es la intolerancia a ciertos alimentos. Así que aunque el animal deje de revelar, si pasado unos días lo vómitos y diarreas reinciden, pueden estar ocultando una intolerancia alimenticia que podría costarle la vida a tu mascota.

Principales causas de los vómitos y diarreas en perros

Son varios los motivos que pueden crear vómitos y diarreas en perros. Hay que estar atentos a que estos no duren más de uno o dos días, pues de ser así, pueden estar denotando asuntos más graves que luego serán más difíciles de tratar, como los siguientes:

  • Infecciones. Estas pueden ser causadas por diversas enfermedades tales como la hepatitis, el parvovirus, leptospirosis o el moquillo. Cualquiera de ellas puede provocar daños en el artilugio digestivo de tu mascota causando los molestos vómitos y diarreas.
  • Parásitos. Correcto a algunos alimentos ingeridos o agua en mal estado, tu perro podría tener parásitos en su estómago que le inciten a revelar y tener diarreas. Estos parásitos no tienen por qué ser un problema si se tratan a tiempo, pero una tardanza excesiva podría hasta provocar la crimen de tu can.
  • Intoxicación. Es probable que sin verlo tu perro haya comido o bebido poco que no debía y se haya intoxicado. Esta sería una de las causas por las que sobrellevar a tu amiguito al veterinario de forma urgente, pues poseer bebido un producto de facilidad puede costarle la vida. Por eso, en presencia de la duda, ve al entendido en cuanto veas revelar a tu can.
  • Las bajas temperaturas. Con ellas llegan igualmente las bajadas de defensas, por lo que el animal es mucho más propenso a contraer virus que generen gastroenteritis. Mantén abrigado a tu perro en invierno y en un espacio caluroso.
  • Ingesta de objetos. Si tu animal ha comido plásticos o cualquier otro objeto que su cuerpo no puede digerir lo más corriente será que lo expulse a través de vómitos o diarreas.

Cómo evitar vómitos y diarreas en perros

Dependerá en gran medida de nosotros que nuestro perro esté sano y que no sufra de gastroenteritis que le provocará vómitos y diarreas. Por ello, sigue estos consejos básicos y sencillos que te permitirán ayudar a que tu mascota esté sana:

  • Dieta equilibrada. Los perros necesitan nutrientes que el alimento preparado para ellos le puede aportar. No obastante, a veces le damos las sobras de nuestra comida, perfectamente sea porque creemos que le gusta más o por ahorrarnos el fortuna de comprar pienso especializado para mascotas. Esto es un error, ya que este tipo de alimento no ayuda al buen funcionamiento de su artilugio digestivo.
  • Examen. Estar sano como consecuencia de hacer ejercicio es una excelente prevención para que tu animal no tenga gastroenteritis.
  • Profilaxis. Ten al día la cartilla de vacunas de tu mascota para que su sistema inmunológico esté preparado para todo.
  • Vigila sus juguetes. Si ves que tiene gran empeño en morder uno de sus juguetes que está fabricado de componentes tóxicos, cámbialo. Lo más corriente será que al final termine ingiriendo partes de él y esto le cause malestar.