Una perrita salvó con valentía la vida de su dueña ciega durante un incendio

Todo lo que siempre quisiste retener sobre Una perrita salvó con valentía la vida de su dueña ciega durante un incendio con toda la info actualizada. Estas en Hogaño – Noticiero-

El denominador popular de cada acto heroico, no es más que la valentía y entereza de quien arriesga su vida por excluir la de un ser querido. Algunas veces, estas cualidades suelen existir en una persona. Sin requisa, es en los caninos donde encuentran su hábitat natural de forma recurrente, en situaciones donde algún popular y corriente huiría del peligro.

Este premisa se manifiesta de la forma más verídica en Yolanda, una hermosa Golden Retriever entrenada para chillar al 911 en caso de que su dueña corriese algún aventura, quien allá de realizar según le podía indicar su instinto de supervivencia, encaró el peligro para salvarla de un incendio que podía haberle costado la vida a ambas.

El hecho ocurrió en la ciudad de Holmesburg durante la oscuridad, cuando María Colón, una señora de 60 primaveras que padece de discapacidad visual, decidiera copular sin conocer la amenaza que ya en ese momento existía y que solo su perra podía percibir.

Esa oscuridad, su sótano empezaría a arder en llamas como consecuencia de una fuga de gas que se habría originado pocos minutos ayer, de la cual ni ella ni la visitante que allí se encontraba se habían percatado.

Frente a el peligro inminente, Yolanda se comunicaría con los respectivos organismos de seguridad, quienes llegaron para rescatarlas acordado cuando la residencia se veía consumida violentamente por las llamas. María y la visitante necesitaron de protección médica tras inhalar humo, mientras que la canina fue llevada al veterinario por una herida en su ojo.

A posteriori de recuperarse satisfactoriamente, la perra y su dueña se encontraron nuevamente a sabiendas de que, de no ser por la valentía y el coraje de la canina, no estarían otra vez juntas para seguir delante con sus vidas.

Ambas fueron desplazadas de su residencia por el terrible incendio, siendo asistidas por la ordenamiento Equipo de Ayuda de la Pata Roja y la Cruz Roja Saco. La hermosa Golden Retriever fue recompensada no solo con golosinas, juguetes y comidas, sino incluso con el respeto y gratitud de toda una ciudad por su inigualable coraje.

Lo más impactante de esta historia, es que no se tráfico de la primera vez que Yolanda salva la vida de su cuidadora. Y es que los actos heroicos de esta canina no se limitan solo a este, sino incluso a otros mucho más delicados.

Otros actos de valentía

Una situación muy comprometedora ocurrió hace algunos primaveras antes, posteriormente de que María se tropezase y cayese fuertemente al suelo, lo cual la dejó inconsciente y le produjo una peligrosa herida. Frente a este hecho, Yolanda llamó al 911 y se quedó al costado de su dueña hasta que llegaron y pudieron reanimarla.

La segunda ocasión fue probablemente aún peor, ya que involucró a terceros. Al igual que lo ocurrido con el incendio, el puesto donde se desarrollaron los acontecimientos fue en el sótano, cuando dos hombres ingresaron de forma ilícita a la residencia a través de esta zona.

Al momento de percatarse sobre esta situación, Yolanda cerraría la puerta de la habitación de su dueña, quien estaba dormida, para luego chillar a los entes de seguridad y ahuyentar a los asaltantes, quienes dejaron libre el gas de la caldera en medio de su escape.

Tras escuchar todos los ruidos María se comunicaría desesperadamente con el 911, solo para escuchar como respuesta a su auxilio que ya se encontraban en camino, adecuado a que su mascota se había comunicado con ellos hacía pocos minutos.

Una vez que llegaron a la residencia, procedieron a realizar las investigaciones correspondientes y evitaron males mayores al percatarse a tiempo de la fuga de gas. Como era de esperarse, Yolanda nuevamente se llevó todo el crédito tras su extraordinaria exhibición de valencia y heroicidad.

Un ejemplo a seguir

Si en la vida existen quienes se encargan de velar por la seguridad, tranquilidad y estabilidad de las personas que más lo requieren, esta canina es el vivo ejemplo de cómo se debe realizar con aquellos que por deber y situaciones excepcionales, necesitan de nuestra ayuda.

Hoy en día ambas siguen juntas disfrutando cada instante de su compañía, a sabiendas de que ninguna le fallará a la otra.

Los perros no solamente existen para darnos cariño y divertirnos, sino incluso para amparar nuestras vidas a indemne, aun cuando menos lo imaginemos. Y si no lo creen, solo deben preguntarle a Yolanda y María.