Un perro es mi mejor amigo

Todo lo que siempre quisiste entender sobre Un perro es mi mejor amigo con toda la info actualizada. Estas en Animales – Animales domésticos-

Cuántas veces hemos escuchado afirmar y hemos afirmado que un perro es el mejor amigo que un humano puede tener. Sin requisa, poco que se repite a impacientarse puede terminar vaciándose de contenido o convertirse en un emplazamiento popular sin demasiada pulvínulo. Entonces, ¿cuánto queda de verdad en esta afirmación? Desde Mis Animales nos permitimos algunas reflexiones al respecto.

¿De dónde surgió la frase “el perro es el mejor amigo del hombre”?

El origen de la frase “el perro es el mejor amigo del hombre” hay que buscarlo en Missouri, EE.UU. Allí, alrededor de finales del siglo XIX, fue pronunciada en un pleito por el abogado George Graham Vest.

El profesional había sido contratado por una persona a la que un criador vecino le había asesinado a su can, llamado Old Drum.

El ilustrado esgrimió, en su alegato final, muchas de las razones que hoy se utilizan para aducir por qué los peludos son considerados los mejores amigos de las personas. El texto se difundió luego bajo el título Elogio del perro.

Compartimos algunas reflexiones sobre la tan mentada frase “el perro es el mejor amigo del hombre”.

Buenas razones por las que a los canes se los considera los mejores amigos de los humanos

Cada quien tiene derecho a designar sus relaciones, de eso no cerca de duda. Y los canes nos dan muchos motivos para que los consideremos buenos amigos. Entre ellos:

  • Son fieles.
  • No nos discriminan por nuestro aspecto, antigüedad, condición social, etc.
  • Perciben cuándo poco no va del todo aceptablemente con nosotros y tratan de confortarnos.
  • Nos defienden si determinado intenta agredirnos.
  • Nos brindan buena compañía, alejando la soledad y la depresión.
  • Pueden detectar si padecemos alguna enfermedad.

¿Es un signo de amistad que no nos cuestionen?

Sin requisa, algunas de las razones que muchos esgrimen para afirmar que el perro es el mejor amigo del hombre, no parecen del todo buenas. Y resultan hasta cuestionables si se analizan aceptablemente.

Por ejemplo, se afirma que los canes son nuestros mejores amigos porque no nos juzgan. Nos aman sin importarles lo que hagamos.

A nivel humano, esta postura no parece de buen amigo. Si llevamos el ejemplo a un extremo y determinado es un perverso a sueldo, o un violador, o estafa a ancianos indefensos, ¿no debería ser cuestionado por esta postura?

Claro que el perro no tiene la culpa aquí. Ni tiene por qué entender a qué se dedica su dueño. Lo que ponemos en tela de pleito es el hecho de que consideremos como poco positivo que no se cuestionen nuestras malas conductas.

Otras razones que pueden cuestionarse en relación a la mentada amistad entre canes y personas

Otras cosas que suelen destacarse para señalar a los canes como los mejores amigos del hombre son que nos acompañan a donde los llevemos sin quejarse, o que no son rencorosos.

Y aquí la cuestión pasa por preguntarse por qué un animal debería guardarle rencor a su dueño. Y la única explicación se encuentra es porque lo trató mal y le provocó algún daño físico o psicológico.

Entonces, ya no estamos hablando de una relación sana. No es de buen amigo magullar ni siquiera sujetar el maltrato en nombre de la amistad.

A estas directiva se podría afirmar que si aceptablemente un perro puede ser considerado el mejor amigo del hombre, el ser humano no siempre resulta ser el mejor amigo del perro.

Para que el hombre sea el mejor amigo del perro

A posteriori está el tema de que la relación con nuestra mascota se puede retornar, en ciertos casos, enfermiza. Por ejemplo, que vivamos solo para ella y vayamos dejando de banda el contacto con humanos.

En todo caso, considerar al perro como un buen amigo es poco positivo siempre que podamos desarrollar relaciones de todo tipo con las personas.

Lo importante, encima, es que consigamos dotar de contenido a la famosa frase y hacerle honor, convirtiéndonos nosotros en los mejores amigos de los peludos. Y eso se logra respetando su naturaleza de perro, poniéndoles reglas claras de conducta y haciéndonos responsables de cuidarlos aceptablemente.

 

Asegurar