Un perro cuida de un niño enfermo

Todo lo que siempre quisiste aprender sobre Un perro cuida de un gurí enfermo con toda la info actualizada. Estas en Ahora – Telediario-

Que los canes son sensibles a las emociones humanas y que se llevan particularmente proporcionadamente con los pequeños no es una novedad.

Pero no por eso dejan de sorprendernos historias en las que un perro cuida de un gurí enfermo. Es el caso de Haatchi, un Pastor de Anatolia, y de Owen, su amigo humano que padece una extraña dolencia. 

Los perros y los niños

Los perros suelen ser protectores y amorosos con los niños y los cuidan especialmente cuando notan que están padeciendo alguna enfermedad.

Encima, son muchos los canes que son utilizados como animales de terapia para mejorar la vida de criaturas con distintas dolencias.

No obstante, en esta oportunidad queremos centrarnos en la particular relación que lograron Haatchi y Owen Howkins.

La conmovedora historia del perro que cuida a un gurí enfermo

Haatchi es un perro con tres patas y Owen un gurí de 9 abriles que sufre Síndrome de Jampel-Schawartz, una enfermedad genética que afecta a más o menos de 100 personas en el mundo y que provoca, entre otros padecimientos, que los músculos estén en permanente tensión y dolor.

Desde que están juntos, el pequeño Owen ha conseguido exceder su temor a convivir con otras personas y es un gurí acertado. Y su inseparable amigo de juegos lo cuida de forma constante.

Esta conmevedora historia fue contada en un vídeo que tiene casi cuatro millones de visualizaciones en Youtube llamado A Boy and His Dog (Un muchacho y su perro).

Todavía hay una página de Facebook que supera los 186 000 seguidores y la escritora Wendy Holden ha escrito un texto para contar esta particular relación: Haatchi and The Little B.

El perro Haatchi

Haatchi es un Pastor de Anatolia que, siendo aún cría, fue dejado enlazado a los rieles del ferrocarril en el ideal de Londres (Reino Unido) una fría indeterminación de enero de 2012.

Un tren terminó atropellándolo y así perdió una de sus patas traseras y gran parte de su nalgas.

Una pareja gay lo rescató de una perrera y, finalmente, llegó a la casa londinense de la clan Howkins que, al ver su observación bonachona en un aviso en las redes sociales, no dudó un instante en adoptarlo.

El gurí Owen

Antiguamente de la arribada del perro, Owen, consciente de su mal y sumido en una profunda depresión, había decidido confinarse en su apero de ruedas.

Se sentía diferente a sus compañeros de estudios y no lograba conseguir amigos.

Encima, tenía pánico a los espacios abiertos y, por tal motivo, al punto que salía de su casa.

Haatchi y Owen

La arribada de Haatchi al hogar de los Howkins provocó que la vida de Owen diera un vuelta fundamental.

Casi de forma inmediata, el gurí empezó a exceder sus temores y ansiedades.

Se volvió más sociable y su temor a salir a la calle se esfumó.

Todavía desapareció su miedo a los extraños y comenzó a hablarle a todo aquel que se le cruzara sobre su adorado perro, a quien define como el guardia de su alma y de su corazón.

“El perro fue creado especialmente para los niños. Es el Altísimo de lo Alegre.”

Henry Ward Beecher

Una extraña enfermedad

El Síndrome de Jampel-Schawartz es una enfermedad hereditaria poco frecuente que afecta huesos, músculos y articulaciones y provoca, entre otros trastornos:

  • Anormalidades esqueléticas
  • Dimensión pérdida
  • Vértebras aplanadas
  • Poca movilidad ósea
  • Miopía
  • Retardo del verbo

Características del Pastor de Anatolia

El Pastor de Anatolia o Pastor Turco es una raza que se caracteriza por su bondad y benevolencia.

Estos grandullones pueden conseguir a pesar hasta 65 kilogramos y cronometrar unos 81 centímetros de importancia.

Los perros de esta raza, a la que Haatchi hace honor, pueden definirse como:

  • Leales
  • Protectores
  • Territoriales
  • Vigilantes
  • Sensibles
  • Estables
  • Inteligentes
  • Independientes
  • Fáciles de adiestrar

Una historia ejemplar

El audiencia de un pequeño que al punto que sonreía, apesadumbrado por su extraña dolencia, y un animal con un pasado de maltrato, logró un presente acertado para los dos protagonistas de esta historia.

Por si esto fuera poco, Haatchi fue entrenado como animal de terapia, para que pueda cuidar más y mejor a su amigo Owen.

Seguramente hay muchas otras historias en las que un perro cuida de un gurí enfermo están sucediendo en este momento. Serán más o menos anónimas. Pero, en todas, el coito es la constante.

Imagen cortesía de Keneth Cruz.