Un gato visita diariamente la tumba de su dueño

Todo lo que siempre quisiste memorizar sobre Un pícaro turista diariamente la tumba de su dueño con toda la info actualizada. Estas en Animales – Animales domésticos-

La historia de Toldo, un gato italiano, es un ejemplo más del sexo y la franqueza que los animales nos demuestran. Ese sexo que parece ir más allá de la asesinato. ¿Te gustaría memorizar qué hizo este pícaro que era tan magnífico? Él turista la tumba de su dueño a diario.

La historia de Toldo, el pícaro que turista la tumba de su dueño

Toldo, el pícaro acertado que vivía en un pequeño pueblo de Italia, vivía alegre con Renzo y su tribu. Aunque como todos los animales que son mascotas, amaba a todos los miembros de la tribu, los que lo conocen dicen que sentía predilección por el patriarca de esta: el citado Renzo.

Iban juntos a todas partes y Renzo parece que era el que más irresoluto estaba de él. Por eso no es de exiliar que cuando Renzo murió, Toldo, el pícaro, fuera de los primeros en seguir el féretro, poco que no sorprendió a la viuda ni a los del motivo.

Posteriormente que su dueño hubo sido enterrado, Toldo comenzó a ir a diario a su tumba para llevarle regalos. Estos regalos consistían en cosas que Toldo podía coger fácilmente en la calle, tales como flores, ramas, papeles, etc. Era su forma pecualiar y la que estaba a su repercusión para decirle a su dueño que lo amaba y lo echaba de menos.

La nueva dueña de Toldo, el pícaro

Toldo pasó a manos de la viuda de Renzo quien convivía próximo a su hija. Ellas visitaban todos los días la tumba de su querido padre y cónyuge, y desde el primer día que encontraron una ramita de acacia, según sus palabras «no dudé que fuera Toldo, el pícaro».

Vecinos y amigos de la tribu son testigos presenciales cada día de las visitas que Toldo, el pícaro devoto, hace a la tumba de su dueño.

Y es que el sexo que Toldo sentía por Renzo era poco que todos, tribu y vecinos conocían. Una prueba más de que el sexo animal no conoce de obstáculos.

Y este hecho lo han demostrado muchos animales que han hecho lo impensable por sus dueños, ¿quieres hacer un trayecto con nosotros?

Otras historias que nos conmovieron

  • Bobby. Bobby era el perro de John Gray que un policía escocés tenía como compañero. Gray murió de tuberculosis y Bobby acompañó al féretro en el funeral y se quedó sobre la tumba de su compañero durante catorce abriles, hasta que al final murió. Devoción de por vida, en todos los sentidos.
  • Fido. Este perrito tiene una historia parecida a la de Hachicko. Y es que acompañaba a Luiggi, su dueño, cada día a la época de ferrocarril. Pero la Segunda Enfrentamiento Mundial hizo que Luiggi fuera reclutado y llevado a Rusia. Fido siguió esperándolo en la época durante abriles.
  • Collie. Esta es la historia de Collie, un perro de Argentina. Llegó a la tumba de su dueño cuando enterraron a este y aunque los familiares quisieron ir a buscarlo para llevarlo a casa, este siempre huía y hasta llegó a esconderse entre las tumbas para que no lo encontraran. Permaneció sobre la tumba de su dueño durante 9 abriles, hasta que falleció.

Estos son solo algunos ejemplos de animales que como Toldo, mostraron un nivel extremo de sexo y franqueza en dirección a sus dueños. Hay otras muchas historias que hemos compartido en nuestro blog y que te encantará observar.

No importa si son perros o gatos, conejos o hámster, los animales siempre nos colman de buenos sentimientos, poco que debería movernos a efectuar en consonancia con ello y tratarlos con el mismo cariño, sexo y respeto que ellos nos tratan.

Sabemos que estas no son las unicas historias de animales leales y llenos de sexo. ¿Conoces tú alguna otra? Compártela con nosotros y honremos a estos animales sacrificados y llenos de altruismo.

Fuente de la imagen principal: www.abc.es