Un compañero para tu gato, ¿una buena idea?

Todo cuanto siempre y en todo momento deseaste saber sobre Un compañero para tu gato, ¿una gran idea? con toda la info actualizada. Estas en Salud – Bienestar y cuidados-Consejos

Los gatos son adictivos. Generalmente, cuando tienes uno, no deseas dejar de tenerlos. Los gatos son tan interesantes, inteligentes y suponen tan buena compañía para aquellos cuidadores que prefieren los felinos, que raras veces se conforman solo con uno. No obstante, hay quienes pueden meditar que buscarle un compañero a su gato no es la mejor de las ideas. Veamos esto más a fondo.

A través de la convivencia las personas conseguimos advertir en los gatos su personalidad autosuficiente y su territorialidad. Por consiguiente se nos hace bastante difícil digerir que puedan llegar a llevarse bien con sus congéneres o bien con otra clase de animales. No obstante, esto no es para nada cierto. Pese a esas peculiaridades, los gatos gozan la compañía de otros animales, toda vez que no los consideren una amenaza para su territorio. De esta forma van a poder tener un compañero de juegos, que es fundamental de manera especial para aquellos mininos que pasan un buen tiempo solos.

Una buena forma de lidiar con el tedio es sosteniendo a nuestras mascotas ocupadas, y que mejor manera de hacerlo que brindarle el cariño de otro animal. No obstante, esto requerirá paciencia por tu parte mientras que los animales establecen papeles y llegan a tomarse confianza.

Generalmente, la relación de un gato con otro animal en un principios es distante, de manera especial tratándose de animales adultos. No obstante, esto solo va a durar ciertos días, mientras que el felino se habitúa a la presencia del otro animal y deja de considerarlo una amenaza.

La presentación

Lo mejor es que esperes unos días ya antes de presentar oficialmente a los animales que compartirán exactamente el mismo techo. Al comienzo debes tenerlos separadamente. En primer sitio, pues tu gato demandará dominancia sobre el territorio y estás introduciendo un extraño. Seguidamente, pues debes dejarle a tu nueva mascota que se acostumbre al espacio, de esta manera reducirás el agobio que implica mudarse a un ambiente ignoto.

Obviamente, a través de su olfato y oído tu gato va a saber que hay otro animal en casa, con lo que lo idóneo es que aguardes a que su curiosidad reduzca un tanto. Puedes asistir al proceso de  adaptación poniendo mantas empapadas con el fragancia de la nueva mascota bajo la colchoneta o bien cama en que duerme. De esta forma va a ir habituándose y asociando el fragancia a cosas que le resultan agradables.

Cuando los presentes, deja que se huelan si de esta manera lo quieren, mas asimismo debes dejar que continúen distantes en el caso de que ocurra. Si introduces un cachorro, lo mejor es que no dejes que se acerque mucho al gato, puesto que este puede sentirse conminado y agredir como contestación. Déjalos en un mismo espacio por unos minutos y ve alargando estos instantes con el paso del tiempo. De esta manera va a ser más simple y por último va a ser tu gato el que decida en que momento acercarse.

Es mejor introducir un cachorro que un animal adulto, puesto que estos tienden a mostrarse sumisos frente al veterano. No obstante, este proceso asimismo puede conseguirse en animales adultos. Eso sí, intenta conocer el nivel de agresividad de la mascota que tratas de introducir en tu hogar.

Recuerda que, ante todo esto, debes mostrarte apacible. De esta manera vas a poder trasmitirle a tu mascota la energía apropiada y evitarás que este malinterprete tu incomodidad y la asocie con el extraño. Asimismo debes mostrarte como el alfa todo el tiempo, en caso contrario, el gato veterano tenderá a portarse mal con el recién llegado.

Recomendaciones

  • No dejar los animales solos hasta el momento en que estés completamente seguro de que no se van a hacer daño.
  • Es mejor no desatender los animales pequeños. Recuerda que tu gato es un predador y su dieta es en buena medida carnívora.
  • Deja que tu gato se oculte o bien escape del otro animal. Esto es un comportamiento completamente normal.
  • Cada una de las mascotas debe tener sus cosas (juguetes, cama, platos).
  • Ten en psique el tamaño de tu residencia, puesto que es mejor que cada uno de ellos tenga su espacio.
  • Sé paciente. Este es un proceso que puede tomar un tiempo, mas es mejor que lo hagas bien para eludir contrariedades en la convivencia de los dos animales.

Casos de singular atención

  • Gatos poco socializados
  • Animales con historial de agresividad
  • Felinos demasiado nerviosos
  • Cuando deben compartir comestibles o bien agua