Tratamiento adecuado para perros mayores de raza pequeña

Todo lo que siempre quisiste memorizar sobre Tratamiento adecuado para perros mayores de raza pequeña con toda la info actualizada. Estas en Vigor – Bienestar y cuidados-

A medida que van envejeciendo, nuestras queridas mascotas requieren más atenciones y cuidados.

Convivir con un perro senior implicará ir variando rutinas. Entre muchas otras cosas tendremos que adaptar su provisiones, ceñir el nivel de ejercicios y aumentar la frecuencia de visitas al veterinario.

Y, si aceptablemente cada can llegará a la vejez en un momento diferente –dependiendo de su salubridad, hábitos y dieta– los animales de razas pequeñas y los mestizos son los que tardan más en envejecer y, por lo tanto, suelen habitar más primaveras.

Problemas frecuentes en perros mayores de raza pequeña

Se consideran perros de razas pequeñas los que pesan hasta 10 kilogramos. Entre las más populares se encuentran el Fox Terrier, el Chihuahua, el Bichón Maltés, el Yorkshire Terrier y el Shih Tzu.

Estos animales suelen considerarse viejos a partir de los 10 primaveras y su esperanza de vida puede enrollarse hasta los 15 o más.

Pero, indistintamente del tamaño o de la raza, cuando los perros entran en la tercera época, suelen presentar distintos signos de trastorno físico y mental:

  • Pérdida de movilidad y agilidad por problemas óseos y articulares.

Por suerte, actualmente existen productos antiinflamatorios y regenerativos articulares que no provocan existencias adversos y pueden ser utilizados en terapias de grande plazo sin originar inconvenientes.

Ten en cuenta que, algunas razas toy, como el Caniche o el Yorkshire, suelen desarrollar problemas de columna a causa de “picos de papagayo” (osteofitosis) y hernias de disco, como así incluso dislocaciones de rodilla con distensión de ligamentos.

  • Aumento en el consumo de agua y en la frecuencia para orinar, que pueden ser señales de diabetes o de problemas renales.
  • Perdida de apariencia, generalmente por cataratas, y sordera.
  • Cambios en el comportamiento.

Los perros ancianos que sufren de un desgaste del sistema nervioso central presentan una serie de síntomas similares a los humanos que padecen la enfermedad de Alzheimer. Entre ellos, desorientación, confusión, equivocación de memoria y cambios de personalidad.

Se observan alteraciones en el comportamiento social, eliminativo y exploratorio y trastornos del sueño que pueden clasificarse como estados demenciales, caracterizados por la disminución de las funciones intelectuales de naturaleza orgánica.

  • Inconvenientes dentales, por pérdida o rotura de piezas y problemas de encías.

Cómo cuidar a un perro anciano

Te contamos algunos detalles para mejorar la vida cotidiana de tu pequeñín. Con poco de paciencia y mucho de acto sexual, seguramente harás más confortable esta etapa de su vida.

  • No lo obligues a hacer prueba excesivo. Deja que él regule su actividad física de acuerdo a sus posibilidades. Pero manejo de que no abandone el vestido de una buena caminata diaria.
  • No dejes de envidiar con él ni de proporcionarle juguetes, para amparar activa su mente.
  • Evítale las escaleras, sobre todo si tienes un Dachshund o perro salchicha, propenso a sufrir la enfermedad de discos intervertebrales (EDIV).
  • Procura que se desplace por pisos rugosos o alfombrados para advertir resbalones y sus consecuencias: distensiones, esguinces, etc.
  • Dale un pienso específico para su época y tamaño. El veterinario seguramente te aconsejará las mejores opciones. Pero ten en cuenta que existen en el mercado alimentos para perros senior de tamaño pequeño y elaborados para cuidar la salubridad dental, articular, intestinal y controlar su peso.
  • Considera que el cuerpo de un perro anciano trabaja a un ritmo pequeño, y que su actividad física se reduce. Una dieta adecuada debería contemplar:
    • Niveles controlados de sodio y fósforo para contribuir al buen funcionamiento de sus riñones.
    • Proteínas en extremo digeribles.
    • Contenido de fibra sereno, que favorezca un tracto digestivo sano.
    • Un nivelación de minerales y ácidos grasos omega 3 para ayudar a sus huesos y articulaciones.
  • Haz que consuma suficiente vitamina C. Así retrasarás el desgaste cerebral, ya que actúa como antioxidante. Por otra parte, algunos lípidos (fosfatidilserina) pueden contribuir a que mantenga las neuronas activas.
  • Procúrale una cama mullida. Una superficie acolchada cuidará sus articulaciones. Por ningún motivo tu perro debe descansar en el suelo.
  • Vacúnalo y desparasítalo según las indicaciones del veterinario.

Recuerda que la vejez es solo una etapa más de la vida, no una enfermedad. Haz que tu perrito atraviesa de la mejor forma posible esa etapa con todos los cuidados que necesite y con todos los mimos que se merece. Las caricias frecuentes harán de tu viejito un animal eficaz.