Todo sobre el Ratonero Bodeguero Andaluz

Todo lo que siempre quisiste retener sobre Todo sobre el Ratonero Bodeguero Andaluz con toda la info actualizada. Estas en Razas – Perros-

¿Conoces al Ratonero Bodeguero Andaluz? Se comercio de es una raza de tamaño pequeño a mediano originada en la provincia de Cádiz. Si proporcionadamente -como su nombre lo indica- su función era la de cazar los ratones que se escondían entre las barricas, hoy son unos excelentes perros de compañía. Desde Mis Animales te contamos todo lo que necesitas retener sobre estos amigables  y cariñosos peludos llenos de empuje y alegría.

Un peludo con antepasados ingleses

El origen de esta raza española de canes hay que rastrearlo en los terrier de los comerciantes vitivinícolas ingleses que se asentaron en la zona de Marco de Jerez, entre finales del siglo XVIII  y comienzos del XIX.

Estos perros -en su mayoría de pelo liso- se cruzaron con los peludos autóctonos que eran utilizados para eliminar roedores de bodegas y cuadras. Así nació el Ratonero Bodeguero Andaluz, un animal muy dotado para la caza de estas plagas. Aunque asimismo ha demostrado sus habilidades en las cacerías en las que hay que entrar a las madrigueras para extraer la dormitorio.

Y si proporcionadamente la raza está reconocida por la Existente Sociedad Canina de España y el Ocupación de Agricultura, aún no ha sido certificada por  la Asociación Cinológica Internacional (FCI).

El Ratonero Bodeguero Andaluz se originó en la zona de Entorno de Jerez con el objetivo de eliminar a los roedores que abundaban en las barricas. Hoy es un excelente animal de compañía que se lleva de maravillas con los niños de la casa.

Características físicas del Ratonero Bodeguero Andaluz

Ágiles, esbeltos y atléticos son adjetivos que le caben a la perfección a esta raza de cazadores. Pero entre sus características físicas asimismo hay que señalar:

  • Los machos miden a la cruz entre 37 y 43 centímetros. Las hembras, entre 35 y 41.
  • Pesan entre 7 y 8 kilogramos.
  • La inicio es triangular, con cráneo semiplano y hocico dispendioso.
  • Tienen fanales oscuros y de observación inteligente.
  • La dentadura presenta cerrojo de tijera.
  • El pelaje es regular, corto y denso. Es de color blanco -para verlos mejor en la oscuridad- y con algunas marcas, sobre todo en la inicio, negras y fuego.
  • Las orejas tienen forma de triángulo y están plegadas con destino a delante.
  • La posaderas es de implantación ingreso, perpendicular a la anca y  erecta.

Un perro cariñoso y con gran instinto de caza

Estos peludos son unas mascotas estupendas a pesar de que su instinto de caza está muy desarrollado y puede conmover a costarles comparecer al llamado de sus dueños si hay una presa en su mira.

Si los observas proporcionadamente verás que están siempre atentos en presencia de cualquier movimiento o ruido y prontos a lanzarse sobre su objetivo con movimientos coordinados y rápidos.

Pero asimismo son cariñosos, alegres  simpáticos y amigables. Por eso resultan ideales para convivir con niños. Por otra parte, suelen adaptarse sin problemas a distintos ambientes y lugares. Aunque vale aclarar que se sentirán más a gozo en viviendas que cuenten, al menos, con un patio o parque.

Inquietos, valientes y con mucho temperamento, agradecerán largos paseos y generosas sesiones de juegos. Y algún que otro muñeco para no aburrirse en casa y continuar gastando la gran cantidad de energía que poseen.

Ratonero Bodeguero Andaluz, un can esforzado y longevo

El Ratonero  Bodeguero Andaluz es, sin duda, una raza de perros fuertes y longevos. No presentan grandes problemas de salubridad y puede conmover a alcanzar los 18 primaveras.

De todas formas, dada su costumbre de cazar roedores y otros animales, es importante que tengan siempre sus vacunas al día y que no se descuide siquiera su desparasitación. Además es aconsejable que no ingieran alimentos más allá de la ración indicada por el veterinario, para evitar problemas relacionados con el sobrepeso. En el mismo sentido, deben ejercitarse de forma diaria.

Poseen, por otra parte, una tendencia a que sus uñas crezcan mucho. Esto puede traerles inconvenientes si se enganchan o se parten. Así que hay que tener la constancia de cortalas de forma periódica. Se recomienda, asimismo, bañarlos cada 3 o 4 semanas.