Todo sobre el cuidado de las ninfas

Todo lo que siempre quisiste retener sobre Todo sobre el cuidado de las ninfas con toda la info actualizada. Estas en Vigor – Bienestar y cuidados-Consejos

Hoy vamos a musitar de unas preciosas aves llamadas náyade o asimismo conocidas como cacatúas náyade o carolina. Y es que este tipo de ave se ha colado en los hogares ganándose el cariño de sus cuidadores. Se tráfico de un animal insólito muy cariñoso y agradecido, por lo que establecen una relación muy bonita con sus dueños.

Existen muchas variedades y colores con unas características muy bonitas. Es por eso que en esta ocasión le queremos ofrendar este artículo al cuidado de las ninfas, por otra parte de las características y asimismo su carácter.

Conoce a las ninfas

El nombre estudiado de la náyade es Nymphicus hollandicus y pertenece a la tribu de las cacatúas, se la conoce asimismo como carolina. Se tráfico de una especie endémica de Australia, sobre todo en zonas abiertas y cercanas a lugares con copioso agua. Cuando están en franqueza son aves nómadas que se mueven en función de donde está la comida y el agua.

Hace poco es un ave que está llegando a nuestros hogares adecuado a su forma de ser y a sus bellas características.

Son aves que suelen cronometrar de 25 a 33 cm y su característica física principal es su cresta en torno a en lo alto. En su culo presentan asimismo unas plumas muy largas que pueden arribar a cronometrar más de la medio del tamaño de la náyade. El color de su plumaje es apagado y presentan unas simpáticas manchas naranjas en sus mejillas.

En cuanto al carácter de las ninfas son aves muy cariñosas y poco ruidosas, es por eso que los amantes de las aves se decantan por la náyade a la hora de adoptar una mascota. Es mejor tenerlas en pareja, ya que no están acostumbradas a convivir solas, por otra parte es una bonita oportunidad para contemplar cómo crían.

Por otra parte de todo esto, las ninfas tienen una gran capacidad de imitación y suelen estar bastantes abriles.

El cuidado de las ninfas

Recuerda siempre que si estás dispuesto a adoptar a una mascota y sobre todo a un animal insólito, debes proporcionarle siempre los cuidados necesarios a su raza y sobre todo proporcionarles las condiciones más similares a su hábitat natural.

Al igual que las aves agapornis no necesitan de cuidados especiales, pero sí debes atender todas sus evacuación.

Una dieta equilibrada

En cuanto a la provisiones, las ninfas pueden tomar un alimento específico para ellas o asimismo una mixtura a pulvínulo de avena, manutención o pipas de mirabel, al mismo tiempo les puedes proporcionar de vez en cuando poco de fruta, como manzanas y asimismo verduras, en estos casos pueden ser zanahorias. Al igual que a otras aves exóticas no les debes dar productos lácteos.

Igualmente de vez en cuando les podemos dar algunas golosinas para que tengan un capricho, como frutos secos, barritas de frutos secos con miel y asimismo otras semillas.

Precauciones

Te aconsejamos que tengas a la náyade lo más dispensado posible, ya que las jaulas por muy grandes que sean no son lo más conveniente, así que es interesante que la acostumbres desde pequeña a que esté suelta por casa.

Eso sí, tomando las medidas de precaución oportunas. Si tienes otras mascotas en casa tienes que tener cuidado, ya que no hay que olvidar que los gatos o los perros son depredadores, así que es mejor que los acostumbres a convivir juntos.

Ten cuidado con los espejos o las ventanas, ya que se podrían tropezar. Es muy importante asimismo que el superficie donde habita la náyade esté siempre aseado y que no le falte ni el agua ni la comida. Procura que el hábitat tenga buena temperatura y evita que tenga frío. Siquiera es conveniente que le den los rayos del sol directamente.

Apareamiento

Si tienes una pareja de ninfas es muy importante que sepas todos los cuidados que hay que tener si van a criar. El apareamiento comienza con unos cantos del maslo, que a la vez mueve las alas y agitan la inicio.

En el momento en que la hembra ha sido fecundada puede poner de 5 a 6 huevos. Si tienes ocasión tú mismo puedes construir su propio morada, que debe cronometrar lo suficiente para que la mamá empolle a los polluelos.