Tips para viajar al extranjero con tu perro

Todo lo que siempre quisiste enterarse sobre Tips para alucinar al extranjero con tu perro con toda la info actualizada. Estas en Vitalidad – Bienestar y cuidados-Consejos

Si debes o quieres alucinar al extranjero con tu perro, te contamos las distintos cuestiones a tener en cuenta sobre la documentación requerida, formas de transporte y alojamiento y comodidad de tu mascota.

Averigua con tiempo todos los detalles

Debes contar con el suficiente tiempo previo para investigar los diferentes requisitos y así evitar inconvenientes de final momento.

  • Comunícate con la embajada o consulado del país al que viajarás para que te den detalles de la documentación necesaria para ingresar con tu mascota a ese circunscripción.
  • Averigua con la compañía de transporte elegida las condiciones impuestas para el delirio con animales de compañía.
  • Si te vas a desplazar con transporte propio, ten en cuenta las reglamentaciones sobre cómo trasladar a tu perro en el coche.  
  • Consulta qué establecimientos permiten alojarte con canes y bajo qué condiciones.

Por otra parte, pregúntale al veterinario sobre la mejor forma de hacerle confortable el delirio a tu peludo.

A la hora de alucinar al extranjero con tu perro, averigua con tiempo los distintos requisitos para evitar sorpresas de final momento.

Conoce a fondo la documentación requerida para alucinar al extranjero con tu perro

Internamente de la Unión Europea  y de otros  países del continente, existe el Pasaporte para animales domésticos. Por tal motivo, los requisitos no varían mucho entre los distintos estados.

Este pasaporte tiene que emitirlo un veterinario calificado. En el mismo debe constar, de guisa actualizada:

  • La historia sanitaria del animal
  • Datos identificativos (microchip o tatuaje)
  • Información sobre el propietario
  • Vacunación antirrábica y desparasitación al día

Evita situaciones extremas por no cumplir con las normas impuestas por cada país

En algunos lugares es probable que necesites acreditar otros certificados sanitarios. Por ejemplo:

  • Tratamiento contra equinococos (Finlandia, Irlanda, Malta, Reino Unido)
  • Tratamiento contra garrapatas
  • Control de vacuna antirrábica (valoración de anticuerpos neutralizados)
  • Vacuna contra Leptospirosis y Moquillo
  • Certificado de buena lozanía

De todas formas, asegúrate de respetar y conocer de guisa detallada la legislatura del lado a donde viajas. Así, evitarás situaciones extremas como:

  • Inmovilización de tu perro en instalaciones de cuarentena
  • Devolución de la mascota al país de origen
  • Sacrificio del animal por incumplimiento de reglamentaciones estrictas

Infórmate sobre las distintas opciones de transporte y alojamiento

Si admisiblemente, lo ideal para alucinar con tu perro es ir con transporte propio, ten presente que, trasladarte por tierra si no cuentas con un transporte particular, puede ser complicado, sobre todo si tu perro es de gran tamaño.

En los trenes no suelen aceptar animales de más de 6 kilogramos. Por otra parte, son pocas las compañías de autobuses que aceptan padecer mascotas.

El  barco presenta más alternativas para tu peludo:

  • La bodega, ya sea en contenedores apropiados o incluso en el interior de tu transporte.
  • La cubierta, en jaulas con compartimentos, contiguo a otros animales.
  • La cabina, en un contenedor adecuado para la comodidad y la seguridad, tanto de la mascota como de todos los pasajeros. En este caso, tu perro no debe pesar más de 6 kilos.

Si optas por el avión, ten presente que tu perro deberá alucinar en la bodega. Podrá hacerlo en cabina solo si es de tamaño pequeño.

Asimismo, en el lado que hayas escogido para alojarte –hotel, camping, apartamento- asegúrate de conocer con anticipación las normas para manejarte con el perro en el interior del establecimiento. Una vez más, evita sorpresas desagradables de final momento.

En todos los casos, debes considerar incluso los costes extras que implican el transporte y el alojamiento de tu can.

Piensa en la comodidad de tu peludo

Por otra parte de cumplir con todas las reglamentaciones vigentes en cada caso, debes asegurarte de que tu perro esté cómodo y pueda afrontar el delirio en buenas condiciones de lozanía.

No olvides:

  • Aceptar todo lo necesario para su bienestar y cuidado: juguetes, mantas, accesorios, alimento, correa, dispensario…
  • Cumplir en tu memorándum el número de teléfono del veterinario, por cualquier consulta urgente.
  • Acechar dónde puedes apelar –durante el delirio y la estancia- delante cualquier emergencia veterinaria que surja.
  • Consultarle al veterinario si debes tomar alguna precaución extra con tu peludo en el lado al que viajan.

Y, si admisiblemente sacar a tu perro del país puede parecer complicado, ten un poco de paciencia. Seguramente la compañía de tu peludo pronto te hará olvidar de todos los trámites.