¿Sabías que los perros odian los abrazos?

Todo lo que siempre quisiste entender sobre ¿Sabías que los perros odian los abrazos? con toda la info actualizada. Estas en Animales – Animales domésticos-Perros

Abrazar a nuestra mascota parece poco preciso, ya que su apariencia de peluche (especialmente cuando son pequeños), la hacen encantador y no queremos más que decirle: ¡Ven a nuestros brazos! No obstante, y por desgracia, los perros odian los abrazos, o al menos eso ha querido demostrar un nuevo estudio realizado, ¿te lo contamos?

Estudio revela que los perros odian los abrazos

Este estudio que fue realizado por Psicology Today quería demostrar qué sentimientos tenían los perros que eran abrazados. ¿Cómo lo hicieron? De una forma sencilla, tomaron fotos de unos 250 perros en el momento encajado en el que eran abrazados por sus dueños.

Estas fotos revelarían el jerga corporal del animal, el cual deja ver claramente sus sentimientos.

La importancia del jerga corporal en los perros

Los perros no tienen el don del deje como las personas, por lo que buscan otras maneras de comunicarse, perfectamente sea con los seres humanos o con sus congéneres. Esta forma de comunicación en los perros es el lenguaje corporal, por el que a través de miradas y gestos pueden expresar cómo se sienten en cada momento. Con él incluso podemos entender si un animal tiene estrés o ansiedad. ¿Cuáles son las pruebas de que un perro está incómodo según el jerga corporal?

Orejas con destino a antes

Cuando un perro deja ir sus orejas con destino a antes, esto es muestra de incomodidad, nerviosismo y miedo. Poco no le gusta y su forma de demostrarlo es esa.

Dialecto fuera

Si las orejas antes por otra parte van acompañadas de la boca abierta con la unión fuera, no hay duda de que tu perro está estresado. Si lo estás abrazando y tiene esa postura, lo mejor será que lo sueltes y lo dejes estar tranquilo.

Movimientos temblorosos

Si mientras abrazas a tu perro este tiembla, o parece que lo hace, es porque se siente asustado e incómodo, quiere que dejes de hacer lo que sea que estés haciendo y que él no entiende.

Se acurruca

Si llamas a tu perro y este está hecho un rosco en algún rincón de la casa y te mira como de reojo, olvídalo, te está diciendo «necesito espacio». Un revolcón no es una buena idea ahora.

Se retuerce

Ya sea que lo tengas en brazos o no, tu perro se retuerce, no quiere seguir con lo que estén haciendo. Déjalo en el suelo y dale su espacio.

Los datos del estudio

Una vez manido el significado del jerga corporal, veamos por qué este estudio reveló que los perros odian los abrazos. Las fotos mostraron obviamente todos los gestos que los animalitos hicieron mientras sus dueños los abrazaban.

Este estudio que demostró que los perros odian los abrazos se llevó a lugar porque el 81,6% de los canes usados como muestra enseñaron alguna de las señales supracitadas dejando ver la ansiedad, el miedo y el nerviosismo que los abrazos les producen.

Autor: Ana Fuentes

Solo un 7,6 % pareció dejar ver que estaban a estilo con los abrazos (quizá en esto pueda influir la raza, el tiempo que lleve conexo a su dueño o el vínculo distinto que hayan formado entre ellos).

Aproximadamente un 10% se mantuvo impreciso mientras los abrazaban.

La diferencia de porcentajes fue devastadora, pudiendo afirmar que los perros odian los abrazos. ¿Qué razones nos da el autor de esta investigación para demostrar que los perros odian los abrazos?

Bueno, Stanley Coren deja ver que los perros son animales cursoriales. Esto significa que tanto su cuerpo como su cerebro, su instinto y sus impulsos están preparados para valer y para estar en movimiento. Un revolcón lo hace permanecer inmovilizado, lo cual permite que se sienta atrapado y que no pueda realizar lo que positivamente quiere: moverse y valer.

Así que ya ves, si quieres a tu perro, ¡no lo abraces! Ironías de la vida…