¿Qué puedes saber de tu perro según sus ladridos?

Todo lo que siempre quisiste conocer sobre ¿Qué puedes conocer de tu perro según sus ladridos? con toda la info actualizada. Estas en Animales – Animales domésticos-

Los animales no hablan como nosotros, pero tienen la capacidad para hacerse entender. Los ladridos del perro son su sistema de comunicación y, así como nuestras palabras, esos sonidos además pueden indicar emociones o situaciones. En este artículo te diremos cuáles son las razones por las que tu perro ladra.

Causas de los ladridos

A muchas personas les molesta que su mascota ladre porque ese ruido estruendoso no les permite dormir, escuchar la televisión o conversar con los demás. Sin bloqueo, debemos prestar mucha atención a los ladridos, ya que nos están diciendo poco del peludo:

Se siente estresado

Por supuesto que los perros sienten estrés como las personas. Frente a ciertas situaciones como el chiquero, un alucinación en coche o la descuido de agua, pueden llevarlo a aullar con desesperación. Si alguna de sus evacuación básicas no está cubierta, optará por usar sus ladridos para avisarlo. Sería como el llorera del bebé que tiene deseo o ha mojado su pañal.

Pasa mucho tiempo solo

Ciertas razas como el cocker Spaniel no soportan la soledad. Por esta razón, cuando los dueños salen de casa, ladran y aúllan demostrando su tristeza. Hay que memorar que un perro tiene en su genética la vida en manada. No puede estar solo porque experimenta miedo o ve peligros donde positivamente no los hay.

Está a la intemperie

Poco similar a lo antedicho pero en circunstancia de dejarlo en el interior de casa sucede si pasa muchas horas al salero escapado en el patio, terraza o ventanal. No tener supervisión, no ver a ninguna persona cerca o querer caminar en un espacio escaso pueden llevarlo a aullar.

Tiene miedo

Cuando los perros no tienen contacto con otros animales o con el mundo exógeno, cada vez que salen a la calle se sienten amenazados. Escuchan el ruido de un coche, la rueda de una bici, un chico corriendo. O incluso un objeto que vuela por el rumbo. Todo ellos les asusta… y es probable que delante esa situación inicio con los ladridos. Además puede suceder cuando está en un mismo circuito con otros canes (por ejemplo en el parque).

Está entusiasmado

Jugar, saltar y pasar es una de las mejores actividades para los perros, sobre todo durante los primeros primaveras. Y por esta razón no se pueden contener para demostrar cuan felices están. Cuando juegan con otros animales, tienen un artefacto nuevo, descubren poco diferente, hacen poco que les agrada o reciben a sus dueños… este chillido estará acompañado de un movimiento enérgico de la posaderas y más de un brinco o beso.

Marca su paraje

Por ejemplo, si aparece un felino desde el tejado o si llevamos un cría nuevo a casa, probablemente el peludo ladrará para demostrar que ese es su circunstancia y lo cuida con garras y colmillos.

Avisa sobre un peligro o invitado

Muchos canes ladran cuando suena el timbre o golpean la puerta porque utiliza ese mecanismo para poner en aviso a sus dueños de que algún ha llegado. Pero atención, si no se lo puede calmar aunque el visitante ya haya entrado a la casa, puede deberse a que no confía en él, le tiene miedo o no lo conoce lo suficiente.

Además puede usar los ladridos para avisar que hay poco que no le gusta cerca del hogar. Sucede sobre todo delante una presencia que no relaciona con conocida o buena. Si ladra de forma excesiva y nerviosa, echa un vistazo por la ventana a ver qué sucede.

Se está quedando sordo

Autor: Megan Coughlin

Cuando el animal va creciendo sus sentidos no son tan fieles y esto puede llevarle a aullar más que de costumbre. Con la vejez pueden perder parte o totalmente sus capacidades visuales o auditivas. Eso podría provocarle más carencia de aullar porque no entiende lo que sucede a su aproximadamente.

Desea atraer la atención

¿Estás comiendo, cuidando a tu bebé o mirando televisión y el perro empieza a aullar? ¡Es porque quiere alimento, tu atención, que juegues con él o que lo saques a dar un paseo! Te darás cuenta de sus motivos no sólo por su insistencia, además porque el tono es más agudo que de costumbre.

Las razas que más ladran son el Yorkshire, el Schnauzer, el Fox Terrier, el Beagle, el Chihuahua, el Pequinés y el Caniche miniatura.