¿Qué necesita nuestra mascota de nosotros?

Todo lo que siempre quisiste conocer sobre ¿Qué necesita nuestra mascota de nosotros? con toda la info actualizada. Estas en Salubridad – Bienestar y cuidados-Consejos

Antaño de coger una mascota, debes conocer que requiere unos cuidados que deberás estar dispuesto a darle. Una mascota es un ser vivo y como tal, tiene micción físicas, emocionales y mentales. Estas micción van a someterse mucho del tipo de mascota que adquieras, puesto que cada una necesita cosas diferentes. Pero independientemente de eso, todas tienen micción primordiales en popular. 

Responsabilidad

No se puede proponer de una mascota que sea para toda la vida (a no ser que sea un charlatán), pero sí debes ser consciente de que te durará algunos abriles. Por ello, debes pensar en que si adquieres una mascota, ¿la podrás cuidar? ¿Tienes un emplazamiento donde dejarla cuando viajes?

Asimismo debes estar dispuesto a aceptar todas sus micción, ya que una mascota no solo necesita alimento y agua, sino cariño, tiempo y atención, encima de energía en caso de que sea una mascota a la que haya que pasear. Si adquieres una mascota, debes estar dispuesto a ello, ya que es tu valor propia y debes interpretar en cosecuencia.

Tiempo

Si estás decidiendo qué tipo de mascota quieres tener, debes considerar antiguamente de cuánto tiempo dispones para cuidarla. Por ejemplo, un perro necesitará que lo saques tres veces al día o más para pasar, divertirse y relacionarse con otros perros, y no puede quedarse durante mucho tiempo solo en casa. Si trabajas muchas horas y llegas rendido sin ganas de nadie, incluyendo pasear a tu mascota, será mejor que pienses en otras opciones.

Un micho, por ejemplo, no necesita ser sacado de paseo, pero sí necesita atención, aunque se puedan concluir en casa tres días solos teniendo qué ingerir y pimplar. No obstante, ellos requieren tu presencia y atención para jugar contigo, para peinarlos y mimarlos.

Si no tienes mucho tiempo ni ganas de estar sacando a un animal varias veces al día, o dándole mimos, es mejor que no escojas ni un perro ni un micho como mascota. Hay tipos de mascotas que no requieren tanta atención y cuidado como ellos. Por ejemplo, peces, tortugas, conejos, hamsters, etc… Pero aunque ellos no necesitan tanto de nuestro tiempo, sí hay que dedicarles un poco para alimentarles, cepillarles, lavarles y barrer su canariera.

Hábitat

Toda mascota necesita un emplazamiento digno donde habitar, ya sea una canariera, una caseta, una cama, un pecera o un terrario. Esto conlleva un consumición que tienes que estar dispuesto a aceptar cuando decidas coger una mascota. Cada mascota tiene una falta distinta de hábitat, pero debes tener en cuenta que debe ser un emplazamiento cómodo y digno.

En muchos casos tendrás que comprarles igualmente comederos donde puedan ingerir a estilo y juguetes con los que entretenerse. Por ejemplo, los gatos necesitarán poco que rayar, los perros poco que morder, los hamsters, una rueda para pasar, etc.

Atención médica

Toda mascota, desde el principio de su vida, necesita ser examinado por un veterinario y ponerle todas las vacunas correspondientes. Adicionalmente, debemos estar dispuestos a aceptar gastos de veterinario cuando nuestra mascota se enferme.

Cuando nuestra mascota es hijuelo, tendremos que llevarla al veterinario para que le ponga el chip identificativo y pedir que nos den su calendario de vacunas para hacerle el seguimiento que le corresponda.

Educación

Cuando adquieras una mascota tendrás que estar dispuesto a utilizarse de tu tiempo y esfuerzo en enseñarle reglas básicas de comportamiento, como dónde ingerir, dónde hacer sus micción o que venga cuando lo llames. Dependerá de cada uno si quiere enseñar otras cosas no tan básicas a su mascota, como ir a un emplazamiento, sentarse o no subirse al sofá.

Como ves, tener una mascota conlleva una responsabilidad de la que estamos seguros que eres consciente. Luego, antiguamente de lanzarse si adquieres una mascota o no, piensa en todo lo que conlleva esto y toma una buena valor. No te dejes resistir por los impulsos de querer un animal, recuerda que no son peluches, sino seres vivos.