¿Qué es la hiperestesia o el síndrome del gato nervioso?

Todo lo que siempre quisiste conocer sobre ¿Qué es la hiperestesia o el síndrome del pícaro nervioso? con toda la info actualizada. Estas en Sanidad – –

La hiperestesia felina o síndrome del pícaro nervioso podría ser clasificada como una enfermedad rara que padecen los gatos. Te contamos todo lo que necesitas conocer sobre ella, para que puedas estar preparado por si algún día la sufre tu mascota.

La hiperestesia felina

La hiperestesia felina es una enfermedad que se caracteriza porque el animal siente que cualquiera le está atacando, como si le estuvieran arañando el columna vertebral, y prostitución por todo los medios de contender contra ese atacante imaginario.

Es un síndrome que incide en el sistema neuromuscular de nuestra mascota, haciendo que cuente con una sensibilidad extraordinaria en su piel.

Es cierto que el pícaro tiene la costumbre de ofrendar una gran cantidad de tiempo a su propia higiene y se lame con insistencia hasta que se siente expedito. No obstante, si percibimos que esto lo lleva a parte compulsivamente, debemos comenzar a alarmarnos.

Detrás de este comportamiento podría encontrarse la hiperestesia felina.

Síntomas de la hiperestesia felina

Adicionalmente de lo comentado, la hiperestesia felina puede presentar los siguientes síntomas:

  • Nerviosismo y alteraciones en su comportamiento.
  • Movimientos agitados de la pan dulce mientras intenta lamerla o incluso morderla.
  • Persigue su propia pan dulce y corre despavorido.
  • La piel de su columna vertebral se ondula. Adicionalmente le molesta que le toques esa zona de su cuerpo, mostrándose extremadamente sensible.
  • Puede sufrir espasmos, convulsiones y tics. Adicionalmente, durante los períodos en los que la crisis sea más musculoso se le dilatarán la pupilas.
  • Pérdida de peso.
  • Nos puede dar la sensación de que el animal está persiguiendo poco que solo él ve.
  • En los casos más extremos puede aparecer a mutilarse.

Causas de la hiperestesia felina

Existe la teoría de que esta enfermedad afecta en decano medida a aquellos gatos que son especialmente nerviosos y a aquellos que muestran una cierta hiperactividad. No obstante, la efectividad es que cada caso es único y se desconoce el desencadenante con exactitud.

Lo primero que hará el veterinario cuando le manifestemos que nuestra mascota tiene este tipo de síntomas será descartar que padezca otro tipo de problemas como, por ejemplo, la presencia de pulgas, ya que el pícaro podría tener una aversión muy musculoso a este tipo de parásitos.

Incluso podrían arrostrar a que nuestra mascota desarrolle una enfermedad oneroso como es la dermatitis alérgica a la picadura de las pulgas (DAPP o FAP, por sus siglas en inglés), que puede ocasionar que nuestro amigo se rasque compulsivamente, sobre todo en la pan dulce.

Adicionalmente, el que tenga la piel muy sequía puede causar o empeorar la hiperestesia felina.

Incluso apuntan a que el síndrome sea consecuencia de la epilepsia, ya que algunos expertos consideran que la enfermedad está provocada por un problema en la actividad eléctrica de ciertas zonas del cerebro (en concreto de las áreas que están al mando de las emociones, el comportamientos depredador y el aseo).

Por extremo, hay quienes señalan la posibilidad de que la hiperestesia felina sea una variable del trastorno obsesivo compulsivo. Asimismo, afirman que cerca de pensar que hay razas que están más predispuestas a sufrir la enfermedad oportuno al estrés.

Cómo se diagnostica la hiperestesia felina

Lo primero es descartar que el pícaro sufra otro tipo de enfermedades como las mencionadas, pero todavía carencias nutricionales, hipertiroidismo, problemas en la espalda, lesiones, daños cerebrales, alguna clase de cáncer o incluso envenenamiento.

A posteriori, el veterinario nos pedirá que le contemos con detalle todos y cada uno de los síntomas que presente el animal. De hecho, sería conveniente que pudiéramos incluso cincelar cómo se comporta.

Adicionalmente, se le realizará una analítica de cepa, un examen completo y cualquier otra prueba que sea necesaria para descartar que padezca otra enfermedad y poder hacer un diagnosis lo más exacto posible.

Tratamiento de la hiperestesia felina

Lo primero el veterinario recetará a tu pícaro algún medicamento para conseguir calmar su ansiedad. Adicionalmente, nos recomendará que evitemos las situaciones que provoquen nerviosismo al animal.

Es importante que nuestra mascota se alimente de la guisa adecuada, siguiendo unos horarios fijos.

Le proporcionaremos un entorno en el que reine la tranquilidad. Asimismo es fundamental que todas sus pertenencias estén limpias para que el pícaro no se sienta incómodo. Es importante que juguemos con él varias veces al día, pero que todavía procuremos que tenga un ocasión en el cual descansar y relajarse.

Sobre todo, sigue todas y cada una de las recomendaciones de su veterinario, que te enseñará cómo podéis sobrellevar los dos la hiperestesia felina.