Por qué nunca debes echar colonia a tu perro

Todo lo que siempre quisiste memorizar sobre Por qué nunca debes echar colonia a tu perro con toda la info actualizada. Estas en Salubridad – Bienestar y cuidados-

Entre los hábitos de algunas personas está el echar colonia a su mascota pensando que, de esa forma, olerá aceptablemente, tendrá su olor personal. Pero hacer esto es más perjudicial que humanitario. Hay muchas razones para ello.

  • Un musculoso olor a perfume puede modificar el estado de actitud del animal. Pueden percibir apatía y mal humor por estar continuamente oliendo poco tan musculoso para ellos.
  • Hay que considerar el elevado sentido del instinto que nuestra mascota tiene, de forma innata. Es mucho más sensible y desarrollado que el nuestro, y por ello asimismo es más frágil delante aromas y olores muy fuertes. Un perfume con un olor muy intenso no sólo será muy fastidioso para nuestro amigo, sino que podemos datar a dañar su instinto.
  • La molestia que le produce el olor puede llevarle a algunas conductas que no serán higiénicas, como es el caso de revolcarse en el parterre, alfombras, felpudos o heces.
  • La piel de nuestra mascota es muy distinta a la nuestra. La colonia puede datar a irritarle la piel e incluso producirle dermatitis.
  • Asimismo el musculoso olor puede datar a influir en sus relaciones con otros perros, que extrañarán cuando se acerquen a ellos. No olvidemos que los caninos se reconocen por su olfato, identifican el sexo, si son machos o hembras, etc. Por consiguiente, un musculoso olor a perfumes o colonias, provocará gran desorientación entre ellos.
  • En lo referido al baño, hay que considerar que cuanto más bañemos a nuestra mascota, más desequilibrios del ph de su piel se van a producir, dañando los aceites naturales que segrega la piel del animal. Con un baño al mes es más que suficiente. Para eliminar su olor, hay en el mercado toallitas húmedas. Con un buen cepillado podremos eliminar restos de pelos y de suciedad superficial.

Algunas razones del musculoso olor

Si tu mascota tiene un musculoso olor que te produce desagrado, no olvides que puede venir originado por algunos motivos:

  • Una deficiente higiene oral. Su mal aliento suele ser desagradable. Es muy conveniente un cepillado semanal de dientes, con la aplicación de los productos adecuados para organizar y resumir el sarro. Al principio, nuestra mascota se sentirá muy incómodo durante el cepillado, pero con un poco de paciencia llegará a ser una tarea rutinaria.
  • La insuficiente higiene en las orejasasimismo provocará un mal olor si va unido a una otitis. Algunas razas de animales requieren una fregado diaria de sus orejas, o por el contrario, el musculoso olor será constante.
  • Los problemas en el ano asimismo generan un musculoso olor.

Algunos productos comerciales

En el mercado hay colonias especiales para perros que pueden ser una opción si así lo consideramos, con pulverizadores para una buena aplicación. Se suelen fraguar sin bebida, para no perjudicar mucho su piel. Sin requisa, debemos ser prudentes con su aplicación, pues un uso demasiado frecuente puede provocar que el animal desarrolle alergias.

En todo caso, debemos tener cuidado y evitar aplicárselo en napias, luceros, zonas genitales, y en universal donde no tenga pelo. Se lo aplicaremos tras un baño para que el pelo esté íntegro y los enseres de la colonia duren más tiempo. Lo ideal es pulverizar siempre por el espalda.

La composición de estas colonias está estudiada para que no produzca reacción en el perro, ni alérgica, ni de rechazo en otros perros como él, ni para él mismo suponga un olor demasiado incómodo de soportar, etc. Sin requisa, hay quien afirma que el perro debe cotillear a perro, y tarde o temprano la aplicación de estas colonias va a perjudicar de alguna forma al animal.

Algunos expertos consideran que, para evitar que la colonia provoque alergias en nuestra mascota lo mejor es aplicar previamente un champú específico para perros.

La higiene es su mejor colonia

Lo más importante es que nuestro animal tenga una correcta higiene, más allá de colonias y olores a perfumes. Que tenga un cepillado diario si tiene mucho pelo, sus baños periódicos, un cepillado semanal de dientes, o cada 3 ó 4 días, etc. Un lavado de sus luceros aceptablemente con agua o aplicando una toallita húmeda asimismo es importante. El uso de estas toallitas para diferentes partes del animal es muy interesante, para aplicar en cualquier momento mientras llega el baño.