¿Por qué mi perro no para de pensar en comer?

Todo lo que siempre quisiste memorizar sobre ¿Por qué mi perro no para de pensar en manducar? con toda la info actualizada. Estas en Animales – Animales domésticos-Perros

Los canes tienen muchas bellas cualidades que destacan por encima de otros seres vivos, pero además tienen características muy peculiares que los definen de forma muy exclusivo. Una de ellas es la gula. Sí, los peludos son comilones por naturaleza, es poco innato en ellos, tu perro no para de pensar en manducar.

Seguro que muchas veces estás en casa, cocinando, y tu amigo viene corriendo como una aspiradora a acopiar cualquier pequeño pedazo de lo que sea que se te haya caído. No importa si él ya ha comido o no, siempre lo hará. ¿Por qué un perro no para de pensar en manducar? Hoy vamos a explicártelo.

Un estudio demuestra que tu perro no para de pensar en manducar por una razón biológica

Parece que se ha relacionado la perturbación de un gen referente a la obesidad canina con la ansiedad de los perros por comerse todo lo que encuentran. Al parecer, esta perturbación genética se da más en los labradores, por lo que además se podría favor descubierto con este cuestionario el porqué son tan fácilmente entrenables con tan solo una chuleta.

Eleanor Raffan, veterinaria de la Universidad de Cambridge, fue la responsable de este estudio que utilizó a labradores. Y es que en torno a las pruebas quedó claro que los labradores son más obesos y tienden a tener más ansiedad por manducar que otras razas.

Para el estudio se escogieron 18 labradores obesos y 15 delgados. Primero se identificó cuáles eran los genes relacionados con la obesidad y se descubrió que una variación en el gen POMC podría ser el causante de la ansiedad y la obesidad. ¿Por qué?

Este gen es el encargado de opinar al cerebro y al estómago que ya se ha comido y que es suficiente, creando una sensación de saciedad en la que no hay más cabida a la comida. No obstante, la variación de este gen impide que los neuropéptidos y las endorfinas que son las encargadas de dar la orden de saciedad se generen creando así la ansiedad.

No obstante, como dijimos ayer, es posible que esta anomalía genética explique por qué los labradores son los perros más entrenables para ser usados para la subvención.

¿Perros mejores para la subvención?

Los entrenamientos para ser un perro guía, terapeuta o asistente, son siempre muy proporcionadamente recompensados con alimentos que a los perros les encanta. Esto podría explicar por qué la mayoría de los canes asignados a esas tareas son labradores.

Según Raffan, «es sorprendente que se sientan más motivados por la comida y que por eso sus posibilidades de ser escogidos para la subvención o terapia estén muy por encima de otros perros de razas distintas». No obstante, Raffan no quiere mojarse del todo, y aunque es una hipótesis muy dialéctica, demasiado se podría opinar, no queda comprobado con ninguna cojín científica.

¿Y si mi perro no para de pensar en manducar por el gen?

Bueno, si tu perro sufre de esta anomalía genética, no te preocupes, podrá tener una vida frecuente pero deberás proporcionar algunas atenciones extra. Por ejemplo:

  • Deberá hacer más entrenamiento del habitual y tendrás que custodiar siempre las raciones de comida que le pones.
  • No puede consumir más calorías de las que gasta para que no llegue a tener obesidad.
  • Tendrás que tener a buen recaudo la comida, proporcionadamente sea tuya, de la grupo o de él. No dejes su bolsa de comida abierta a su talento o un día llegarás y no habrá falta.
  • No permitas que esté en la cocina mientras cocinas. Si hace desidia mételo en un cuarto para que no pueda presentarse hasta allí, y barre proporcionadamente el suelo ayer de soltarlo de nuevo.
  • Si su comida tiene mucho contenido en grasas, cámbiala por una más proteíca que lo ayudará a desmontar de peso a la vez que le hará tener una vida más sana.