¿Por que a los gatos les gusta lamerse tanto?

Todo lo que siempre quisiste asimilar sobre ¿Por que a los gatos les gusta lamerse tanto? con toda la info actualizada. Estas en Animales – Animales domésticos-

Nadie puede desmentir que los felinos son animales muy higiénicos… a tal punto de lastimarse de tanto acicalarse. ¿Te gustaría asimilar por qué a los gatos les gusta lamerse tanto? En este artículo desvelamos el enigma.

¿Por qué mis gatos les gusta lamerse tanto?

Si tienes un micifuz en casa, no hace yerro que lo mires demasiado. Seguro lo habrás conocido lamerse en más de una oportunidad y en el mismo día. ¿Es que tal vez tiene una obsesión con la pundonor? El minucioso trabajo de higiene cansa de tan solo verlo, pero está más que relacionado a su vida. Así es, ya que este precioso animal tiene distintos motivos para acicalarse:

1. Para lavarse

Esta es la razón principal por la cual a los gatos les gusta lamerse todo el tiempo. Para él, cuidar de su pelaje y de su aspecto es muy importante. Con cada lamida quita la suciedad y deja el pelo más suave, así puede cumplir con su tarea de aislar la temperatura. Adicionalmente, cuando se limpia el pelaje estimula las glándulas de la piel, y eso permite la impermeabilización.

2. Para regular la temperatura corporal

Los gatos tienen glándulas sudoríparas en las almohadillas de las patas (transpiran por allí) y no cuentan con la posibilidad de resoplar o eliminar líquidos a través de otro mecanismo como la transpiración. Por ello una modo de evitar el calor es echando saliva sobre la piel.

3. Para tranquilizarse

Cuando el animal está sometido a un suspensión categoría de estrés, es probable que se acicale más que de costumbre. A través del acicalamiento por desplazamiento reduce la tensión en momentos críticos. Si vemos que se lame el dorso y los flancos, es porque está desconcertado, presiente una amenaza o se siente acorralado.

Igualmente podemos observar su nerviosismo o su rigidez si se limpia el hocico y los bigotes de forma brusca. Quiere proponer que está en presencia de un conflicto interno y está buscando una salida para esa paralización momentánea.

4. Para evitar problemas

Ciertamente en relación al motivo preliminar, los gatos usan la dialecto para evitar los enfrentamientos con otros gatos o animales. Cuando dos felinos están frente a frente y uno de ellos no desea pelear, comenzará a acicalarse. Sería la seña de “no estoy buscando problemas” o de “todo está de maravillas entre nosotros”.

5. Para demostrar bienestar

Si un micifuz no se acicala a diario, puede ser una modo de demostrar que no se siente a distinción o que está enfermo. Los felinos muy sucios o descuidados probablemente padezcan algún dolor o estén en una situación de peligro. Por ejemplo, eso sucede con los animales callejeros, quienes deben estar atentos continuamente y no tienen tiempo de acicalarse. En cambio si lo vemos libre y suave, quiere proponer que no tiene preocupaciones.

¿Por qué los gatos se lamen entre ellos?

Otro de los motivos por el que a los gatos les gusta lamerse es el vínculo social. Indica que existe una buena relación con otro animal, una especie de ritual amoroso y de demostración de afecto entre los seres de su congregación más cercano (que incluso puede estar compuesto por personas). Las hembras son más propensas a este tipo de cariño para con los demás por una cuestión de instinto cuidadoso.

Cuando los gatos se lamen mutuamente puede deberse a que:

1. Se llevan perfectamente

Si existe un vínculo de confianza y amistad, es probable que un micifuz fango a otro. Estas sesiones los relajan y los ayudan a sentirse a distinción. Presta mucha atención porque quizás lo que comience como un acto de bienquerencia se convierta en un enfrentamiento. En ese caso, luego de las lamidas llegan las mordidas y los manotazos.

2. Se cuidan

Es más probable que el micifuz anciano fango al más damisela (o que el nuevo constituyente reciba los cuidados del que ya vivía en casa). Es lo mismo que hace una gata con sus cachorros.

3. Se curan

Si ves que un micifuz lame al otro con insistencia y en un mismo circunscripción específico, lleva al “recibidor” de atención al veterinario, ya que puede ser que tenga alguna enfermedad o dolor físico. No siempre se proxenetismo de un problema dificultoso, quizás sólo sea un conmoción, una erupción en la piel o parásitos. Los felinos tienen la capacidad de “ver” síntomas donde otros no.