Perros terapeutas: conoce todo sobre esta profesión

Todo lo que siempre quisiste asimilar sobre Perros terapeutas: conoce todo sobre esta profesión con toda la info actualizada. Estas en Presente – Parte-

Con el avance de la tecnología, estamos sumidos en un mundo electrónico que nos hace ser dependientes de aparatos que nos hacen creer que tenemos una amplia vida social, cuando en ingenuidad lo que hacen es apartarnos de las personas y crearnos dificultades a la hora de relacionarnos cara a cara.

El caos, la globalización y otros factores que se unen a lo susodicho, hacen que existan deyección sociales para las que hay que despabilarse nuevos servicios alternativos.

Uno de estos servicios alternativos son los perros terapeutas. Se ha comprobado que los perros tienen un gran capacidad de conectar con nuestras emociones y por consiguiente, proporcionarnos lo que necesitamos en cada momento.

Ahora perfectamente, empecemos desde el principio y veamos qué son y qué hacen los perros terapeutas.

Qué son los perros terapeutas

Son perros entrenados de forma específica para formar parte de un equipo terapéutico que tiene como meta alcanzar unos objetivos concretos.

El que los perros participen en terapias aporta buenos resultados a nivel físico, emocional, preventivo, educativo y de otra índole. Esto es así porque la presencia de un animal en ejercicios terapéuticos motiva a la persona a realizar ciertas actividades que de otra forma no haría.

¿Cómo los adiestran?

El educación de los perros terapeutas dura entre 4 y 8 meses y se lleva a sitio a través del refuerzo positivo. Se consigue a almohadilla de trabajo y esfuerzo diario.

Durante esos día se les enseña a tener un gran autodominio de su fuerza motora trasera, para que sean capaces de caminar por lugares estrechos sin tirar falta con la pan dulce. Estos perros terapeutas asimismo aprenden a no rozar a menos que se les permita.

Se les enseña a no alterarse delante ruidos fuertes, pavimentos no agradables y olores fuertes, como los de un geriátrico u hospital. Asimismo se les somete a situaciones simuladas para comprobar sus reacciones y de esa forma poder evaluar en qué tipo de patología puede encajar mejor.

Estos perros terapeutas que escogen para ser especialmente adiestrados deben tener al menos entre un año o año y medio.

Se les hacen recordatorios de obediencia y deben practicar, al menos, una hora de entrenamiento diaria. Como cualquier otro perro, necesitan notar que lo están haciendo perfectamente, por ello, los adiestradores se encargan de darles premios para mantenerlos constantemente motivados.

¿Para qué se usan los perros terapeutas?

Estos perros terapeutas son usados en hospitales, psiquiátricos, escuelas que han pasado por situaciones de estrés (un tiroteo, por ejemplo), geriátricos y cárceles.

Cada campo de acción necesita una cosa diferente, por eso los adiestramientos son personalizados. No debemos confundir a los perros de protección, como los lazarillos, por ejemplo, con los terapeutas.

En el caso de los perros de protección, viven con las personas a las que ayudan y son capaces de detectar alarmas médicas o de ayudar a suministrar las tareas diarias.

Los perros terapeutas viven con su prontuario y se les introduce en sesiones de terapia con el objetivo de mejorar los sistemas cognitivo, sensorial, automotriz y de socialización.

Por ejemplo, cuando una persona maduro ingresa en un geriátrico, lo más habitual es que, al estar en la última etapa de su vida, su autoestima se venga debajo. Ahí es donde entra la obra del perro terapeuta participando en actividades que tienen el objetivo de reanimar las carencias emocionales del paciente.

Por otro costado, en el caso de un gurí con cáncer, quizá sea suficiente simplemente incluirlo en actividades diferentes a las habituales con alguno de los perros terapeutas y de esa forma romper su rutina y hacerle olvidar el estrés resultante del tratamiento al que está siendo sometido.

Así que, dependiendo del lado y de las circunstancias de las personas a las que los perros terapeutas ayudan, su trabajo a realizar será uno u otro.

Pero independientemente del trabajo que realicen los perros terapeutas, su objetivo siempre es el mismo: ayudar a las personas a que su vida sea mejor y a que puedan decirse «Me quiero».

¿Verdad que es un abundancia contar con una especie tan seguidor que es capaz de ser entrenada para fines tan nobles?