Mentiras por las que algunos no tienen gatos

Todo lo que siempre quisiste entender sobre Mentiras por las que algunos no tienen gatos con toda la info actualizada. Estas en Lozanía – Bienestar y cuidados-Consejos

Los gatos son animales fascinantes. Sin secuestro, hay personas a las que no les gustan. Hay ocasiones en las que esto está motivado por estereotipos y mitos. Os damos poco de información para desvelar las mentiras por las que algunos no tienen gatos.

Son malvados

La principal razón por la que muchos no tienen gatos es porque piensan que son malvados. Por otra parte, poco a lo que le tienen real pavor es a un posible ataque felino.

Muchas personas parecen creer que los gatos atacan sin ninguna motivación o advertencia, pero esto es absolutamente ficticio. Los gatos tienden a evitar las peleas, en singular conveniente a la diferencia de tamaños, que es desproporcionada. Los gatos solo atacarán si se sienten acorralados, son lastimados o se encuentran enfermos.

Son foco de enfermedades

Otra razón por la que se le tiene miedo a los gatos es porque supuestamente son foco de enfermedades. Este mito se encuentra fuertemente difundido en los medios sensacionalistas, y a pesar de que el 65% de las enfermedades humanas provienen de los animales, esta creencia se encuentra sobredimensionada.

Es global encontrar artículos advirtiendo de los peligros del Toxoplasma, un parásito que a veces se encuentra en las heces de sagaz. Incluso, se ha publicado ampliamente una investigación que ha contrario una correlación entre este parásito en los seres humanos, que con viejo frecuencia se evidencia por síntomas gripales leves en las personas sanas, y la esquizofrenia en crecimiento. Por otra parte, una mujer encinta que contrae el parásito puede pasársela al feto, que puede causar un malogro involuntario.

Pero los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades  no recomienda que las mujeres embarazadas, o cualquier otra persona, eviten el contacto con los gatos. En cambio, estos centros aconsejan lavarse admisiblemente las manos luego de cambiar la caja de arena y el uso de guantes, si es posible.

La toxoplasmosis se evita con higiene

Generalmente, la transmisión de esta clase de enfermedades proviene de malos hábitos de aseo, una tenencia descuidada del animal y condiciones de vida insalubres.

Puesto que los gatos sólo pueden contraer el parásito por el consumo de carne cruda o poco cocida contaminada o consumir un roedor infectado, los Centros de sanidad recomiendan igualmente proseguir a tu sagaz adentro y alejados de la carne cruda.

Conveniente a que el parásito es solamente infeccioso por un periodo breve, entre 1 día a 5 días luego de que el sagaz excreta, el cambio frecuente de la arena del sagaz será una buena forma de evitar un contagio.

Sin secuestro, los centros de sanidad informan que los gatos no son la única fuente de contagio del parásito de la toxoplasmosis. Las personas pueden contagiarse del parásito por ingerir carne mal cocida, por otra parte lo pueden obtener de la tierra contaminada, por lo que igualmente es recomendable duchar admisiblemente los alimentos ayer de consumirlos.

No se pueden entrenar

Otra razón de peso que tienen aquellos que prefieren no adoptar gatos es porque piensan que no se puede entrenar. Esto es absolutamente ficticio, tanto es así que de hecho, existen circos de gatos.

Sin secuestro, la formación de un sagaz lleva un poco más paciencia que entrenar a un perro, pero en definitiva cualquier sagaz puede ser entrenado para hacer poco. La única razón por la que la familia piensa que los gatos son indomables es porque nadie positivamente se esfuerza en formarlos.

La idea de que el comportamiento de un sagaz es de piedra es uno de los mitos más perjudiciales. La creencia de que sus conductas no se pueden cambiar a menudo resulta en gatos que se terminaron en refugios, sacrificados o abandonados.

Aunque comportamientos tales como no usar la caja de arena, la atentado y destrozar muebles no son agradables para existir, se pueden cambiar a través de una combinación de modificación de la conducta y simples cambios en el medio esfera.