Manchas en los ojos de los perros: qué son y cómo se quitan

Todo lo que siempre quisiste retener sobre Manchas en los luceros de los perros: qué son y cómo se quitan con toda la info actualizada. Estas en Salubridad – Bienestar y cuidados-

Algunos perros suelen tener manchas marrones, casi rojizas, bajo los párpados inferiores. ¿Te preguntaste a qué se deben? Son producto de las lágrimas del can.

Por otra parte, como el pelo húmedo es un caldo de cultivo para bacterias y levaduras, estas asimismo ayudan la aparición de estas manchas “oxidadas”.

Factores que contribuyen a la formación de manchas en los luceros de los perros

Si los luceros de la mascota lloran más de lo común, estamos en presencia de una condición indicación epífora.

El lagrimeo copioso y constante se debe a una obstrucción de los canales lagrimales como consecuencia de una inflamación o una enfermedad. En todo caso, se impone una turista al veterinario para detectar el problema y determinar los pasos que debemos seguir.

Lo primero que tendrá que que evaluar el profesional es si el perro tiene alguna infección, si está padeciendo alguna alergia, si se le introdujo alguna basura o presenta alguna otro sobresalto en sus luceros que le esté provocando la veterano secreción de lágrimas.

En presencia de estas circunstancias, es probable que le recete antibióticos o deba destapar los canales de drenaje mediante una técnica de nombre flushing . Solo en casos muy específicos debe recurrirse a la cirugía.

Entre los factores que favorecen la formación de estas manchas podemos señalar:

La permanencia

Cuando a los cachorros le están creciendo los dientes, tienen lágrimas más ácidas y, por tal motivo, se favorece la coloración rojiza en la zona.

Por otra parte, los animales más ancianos asimismo las presentan, pero a causa de que sus conductos lagrimales tienden a taparse más que cuando eran jóvenes.

La raza

Aquellas de luceros grandes, o asimismo saltones, son más propensas a las manchas. Es el caso de los French Poodle (Caniches) y los Chihuahuas, que presentan epífora sin que necesariamente hayan tenido un aumento en la producción de la humor o alguna incapacidad para drenarlas.

Al tener unas órbitas oculares excesivamente planas, estos canes que no pueden contener las lágrimas, y por tal motivo, estas salen por la parte foráneo del párpado.

La víveres

Lo que come un perro es fundamental para determinar la composición de sus lágrimas. A veces, cambiando la dieta –a comida casera o a algún pienso expedito de granos–, las manchas disminuyen o desaparecen.

Pelos obstruyendo los luceros

Si el animal es muy peludo y tiene siempre el pelo sobre los luceros, seguramente generará más lágrimas y, como consecuencia. aparecerán las manchas. En estos casos, se recomienda recortar el pelo de su cara con mucho cuidado o acudiendo a un profesional, o acertadamente atarlo en una coleta.

El agua

El “positivo dato” que sale del espita suele contener muchos minerales, que favorecen la formación de manchas. Cambiar a agua filtrada o embotellada puede ser la decisión.

Cómo quitar las manchas en los luceros de los perros

Si tu mascota es de las que anda por la vida con manchas bajo sus luceros, el veterinario podrá aconsejarte sobre los mejores productos para quitarlas. De todas formas, puedes probar con estas opciones:

Limpia su cara a diario con una toallita mojada con agua tibia

Este en sinceridad es un método preventivo. La mejor guisa de librar a tu can de las manchas es previniéndolas, así que la higiene diaria de la zona puede contribuir mucho para lograrlo.

Utiliza camomila para ayudar a combatir las bacterias que se producen por las lágrimas de tu perro

Higieniza los luceros y las manchas con un algodoncito embebido en una infusión tibia o fría de esta hierba.

Balancea su PH

Puedes poner una cucharadita de vinagre de manzana en su agua o en su comida. Debes iniciar de a poco, para acostumbrarlo al sabor diferente.

Proporciónale bebederos y comederos de arma blanca o cerámica

Se mantienen más limpios que los de otros materiales. De todas formas, para evitar la preámbulo de más bacterias u hongos, higieniza los cuencos a diario y cambia su agua de forma constante.

Ten en cuenta que, si no tratas el problema del lagrimeo constante de tu perro, las manchas continuarán y su piel  sufrirá laceraciones e irritaciones crónicas, que pueden ascender a ser severas. Así que no lo descuides y consulta al veterinario.

Imagen destacada cortesía de Andres Atehortua.