¿Los perros tienen inteligencia emocional?

Todo lo que siempre quisiste aprender sobre ¿Los perros tienen inteligencia emocional? con toda la info actualizada. Estas en Animales – Animales domésticos-

Se palabra mucho sobre las capacidades o habilidades de las mascotas a quienes cada vez más le otorgamos cualidades humanas. Sabemos que pueden comprender mucho de lo que les decimos y que tienen sentimientos. Pero todavía nos preguntamos si los perros tienen inteligencia emocional. En este artículo te lo contamos.

¿Qué es la inteligencia emocional?

Los seres humanos compartimos varias cosas con los canes, como, por ejemplo, la estructura cerebral conocida como “sistema límbico”. Se prostitución de un conjunto de conexiones que gestionan las respuestas a ciertos estímulos. Se relaciona con la memoria, el instinto sexual, la personalidad y la conducta. Interacciona de una forma muy veloz con los sistemas nervioso y endocrino.

Por ello quizás estamos tan unidos a nuestras mascotas: porque entendemos sus emociones y sus sentimientos. Y así como nosotros tenemos esa capacidad, el peludo todavía la tiene. Así es: los canes pueden interpretar lo que sentimos y reaccionar en consecuencia.

Como los perros tienen inteligencia emocional, podemos vincularnos con ellos de una guisa diferente. La actividad cerebral canina aumenta cuando están frente a su dueño, cuando este regresa a casa, cuando le palabra o le hace un mimo.

¿Los perros tienen inteligencia emocional?

La astucia para digerir, percibir, comprender y regular las emociones propias y la de los demás (es asegurar, la inteligencia químico, según el escritor Daniel Goleman) no es poco que atañe exclusivamente a los seres humanos.

Según parece, los canes tienen la capacidad para buscar sus propias emociones (autoconsciencia), para controlar y redirigir sus estados de ánimo (autorregulación), impulsar una influencia (motivación), entender las emociones de quienes nos rodean (empatía) y construir relaciones sociales.

Los perros provienen del lobo, y de allí su falta de habitar en compañía (manada). Internamente de este esquema hay roles proporcionadamente marcados, y las relaciones se establecen para fijar el bienestar del clan. Para los canes, los dueños forman parte de ese clan, y por ende empatizan con nosotros para entender nuestras palabras, nuestras órdenes y, por otra parte, para poder comportarse si no estamos en condiciones.

Así como hacen los lobos, los caninos todavía pueden detectar cuando uno de los miembros de la manada está triste, enfadado o cansado. ¡Incluso bostezan cuando nosotros lo hacemos! Esto demuestra la musculoso conexión emocional que tienen con nosotros.

Luego de varios siglos de convivencia, estas mascotas se consideran un miembro más de la clan. Y para usar proporcionadamente con los demás, debió desarrollar un “sentido” nuevo: el de la inteligencia emocional.

Por supuesto que esto no sólo atañe a los perros, sino que nosotros, como seres humanos, todavía hemos creado esa astucia de comprender a un ser de otra especie con el simple hecho de mirarle a la cara.

Lecciones de inteligencia emocional de nuestro perro

No creas que eres el único que puede enseñarle cosas a tu perro. Él todavía puede ser un excelente experto en cuestiones relacionadas a la inteligencia emocional:

1. Estar presente

Cuando salen a dar un paseo, en lo único que tu mascota piensa es… ¡en que está dando un paseo! Lo observa y huele todo, disfruta de los estímulos y, si es necesario, entra en alerta cuando hay peligro.

2. Alegrarse por los detalles

Al regresar posteriormente de un día angustioso, nuestro perro nos recibe como si fuésemos la Reina de Inglaterra. Brincos, ladridos, pan dulce inquieta… ¿A qué nadie de tu clan te prórroga de la misma guisa?

3. Empatizar

Quizás se deba a que el perro sabe cómo dejar “la mente en blanco” y enfocarse en lo importante, y es que puede acobardarse a tu flanco cuando estás enfermo, cansado o triste. Te recuerda de esta guisa que no estás solo… sin usar ni una palabra.

4. Apañarse lo mejor del otro

Nos pasamos la vida hablando mal de los demás, basándonos en los prejuicios, y sacando a relucir los defectos del otro. ¡Todo lo contrario a lo que hace nuestra mascota! A ella no le importa si no llevas maquillaje, si estás despeinado o si tienes celulitis. Te ama de forma incondicional y eres lo más importante en su vida. Por todo ello, está claro que los perros tienen inteligencia emocional.