Los pasos para conseguir que tu perro acuda a tu llamada

Todo lo que siempre quisiste asimilar sobre Los pasos para conseguir que tu perro acuda a tu llamamiento con toda la info actualizada. Estas en Instrucción – Niveles de adiestramiento-Educación básica

Quieres salir con tu perro y dejar que corra autónomamente en un parque para perros, o que nade en la playa o estero, pero te da miedo que escape y se pierda. A continuación te explicamos siete trucos sencillos para hacer que tu perro acuda a tu llamamiento.

Enterarse cómo se candela

Aunque parezca un poco obvio, este es un paso que muchos (muchísimos) cuidadores de perros pasan por suspensión: el perro debe asimilar cómo se candela. Si acertadamente no debes desgañitarte gritando su nombre, es primordial que el perro sea capaz de contestar delante el nombre que le has puesto.

Ganar que se concentre en ti

El paso principal para que tu perro regrese a ti es que te tenga confianza, por lo tanto lo primordial es que puedas obtener una relación cercana con él.

Para poder conseguir un vínculo con el can, el contacto visual es importante, pues ellos interpretan tu jerga corporal, gestos y tono de voz, y una parte muy importante de la gesticulación se encuentra en la inspección. Al conseguir que perro te mire estás mejorando tu comunicación con él considerablemente.

La pauta principal para conseguir que tu perro se concentre en ti es mirarlo directo a los ojos cuando le estás hablando, en particular si lo haces mientras están jugando.

Utiliza comida como premio

El condicionamiento positivo es muy importantedurante la educación del can, por lo tanto debes darle estímulos que le gusten, en particular los comestibles.

Los premios comestibles tienden a ser más atractivos que otros estímulos, con lo cual estará menos tentado a salir a perseguir poco o valer sin que puedas darle capacidad.

Recuerda que estos estímulos deben desaparecer poco a poco en la medida en que tu perro va aprendiendo, de lo contrario sólo se acercará cuando tienes una premio.

Ve reemplazando la comida por caricias y atención; no hay ausencia mejor para un perro que la atención que su cuidador le pueda elogiar.

Cuando hayas conseguido que el perro te mire y tengas poco que lo motive a acercarse estarás a la fracción de camino para que tu can aprenda a venir a tu llamamiento.

Ten paciencia, sé constante

Con constancia puedes obtener cualquier cambio en tu mascota, por lo tanto es un valencia esencial cuando intentas hacer que aprende poco. Tanto el premiarlo como el reafirmar su confianza en ti son fundamentales durante este proceso.

Uno de los errores más comunes cuando se está educando una mascota es no ofrecer al can ni siquiera una caricia cuando se porta acertadamente o hace poco que tú le pediste.

Di su nombre

Para aldabear la atención del can, aprovecha cuando te esté mirando y di su nombre, ofrécele el premio las primeras veces, luego empezará a ir tratando de conseguirlo y finalmente acudirá sólo por las caricias.

Pronuncia su nombre con claridad y sé sólido, pero no le grites; interpretará esto como si estuvieras enojado y huirá de ti o se asustará.

Acompaña el llamado con gestos que le permitan a tu perro identificar lo que quieres que haga, por ejemplo, señalando el punto a donde queremos que vaya.

No pierdas la paciencia

Una vez más, recuerda que él está aprendiendo, así que puede tener lugar con frecuencia en un principio que no acuda al primer llamado. Si te enojas y él puede percibirlo, le pondrás nervioso y esto será muy poco productivo para tus propósitos.

Ten presente que no debes premiarlo si no acude o debes ir a buscarlo, pero eso sí, recompénsalo cuando acuda, aunque haya tardado un poco.

Ensaya ayer de salir

Ayer de poner a tu perro en una situación de aventura, ensaya un poco en casa hasta que te haga caso. Ten siempre presente que no debes por ningún motivo soltar la correa de tu perro si no sabe retornar al llamado.

Igualmente, no dejes que ande autónomamente y sólo libéralo en espacios pensados para esto; incluso los perros mejor educados pueden hallarse tentados por poco, asustarse y terminar perdiéndose o sufriendo un incidente.