Los parásitos en los cachorros… ¡Diferéncialos para hacerles frente!

Todo lo que siempre quisiste enterarse sobre Los parásitos en los cachorros… ¡Diferéncialos para hacerles frente! con toda la info actualizada. Estas en Vitalidad – –

Son muy comunes los parásitos en los perros, pero todavía en los cachorros por lo que hay que extremar las precauciones, tanto es así que desde las dos primeras semanas de vida, hay que desparasitar a los cachorros. Piensa que son más vulnerables y que es más peligroso que ellos se contagien de parásitos. Hay que tener en cuenta todavía el impedir que los cachorros estén en contacto con otros animales si todavía no están vacunados.

Pero aunque los cachorros estén vacunados igualmente se pueden contagiar de parásitos, por eso es muy importante diferenciarlos para combatirlos y que nuestro can no se enferme. Debes enterarse que hay que diferenciar entre parásitos internos y externos, así que a continuación te damos más información sobre este tema tan importante para la vitalidad de tu hijuelo.

Tipos de parásitos en los cachorros

Como hemos mencionado anteriormente, los parásitos pueden ser externos e internos. Los externos viven en el pelaje de tu hijuelo y si son internos habitan en los órganos internos de tu mascota y son más difíciles de detectar.

Parásitos externos

Los parásitos externos son artrópodos que se alojan en el pelaje de tu hijuelo para alimentarse de la linaje de tu mascota, pero hay otros parásitos que pican y producen enfermedades infecciosas que pueden ser muy dañinas para la vitalidad de tu hijuelo.

Quizás los parásitos que más conocemos son las garrapatas, suelen aparecer en las épocas del año que hace más calor, comienzan ya a aparecer en primavera y en verano es cuando tu mascota corre más aventura de contagio. Las garrapatas son transmisoras de enfermedades, por lo que debes consultar con su veterinario las medidas preventivas. Pero mucho ojo, ya que a los cachorros no se les puede colocar un collar preventivo para las garrapatas.

Mucho cuidado todavía con todos los miembros de la tribu, ya que las garrapatas todavía son transmisoras de enfermedades para los humanos.

Las pulgas son otros parásitos con los que tenemos que tener un distinto cuidado si tenemos cachorros en casa. Hay que estar atento con ellas, ya que si tu perro tiene pulgas, lo más probable es que todavía estén por toda la casa. Esto es adecuado a que la pulga adulta se aloja en el pelo, “chupa” la linaje de tu mascota y a posteriori deposita sus huevos por toda la casa. De este modo nacen las larvas que se vuelven adultas y se alojan otra vez en tu perro, dándose de esta modo otro ciclo de reproducción.

Aunque las pulgas y las garrapatas son los parásitos más comunes, todavía hay que estar alerta con los piojos, la mosca negra, mosquitos, chinches, etc. Pero como hemos dicho anteriormente, hay otros parásitos que no pican sino que transmiten enfermedades infecciosas como los ácaros de la sarna, el rata barrenador o el tórsalo, entre otros.

Los parásitos internos

Los parásitos internos son más difíciles de identificar, ya que se alojan en los órganos de nuestro hijuelo y es más difícil de darse cuenta. Los intestinos, riñones y los músculos, son los lugares donde los parásitos pueden hacer mucho daño, ya que se alimentan de la sangre y los nutrientes de nuestros cachorros.

Los parásitos internos más comunes son los gusanos redondos que se suelen hospedar en los intestinos, pero que todavía pueden producirse a posteriori al sistema respiratorio y luego provocar problemas gastrointestinales.

Son largos y redondos y se transmiten a través de las heces de nuestras mascotas, pero en el caso de los cachorros, todavía se pueden contagiar a través de la caucho materna o durante el periodo de embarazo del hijuelo, si la mamá no fue desparasitada.

Otra variedad de parásitos internos son los gusanos planos, que son cortos y con el cuerpo aplanado (de ahí su nombre). Los órganos donde se suelen encajar son la vesícula, el hígado, el intestino delgado, etc. La alcance de este tipo de parásitos es que suelen ser ingeridos por otros parásitos externos y poner huevos en su interior. De esta modo la forma de contagio adicionalmente de las heces, tu hijuelo se puede contagiar a través de las pulgas.

En el caso de los parásitos externos es más obediente detectarlos para poner un tratamiento, a pulvínulo de pipetas para desparasitar. Pero en el caso de los parásitos internos es más difícil de detectar, es por eso que si notas que tu hijuelo tiene inflamada la barriga, tiene diarrea, vómitos, pérdida de peso, o decaimiento, debes sufrir inmediatamente a tu mascota a su veterinario.