Lo que debes saber sobre la insuficiencia renal en gatos mayores

Todo lo que siempre quisiste conocer sobre Lo que debes conocer sobre la insuficiencia renal en gatos mayores con toda la info actualizada. Estas en Vigor – –

La insuficiencia renal en gatos es una enfermedad progresiva y silenciosa que afecta a uno de cada tres mininos mayores de 10 primaveras, y a más de la medio de los que sobrepasan los 15. Asimismo conocida como decreto renal, provoca un maltrato progresivo de los riñones que suele manifestarse cuando el daño ya es irreversible.

Un enemigo silencioso que acecha a mininos mayores

Como en toda enfermedad silenciosa, los signos son inespecíficos. Y, lamentablemente, cuando aparecen señales relativamente más claras, el maltrato de la función renal ya suele ser preocupante. Para ese momento está afectado el 75% del riñón.

Frente a este panorama, la única opción para detectar a tiempo la insuficiencia renal en gatos es realizarle al animal estudio periódicos de casta y de orina a partir de los 8 primaveras.

De esta guisa, pueden obtenerse mejores resultados en cuanto a la calidad y a la expectativa de vida del minino.

La insuficiencia renal es una enfermedad global en gatos mayores de 10 primaveras. Sus señales se manifiestan cuando los riñones ya están muy afectados.

Signos tardíos e inespecíficos que indican decreto renal en los felinos domésticos

Si proporcionadamente las señales de insuficiencia renal en gatos pueden ocurrir desapercibidas, o confundirse con las de otras enfermedades, consulta al veterinario si tu mascota:

  • Presenta una progresiva disminución de peso
  • Pierde el apetito
  • Bebe más agua de la habitual
  • Orina mucho
  • Vomita

En las etapas finales de la enfermedad, el animalito se muestra letárgico.

Tratamiento para un minino con enfermedad renal

Un aumento de urea y de creatinina en casta y una víctima densidad de orina son los indicadores de decreto renal. Pero si esta insuficiencia no es detectada a tiempo, lo más seguro es que el felino deba ser hospitalizado para ser rehidratado.

Luego tendrá que seguir una dieta específica, con proteínas de ingreso calidad y una reducción del fósforo y la sal. De todas formas, es probable que el animalito no acepte la nueva comida. En estos casos, es preferible que ingiera algún alimento que sea de su cordialidad antiguamente de que no coma mínimo. O se puede apelar al uso de alguna sustancia que actúe como saborizante para que se entusiasme y recobre el apetito.

Asimismo el veterinario debería indicar un suplemento que contenga:

¿Por qué la insuficiencia renal en gatos no presenta señales tempranas?

Los riñones están compuestos por gran cantidad de tubos diminutos denominados nefronas, que son los encargados de filtrar y de reabsorber los líquidos. Un felino pipiolo y sano posee gran cantidad de nefronas. Por eso es que algunas se almacenan.

Cuando se produce el daño renal, algunas nefronas dejan de funcionar. En ese momento entran en argumento las que habían sido almacenadas y ya no queda ninguna de reserva.

Entonces, a medida que el decreto de los riñones avanza, y sin nefronas de respaldo, comienzan a hacerse evidentes los primeros signos de la insuficiencia. El sistema de “reserva de nefronas” es el que enmascara las señales de la enfermedad hasta que el daño es efectivamente importante.

Causas del decreto renal en los mininos

¿Pero qué hace que los riñones del felino ya no puedan filtrar y eliminar los productos de desecho de la casta de forma adecuada?

Lamentablemente, en la mayoría de los casos no se logra establecer el motivo específico de la enfermedad renal. Las biopsias suelen mostrar una gran cantidad de tejido fibroso que reemplaza al tejido natural, hecho que se da igualmente en otras enfermedades.

De todas formas, algunas causas pueden ser:

Insuficiencia renal en gatos, una enfermedad que debe ser detectada a tiempo

Aunque se trate de una enfermedad irreversible, el minino podrá convivir con su insuficiencia renal si la enfermedad fue detectada de forma precoz y recibe los cuidados necesarios.

Pero si el diagnosis es tardío, aunque no todos los animales reaccionan de la misma forma al tratamiento, el pronóstico no suele ser propicio.

Por eso, pese a los esfuerzos que se hagan por mantenerlo ponderado y darle calidad de vida, es probable que la sanidad del felino continúe deteriorándose y muera en poco tiempo.