Las alteraciones del estado de ánimo de nuestros perros

Todo lo que siempre quisiste aprender sobre Las alteraciones del estado de actitud de nuestros perros con toda la info actualizada. Estas en Salubridad – –

Quienes amamos a los animales siempre quisiéramos ver a nuestras mascotas felices, jugando y reclamándonos mimos. Pero a veces pueden volverse malhumoradas o estar tristes, apáticas y hasta deprimidas. Conocer los distintos motivos que provocan alteraciones en el estado de actitud de nuestros perros es el primer paso para intentar encontrar una opción a este tema. Te contamos algunos detalles al respecto.

Conoce las principales causas que alteran el actitud de nuestros perros

Cuando el buen actitud de nuestros perros desaparece, se impone averiguar la causa para así poder encontrar la opción adecuada. Entre los motivos por los que un can puede sufrir alteraciones en su estado de actitud podemos señalar:

  • Está cursando una enfermedad que le provoca dolor.
  • Se está haciendo antiguo y sus ganas y su paciencia ya no son las mismas.
  • Se produjo algún cambio en el entorno acostumbrado (nacimientos, muertes, separaciones, etc.).
  • No recibió una educación adecuada.

En estos casos, personarse al veterinario para que  nos ayude a tratar de encontrar los motivos del cambio del estado de actitud de nuestros perros siempre es una buena opción. No dudes en consultarlo.

Dolores, cambios en la rutina y envejecimiento son las principales causas que pueden alterar el estado de actitud de nuestros perros. Ojear los motivos que provocan estos cambios es el primer paso para intentar encontrar una opción.

Problemas de sanidad que afectan el actitud de los peludos

Un perro con dolores agudos puede venir a ser agresivo con otros animales y hasta con sus propietarios.

Pero como el peludo no puede expresarnos con palabras que se siente mal, a veces resulta difícil aprender qué le está pasando en verdad. Por eso debes observarlo con detenimiento para poder detectar qué le está provocando este sufrimiento.

Por lo genérico, los dolores que provocan el mal índole de los canes son de origen músculo esquelético, aunque incluso pueden estar localizados en la cavidad labial o el audición.

Otras enfermedades que pueden provocar cambios en el estado de actitud de los canes

Pero la serie de problemas de sanidad que pueden alterar a los peludos es larga. Toma nota:

  • Malestar genérico
  • Fiebre
  • Dificultad respiratoria
  • Trastornos de vejiga
  • Inconvenientes de visión, generalmente provocados por cataratas
  • Traumatismos en el cráneo
  • Tumores o infartos cerebrales
  • Hidrocefalia (en cachorros)
  • Hipotiroidismo
  • Epilepsia psicomotora
  • Lapsus mental
  • Intoxicaciones (con plomo)
  • Encefalopatías metabólicas
  • Lisencefalia
  • Eenfermedades víricas que afecten el sistema nervioso central

Los cambios en la rutina incluso alteran el actitud de los perros

Los cambios en el hogar pueden desencadenar estrés en los canes. Por ejemplo, la pérdida de un ser querido, la arribada de un nuevo miembro a la tribu o mudanzas o alteraciones en la rutina que hacen que un animal comience a producirse demasiadas horas solo o que ya no le prestemos la misma atención que antiguamente.

Todos son motivos suficientes para alterar el estado de actitud de nuestros perros, llegando a presentar, en algunos casos, conductas estereotipadas. Nos referimos a esos comportamientos repetitivos a los que no podemos atribuir una función reconocible. Por ejemplo:

  • Persiguen su cola e incluso se la muerden.
  • Rastrean sombras.
  • Cazan insectos inexistentes.
  • Ladran excesivamente sin un motivo patente.
  • Atacan sus cuencos de comida.
  • Se lamen o muerden compulsivamente ciertas partes del cuerpo, sobre todo las patas.

Cambios en el actitud de los peludos en los dos extremos de la vida

Cuando los perros empiezan a hacerse viejos, al igual que nosotros, van perdiendo fuerzas y sus cuerpos no argumenta como antiguamente. Por tales motivos, hay que tener paciencia y tratar de entender que a veces su actitud no es el mejor ni su predisposición es la misma de antiguamente.

Sseguramente ya no ven ni escuchan proporcionadamente, les duelen los huesos y, en vez de desafiar con nosotros, prefieren seguir durmiendo. Pero incluso pueden estar comenzando a sufrir algún tipo de disfunción cognitiva que altere su comportamiento. El veterinario sabrá recomendarte cómo proceder y cómo mitigar la situación en estos casos.

En el otro extremo, los cachorros que están siendo educados pueden ponerse gruñones y caprichosos delante ciertas “prohibiciones” y “correcciones”. Aquí incluso se impone la paciencia para hacerles entender con cariño y persistencia, nunca con castigos, cuáles son las reglas de solaz para que el buen actitud sea moneda corriente entre los miembros humanos y perrunos de la tribu.