La hipersensibilidad alimentaria en gatos

Todo lo que siempre quisiste retener sobre La hipersensibilidad alimentaria en gatos con toda la info actualizada. Estas en Vitalidad – –

Un sistema inmune natural reacciona cuando identifica una proteína extraña como las que se encuentran en el exógeno de una microbio. Este material extraño, que fomenta una reacción del sistema inmunológico, es conocido como un antígeno. El cuerpo reacciona produciendo anticuerpos que atacan a estos antígenos. Este sistema de anticuerpos y antígenos se conoce como enrevesado inmune.

Ahora aceptablemente, un sistema inmune hipersensible es aquel que sobrerreacciona a determinados estímulos. Esta hipersensibilidad reacciona produciendo gran cantidad de anticuerpos que comienzan, incluso, a atacar células sanas. Esto tiene que ver con alergias y predisposiciones genéticas. A continuación, conoce algunos tipos de la hipersensibilidad alimentaria en gatos.

Hipersensibilidad tipo I o inmediata

En la hipersensibilidad inmediata la reacción del sistema inmune es inmediata y muy severa. Los síntomas son causados por la sobrerreacción de las células que desprenden una gran cantidad de histamina y otros químicos. Este tipo de reacción ocurre cuando un animal es alérgico a determinados factores, como los humanos lo somos a un piquete de abeja o a la penicilina. Esto es conocido como anafilaxia (reacción alérgica moribundo en todo el cuerpo). Incluso suele suceder con sustancias inhaladas como el polen, alergias a picaduras de pulgas u otros antígenos que producen síntomas alérgicos  tras pocos minutos de ser expuestos. La urticaria es un ejemplo de una hipersensibilidad inmediata.

Hipersensibilidad tipo II o de anticuerpos mediatos

Estas hipersensibilidades ocurren cuando el cuerpo produce anticuerpos a proteínas en sus propias células. Esto igualmente es conocido como una reacción autoinmune. En la anemia hemolítica autoinmune el cuerpo produce anticuerpos contra sus propias células rojas de la linaje, destruyéndolas y apareciendo, cla anemia. Las reacciones a las transfusiones o a órganos trasplantados son igualmente ejemplos de este tipo de reacciones.

Hipersensibilidad tipo III o enrevesado inmune mediato

La reacción exagerada del sistema inmune en la hipersensibilidad tipo III provoca que un gran número de complejos inmunes se formen en el cuerpo y se alojen en ciertos órganos. Un ejemplo de esto es un tipo de enfermedad renal emplazamiento glomerulonefritis, que sucede cuando estos compuestos llegan a los riñones y bloquean su astucia de apañar la linaje. El lupus eritematoso y la artritis reumatoide son otros ejemplos de este tipo de hipersensibilidad.

Hipersensibilidad tipo IV o retrasada

La hipersensibilidad retrasada ocurre más de 24 horas posteriormente de que tu mascota haya sido expuesta al antígeno. La dermatitis de contacto alérgica es un ejemplo de esta alergia. Este es el tipo de reacción que ocurre en animales cuando han estado en contacto con sustancias, químicos o metales pesados.

La hipersensibilidad y la genética

Todos los casos de alergias, así sean leves o severas, tienen origen hereditario. Si tu minino se ha vuelto alérgico a determinadas vacunas, fármacos, alimentos, pólenes o piquetes de parásitos es porque en su material hereditario estaba preprogramado para que su sistema inmune fuera capaz de formular una respuesta alérgica. La sustancia en sí no es la causante de la reacción alérgica, sino que es poco que se transmite genéticamente de padres a hijos.

Estas reacciones pueden darse en los alimentos. Si en algún momento notas que tu minino tiene reacciones alérgicas alrededor de determinados productos, acude a su veterinario y lleva el alimento. Es posible que se hagan estudios a tu mascota para determinar cuál de las sustancias en su alimento es la que le está causando la reacción alérgica. Una vez identificada, es muy probable que debas eliminarla de la dieta de tu minino, pues puede causar reacciones cada vez más graves que incluso pueden poner en peligro la vida de tu mascota.

Las reacciones las puedes ver en su piel, en su forma de respirar e incluso en su talante tras acontecer consumido la sustancia. Lo cierto es que muy probablemente tu minino deje de comerlo en el momento de sentirse incómodo, pues su instinto de supervivencia le indicará que no debe seguir comiendo. Así que si, de pronto, tu minino deja de manducar su alimento privilegiado, pon atención a sus reacciones: puede ser que estés en presencia de un periodo de hipersensibilidad alimentaria en tu mascota. Deberás representar rápidamente, pero siempre de guisa tranquila. Recuerda que tu pequeño amigo percibe tus emociones así que proxenetismo de no ponerlo nervioso, pues puede producir una reacción en prisión en caso de segregar más anticuerpos oportuno a la adrenalina en su linaje.