Kinessa Johnson, la defensora de los animales

Todo lo que siempre quisiste retener sobre Kinessa Johnson, la defensora de los animales con toda la info actualizada. Estas en Contemporaneidad – Noticiero-

Kinessa Johnson es una de las mujeres más conocidas del planeta por ser una veterana reconocida del ejército estadounidense, una profesión no muy global entre las féminas.

Ha prestado servicio marcial en lugares tan peligrosos y extremos como Afganistán. ¿Quién dice que galantear a los animales es un signo de amor?

Cuando Kinessa Johnson terminó su servicio marcial, su instinto por terminar con los malos seguía presente, por lo que tuvo que pensar de qué formas podría seguir haciéndolo.

Se le ocurrió unir sus dos pasiones: contender contra el mal y su amor por los animales.

Se une a VETPAW

VETPAW son las siglas en inglés que corresponden a Veterans Empowered to Protect African Wildlife («Veteranos autorizados para cuidar la vida salvaje africana»). Esta estructura sin humor de rendimiento está ubicada en África y se encarga de entrenar a los guardaparques para que capturen a los cazadores ilegales de la zona.

Desgraciadamente en África hay muchos animales exóticos y codiciados por su piel, su marfil u otras características que muchos ambiciosos quieren explotar. VETPAW se encarga de pararle los pies a estos despiadados.

Algunos han llegado a golpear a Kinessa Johnson «cazadora de cazadores».

«Nuestra intención no es dañar a nadie, pero sí vamos a proteger a los animales. Así que, aunque los guardaparques están entrenados para detener a los cazadores ilegales, además están autorizados a disparar a todo aquel que represente una amenaza. Todo el que permanece en el parque con un arma y se resiste a irse por las buenas, es considerado como tal», dice Kinessa Johnson.

«No obstante—continúa—nuestra punto es evitar que los guardaparques disparen sin ningún motivo y sin sobrevenir intentado nulo antaño. Por eso nuestro entrenamiento incluye movimientos estratégicos y métodos de prevención»

Kinessa Johnson se unió a esta estructura en noviembre del año pasado pero, ¿por qué se decidió la exmilitar precisamente por esa estructura?

¿Por qué VETPAW?

El dominio de los cazadores ilegales en África es efectivamente extenso. Según los datos disponibles, el rinoceronte desventurado ha disminuido desde 1960 en un 97,6%. Los elefantes han pasado de de 1,2 millones a 400 000 ejemplares; al punto que quedan 2 000 cebras de Grévy; hay menos de 900 gorilas de montaña y no existen leones en, al menos, 7 países africanos. ¡Cifras desgarradoras!

Sin duda, Kinessa Johnson examinó muy acertadamente sus opciones y se decantó por una de las organizaciones sin humor de rendimiento que defiende los derechos de los animales más necesitada.

Criticada por todos

No obstante, su pasado sangriento no la dejó sin pasarle estructura. Han sido muchos los comentarios negativos sobre sus intenciones en este nuevo esquema.

Corrieron rumores de que Kinessa Johnson tiene un temperamento muy agresivo, tanto que amenazó con volarle los sesos al dentista que mató al valiente Cecil en Zimbabwe. Aunque ella desmintió el rumor, la cosa se viralizó y trascendió hasta el punto de que le hackearon su cuenta de Facebook haciéndole de menos por ser mujer.

El director de Survival dijo que hay tribus en África que cazan por supervivencia y que, siendo militares, ellos no van a distinguir y que dispararán sin piedad, por lo que se crearía un militarismo en zonas de conservación que privaría de la vida a personas inocentes.

Kinessa Johnson no pudo quedarse callada en presencia de ese comentario, por lo que rápidamente respondió: «Si un animal es capaz de diferenciar entre un guardaparques y un cazador, ¡cuánto más lo vamos a retener hacer nosotros! Por amparo, no subestimen nuestro trabajo ni mucho menos insulten a nuestra inteligencia».

Sin importar qué digan sobre Kinessa Johnson, ella está totalmente determinada a defender a los animales y permitir que subsistan muchas de las especies que hoy están en peligro de agonía.

Sin duda, conocer personas como Kinessa Johnson nos hace pensar que aún puede sobrevenir esperanza para la raza humana, que no todo está perdido, que aún hay buenas personas dispuestas a cuidar de nuestros compañeros de hogar: los animales.

Imagen cortesía de Allison Mickel.