Información sobre los cachorros: el proceso de la dentición canina

Todo lo que siempre quisiste memorizar sobre Información sobre los cachorros: el proceso de la dentición canina con toda la info actualizada. Estas en Razas – Perros-

La dentición canina es un proceso que puede resultar amargo, e incluso doloroso. Al igual que los humanos, los cachorros nacen sin dientes. En los primeras semanas de vida comienzan a crecer sus dientes de látex y, meses más tarde, emergen los definitivos.

Es en este período de muda cuando tu perrito mordisqueará todo lo que encuentre a su paso para calmar la inflamación de sus encías.

Algunos datos sobre la dentición canina

Los primeros dientes de látex de tu hijo empiezan a salir a las dos o tres semanas de su comienzo. Entre incisivos, caninos y premolares, completará un total de 28 piezas a la sexta u octava semana.

Ten en cuenta que los cachorros no tienen molares en esta etapa auténtico. Le saldrán directamente los definitivos.

Entre los 4 y los 7 meses, el perrito perderá los dientecitos temporales y comenzarán a salirle los nuevos, hasta completar un total de 42 piezas. Todo el proceso suele completarse cuando tu mascota se acerca a cumplir su primer año.

¿Qué puede ocurrir durante el proceso de dentición?

Autor: ccrv

Por otra parte del aumento del mordisqueo, hay otras señales que indican que tu hijo está cambiando sus dientes.

Sangría de encías

No te asustes si ves un poco de parentesco. Es absolutamente regular. El mismo mordisqueo puede conceder que se termine de soltar un dientecito flojo y se produzca un leve sangría.

Mordidas

En su falta de apropiarse todo a la boca para intentar calmar su molestia o su dolor, puede que el perrito pase de mordisquear a morder.  Lo importante es que no te muerda a ti o algún miembro de la comunidad.

Es aquí donde debes imponerte como caudillo de su manada y hacerle memorizar que no debe hacer eso con la concurrencia.

Gemidos, apatía, diarrea

Son todas formas de manifestar lo doloroso que es el trance de la dentición canina. Si los signos persisten o se tornan más graves,  sobre todo en el caso de la diarrea, llévalo al veterinario.

Y no te alarmes si no encuentras ningún diente de látex de tu hijo. Es probable y regular que se los traguen.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo?

Ya te has cedido cuenta de que tu pequeño no puede dejar de mordisquear. Destrozó sus juguetes preferidos y la emprenderá con cualquier cosa que encuentre a su paso: zapatos, patas de mueble, ropa…

Es sumamente importante entonces que le des más objetos para morder. Pero no cualquier objeto. Lo más recomendable es que le facilites juguetes específicos para esta etapa que está atravesando.

Consulta al veterinario sobre las mejores opciones.

Ten en cuenta lo futuro:

  • Quita de su difusión todo lo que puede conmover a romper y tú quieres preservar.
  • Si el animalito va a concluir solo en la casa por un rato, déjalo en compañía de gran cantidad de juguetes.
  • Si lo notas muy amargo o dolorido, aplícale un poco de hielo en las encías.
  • Hazle paletas heladas con alguna comida de su contento, congelada en un recipiente con agua. Así, mientras intenta conmover al alimento, se aliviará su inflamación.
  • Es probable que pueda crecer el diente nuevo sin que se haya caído el de látex. Si la situación no se resuelve en unos días, el dientecito deberá ser extraído por un profesional antiguamente de que pueda dañar al diente definitivo.
  • Pasa más tiempo con tu perrito y préstale mucha atención. Si está ocupado jugando o se relaja recibiendo caricias, seguramente se olvidará por un rato de lo amargo y dolorido que está.
  • No lo castigues si rompe algún objeto de tu interés.

Cachorritos con dientes sanos y fuertes

La vigor dental de tu perro no debe ser descuidada en ningún período de su vida.

  • Es de suma importancia que, mientras se completa su dentición, el veterinario vigile que todo marcha proporcionadamente.
  • Acostumbra a tu hijo a dejarse manipular la dentadura. Así podrás controlarla adecuadamente y comenzar a cepillarle los dientes de forma regular.
  • Procura darle alimentos que reduzcan la acumulación de placa y la formación de sarro.

Si recuerdas lo amargo que fue para ti cambiar los dientes, seguramente entenderás a tu hijo y podrás hacerle más tolerable el trance. Tenle mucha paciencia, que al final del proceso lucirá una hermosa dentadura.