Grifón de Bruselas, pequeño pero con carácter

Todo lo que siempre quisiste aprender sobre Grifón de Bruselas, pequeño pero con carácter con toda la info actualizada. Estas en Razas – Perros-

Esta raza pertenece al género de los perros miniatura. Por otro  banda, su nombre se debe a que se originó en la caudal de Bélgica. En el subsiguiente artículo te contamos todo sobre el Grifón de Bruselas, con su hermosa cara chata y su habitante magnate en proporción al cuerpo.

Orígenes y características del Grifón de Bruselas

Su nombre “oficial” es Griffon Bruxellois. Como hemos comentado, tiene su origen en la caudal de Bélgica, al igual que otras dos razas: el Grifón Belga y el Petit Brabancon (pequeño brabantino). Los tres tienen antepasados en global. Es más, en muchos casos, se los confunde como si fuesen de la misma raza. Las únicas diferencias entre si son el color de su pelaje.

El Grifón de Bruselas se encargaba en el pasado de cazar ratas. Asimismo, a pesar de su pequeño tamaño, de cuidar las casas. Este perro de compañía siempre perteneció a la elite belga conveniente a su coste y su valoración.

La popularidad del Grifón de Bruselas creció rápidamente en el país y en Europa. Sucedió a posteriori de que la Reina María Enriqueta comenzara a incursionar en la cría y tenencia de varios ejemplares de la raza. Durante todo el siglo XIX, se cruzó con dos razas extranjeras: King Charles Spaniel y Carlino.

Las dos Guerras Mundiales que azotaron el continente casi llevan a la agonía del Grifón de Bruselas. La buena nueva es que muchos criadores ingleses pudieron rescatar la raza (aunque nunca más volvieron a tener la misma popularidad que antiguamente).

En la contemporaneidad, el Grifón de Bruselas se elige como perro de compañía en las ciudades, conveniente a su pequeño tamaño.

En cuanto a su aspecto, se manejo de un animal pequeño, de cuerpo rechoncho, orejas pequeñas, cejas pobladas y posaderas corta. El pelo es de color rubio rojizo, ondulado y duro. Pueden pesar entre 3,5 y 4,5 kg. La valor oscila entre los 18 y los 20 cm.

Sus fanales grandes, su napias ancha y con amplios orificios, y el mentón prominente, son algunas de las características físicas principales del Grifón de Bruselas. Este perro tiene movimientos elegantes, robustez al enredar y un perfil casi cuadrado.

Carácter y comportamiento del Grifón de Bruselas

En universal, se manejo de un perro activo, fuerte y alerta, que se apega mucho a una sola persona (y la acompaña todo el tiempo). Algunos ejemplares pueden ser poco nerviosos y sufrir ansiedad cuando se quedan solos. El Grifón de Bruselas es cálido, juguetón, y poco achicopalado cuando no conoce a las personas.

Puede ser un poco difícil que socialice con otros perros. De hecho, no se lleva adecuadamente con dueños que los quieren dominar. Sin bloqueo, la secreto está en entrenarle desde cría para que no haya problemas con nadie.

Encima, el Grifón de Bruselas es de personalidad válido. Así pues, no es recomendado para personas que no puedan dedicarle mucha atención a las mascotas (o para los que tienen por primera vez un perro), ya que requiere estar a su banda todo el tiempo. Siquiera se aconseja si se pasan muchas horas fuera de casa o si se tiene niños, porque puede reaccionar mal delante los movimientos repentinos o los ruidos. A menos que los pequeños no lo traten como “un muñeco”, no es buena idea tolerar a casa un Grifón de Bruselas.

Vitalidad del Grifón de Bruselas

Si adecuadamente es de tamaño pequeño y se adapta a la vida interior de un suelo, en la ciudad es fundamental llevarlo a pasear por un parque o un sitio espacioso. Necesita jugar, pasar y hacer control físico casi a diario. De lo contrario, podría tener el túnica de romper muebles u objetos en casa.

El Grifón de Bruselas no padece problemas de vigor específicos a la raza. Es fundamental prestar atención cuidado y cumplir con la higiene periódica de los fanales. Al ser saltones, son más propensos a lesiones.

Por zaguero, no olvides cepillarle el pelo dos a tres veces por semana. Retira el pelo muerto cada tres meses.