Enseña a tu perro a morder sus juguetes y no tus cosas

Todo lo que siempre quisiste aprender sobre Enseña a tu perro a morder sus juguetes y no tus cosas con toda la info actualizada. Estas en Educación – Niveles de adiestramiento-Educación básica

Llegas a casa, saludas a tu can, ¡él siempre está tan contento de verte! Vas cerca de la sala a soltar tu bolsa y él te sigue, te diriges a la habitación y te sigue, cuando… ¡no! Ha destrozado tu almohada y tus zapatos más caros. Gritas su nombre, y curiosamente, ya no está por ningún costado, dejó de seguirte. ¡Qué manía tiene de morder todo!

Esta es una suceso típica de todos aquellos que hemos criado una mascota. Es poco que no se puede entender, pues hemos raído decenas de euros en comprarle juguetes para que juegue y se divierta, pero a él parece no importarle, siempre prefiere nuestras cosas.

Cuando los perros son adultos puede que vayan perdiendo esta costumbre y sean más tranquilos, convirtiéndose en el guardián de la casa en superficie de en el destrozón. No obstante, para que esto llegue a suceder es esencial educarlos de la guisa correcta para que empiecen a morder sus juguetes y no nuestras cosas. La pregunta es: ¿cómo hacerlo?

Cómo educar al perro para que deje de morder mis cosas

Para entender esto, veamos varias causas por las que nuestro perro muerde nuestras cosas y cuál es la mejor alternativa para cada una.

Ansiedad

La ansiedad es uno de los factores comunes que llevan a los perros a morder todo, sin importar que sea suyo o no. Esta ansiedad es generada por el aburrimiento, la soledad, hiperactividad o yerro de adiestramiento. Cada causa puede llevarnos a una alternativa diferente.

Si el animal sufre de hiperactividad lo mejor es llevarlo al veterinario el cual te indicará las pautas a seguir.

El aburrimiento puede ser causado porque quizá no le hagas mucho caso cuando llegas del trabajo, poco que él estaba deseando desde que te fuiste. Dedica tiempo a tu animal, hazlo sentirse querido.

La soledad se genera cuando el animal pasa muchas horas solo. Intenta dejarlo aunque sea parte del tiempo que tienes que estar fuera con algún o, como opción, adopta otra mascota.

La yerro de adiestramiento crea una acumulación de energía en tu can que lo lleva a destrozar cosas. Si quieres que deje de hacerlo, haz que corra, salte y juegue al mayor para cansarse.

Hijuelo

Los cachorros son los más destrozones por dos motivos: morder es su forma de investigar el nuevo círculo que les rodea y porque sus encías se están formando y esta es la forma de calmar su dolor.

Posibilidad: cómprale juguetes conforme a su antigüedad y que no dañen sus encías. Pregunta a tu veterinario, seguro que puede aconsejarte algunos. Si tienen sonido, le encantarán y ya no querrá desafiar con otras cosas.

Otra alternativa, trillado que investigar el círculo que lo rodea es poco que no se podrá evitar, es que cierres todas las puertas en las que no quieres que entre y que intentes no dejar ausencia a su mano que pueda destrozar.

Juguetes

Desde que es muy pequeño acostúmbrate a darle sus propios juguetes siempre de conforme a su antigüedad y tamaño. Si le das alguna de tus cosas por viejas que sean, el animal creerá que puede coger todo lo que es tuyo para morderlo.

Vigílalo

Vigila a tu animal mientras esté en casa y cuando lo veas morder poco que no debe dile un firme «NO», apártalo del objeto y dale un trebejo. Con paciencia y constancia el animal pronto entenderá que para morder están los juguetes y no el resto de las cosas.

Paseos largos

Antaño de irte a trabajar da paseos largos a tu perro. Suéltalo en algún superficie que esté permitido y déjalo valer hasta que gaste toda esa energía acumulada. Cuando llegue a casa estará cansado y es posible que se pase la decano parte del tiempo que no estés en casa durmiendo. Esto requerirá un sacrificio por tu parte, pues tendrás que levantarte más temprano, pero merecerá la pena.

Aun así, si a posteriori de hacer todos los esfuerzos tu perro siendo adulto sigue mordiendo tus cosas, llévalo al veterinario, pues podría tener algún tipo de comportamiento compulsivo que puede ser tratado.