El parto de la gata: 6 síntomas de peligro

Todo cuanto siempre y en toda circunstancia deseaste saber sobre El parto de la gata: seis síntomas de riesgo con toda la info actualizada. Estas en Salud – –

Varios pueden ser losproblemas y síntomas de peligro en el parto de la gata: fiebre, hemorragias, complejidad o bien imposibilidad de que los cachorros atraviesen el canal uterino, etc.

Las gatas, en general, dan a luz a sus cachorros sin dificultades que pongan bajo riesgo su vida o bien la de sus pequeños retoños. Sin embargo, es esencial reconocer lossíntomas que deben alertar de que algo anormal ocurre. Lo más habitual es el tamaño del cachorro. En ciertos casos, como con las gatas persas, tienen más contrariedades en el instante de alumbrar debido al volumen de la cabeza de sus crías.

Distocia en el parto de la gata

Se llama distocia a ladificultad o bien imposibilidad de los cachorros para atravesar el canal de parto de la gata, que supone la causa más frecuente de dificultades en el nacimiento de las camadas de felinos. El tamaño de las crías acostumbra a ser la razón más frecuente de este género de inconvenientes.

Motivos y dificultades para asistir a la clínica veterinaria

En diferentes casos con la gata parturienta va a ser recomendable asistir al veterinario:

  • Interrupción del nacimiento de los cachorros

Cada gata tiene a sus cachorros con intervalos diferentes y a su ritmo. De exactamente la misma forma que hay hembras que pueden alumbrar la primera cría y después tardar 2 horas en expulsar al siguiente cachorro, hay otras que van pariendo a las crías de forma sucesiva, una tras otra.

Hay que tener en consideración que un parón a lo largo del parto de más de 4 horas, entre el nacimiento de un cachorro y de otro, es una clara señal de que existe algún problema.

Los casos en que una gata no puede expulsar a sus cachorros por el canal uterino son excepcionales, mas cuando ocurren probablemente la hembra necesite una cesárea o bien ayuda por la parte del veterinario para extraer a las crías.

  • Aparición de líquido de color obscuro en el parto de la gata

Cuando brota, tras el parto, unlíquido de color cobrizo con un fragancia putrefacto, es un claro indicativo de que puede existiruna infección en el útero o bien que ha quedado algún cachorro muerto dentro de la cavidad uterina.

La visita al veterinario es obligada en estos casos, especialmente cuando la cantidad de flujo no reduce conforme pasan los días y continúa su aspecto desapacible.

  • Fiebre de la gata a lo largo del parto

Cuando una hembra felina tiene fiebre a lo largo de el parto de sus cachorros, puede sufrir algún género de infección, y hay que preguntar al veterinario. Si el nacimiento de los gatos se extiende en el tiempo, el canal del parto quedará expuesto, tal y como si de una herida abierta se tratase, a infecciones que provocarán fiebre. Asimismo cuando se produce un aborto espontáneo de cachorros puede provocarse una infección en el útero de la hembra.

  • La actitud de la madre

El comportamiento de la gata a lo largo del parto es un signo que apunta si el nacimiento de las crías va por buen camino. Si el animal está inactivo, decaído o bien aun adormecido, puede ser una señal de que está enferma, o de que tiene algún género de enfermedad por inconvenientes como una hemorragia interna o bien aun que está agotada, con lo que precisará ayuda para traer al planeta a su camada.

  • Hemorragias a lo largo del parto

Durante el partolas gatas echan un líquido placentario, de la misma manera que lo hacen todas y cada una de las hembras mamíferas. Sin embargo, si este líquido se transforma en sangre rebosante, con un color intenso y espeso, hay que asistir al veterinario: puede ser síntoma de inconvenientes como una ruptura de útero.

  • Ecografía

Es positivo efectuar una ecografía a la gata encinta para conocer el número de cachorros que aloja en su útero y eludir que quede alguno fallecido sin nacer.

 Un animal sano

Una gata que llega al parto sana y con un peso conveniente es propensa a tener una camada en buen estado y un proceso sin inconvenientes. El exceso de grasa aportará contrariedades para  la salida fluida de las crías por el canal uterino de la hembra, con lo que conviene que la hembra no tenga sobrepeso en el instante en que se quede preñada, a lo largo de la gestación ni con el nacimiento de sus hijos.