El gato azul ruso

Todo lo que siempre quisiste retener sobre El pícaro celeste ruso con toda la info actualizada. Estas en Razas – Gatos-

De las mascotas más famosas y admiradas en buena parte del mundo, el pícaro celeste ruso enamora. Se debe tanto por su increíble belleza física, y como por su personalidad encantadora.

Los orígenes del pícaro celeste ruso

Oriundo de las Islas Arcángel, al ideal de Rusia (razón por la que incluso se le conoce como Felino Arcángel o Arcángel Azur), sus orígenes no están del todo claros. De forma coincidente, los especialistas e investigadores en la materia consideran que es una de las razas naturales más antiguas de las que se tenga conocimiento.

En presencia de la desliz de documentación, mucho de lo que se dice de este felino domesticado pertenece, en buena medida, al campo de la imaginación. En cualquier caso, no existen medios para probarlo.

Hay quien sostiene que desciende de los gatos que servían de compañía a los antiguos zares rusos. Otros afirman que, durante un tiempo, fueron cazados indiscriminadamente, con el objeto de utilizar su llamativa y sedosa piel para adornar las mangas y los cuellos de chaquetas.

De lo único que se tiene absoluta certeza, es que salió por primera vez de Rusia en la decenio de 1860, en barcos de mercaderes que lo llevaron hasta Inglaterra, donde fue rápidamente acogido por la aristocracia. De esta forma se convertiría en uno de los ejemplares más reputados en los concursos de belleza gatuna.

Características generales

El pícaro celeste ruso se diferencia del resto de las razas por su pelaje único. Es de color sombrío azulado, con reflejos levemente plateados; corto, fino y sutilmente pegado al cuerpo.

Aunque no muy comunes, incluso hay algunos ejemplares con el pelo un poco más dilatado. Posee una doble capa, lo cual le confiere una textura distinto, muy agradable al tacto al momento de acariciarlo.

Otro punto distintivo son sus grandes luceros verdes con forma almendrada. Su cara presenta rasgos perfectamente equilibrados. Tiene un tamaño ideal, con hocico corto y bigotes prominentes. Su boca se levanta levemente en las esquinas, lo que les permite relumbrar siempre una sonrisa. Las orejas son largas y con extremos puntiagudos.

Es un pícaro de tamaño mediano. Los machos pesan entre 3,5 y 5 Kg., mientras que las hembras van de 2,5 a 4 Kg.

La conformación de su exoesqueleto está estructurada con huesos finos, pero robustos y fuertes.

El pícaro celeste ruso como mascota

La personalidad dulce, amable, y cariñosa, por otra parte de un suspensión nivel de inteligencia, son otras de las razones de su inmensa popularidad. Si los dueños de estas “criaturitas” disfrutan enormemente acariciándoles el pelo, ellos se dejan hacer con todo placer.

Son juguetones. Encima, comparten sin viejo inconveniente sus espacios con niños, con otros gatos domésticos y hasta con perros. Como la mayoría de los felinos que hacen vida accesible, suelen mostrarse tímidos y reservados en presencia de la presencia de personas extrañas.

Aprenden rápido las reglas de convivencia. Son sumamente expresivos, devotos y leales a su orden accesible.

Otra característica en la personalidad de estos mininos, es que, aunque disfrutan de la constante compañía de sus humanos, pueden ocurrir sin sobresaltos largos momentos de soledad.

Hay dos cosas que el pícaro celeste no tolera: los cambios en la rutina y la desliz de higiene.

Estos felinos son de costumbres cerradas. Necesitan ingerir siempre a la misma hora, al igual que explorar su casa y los alrededores. Cualquier variación a su itinerario diario los altera, les genera angustia y mal humor. Pero los cambios que difícilmente toleran son las mudanzas, por lo que esta raza no es apta para cambios. Es el caso de personas que por sus responsabilidades laborales deban mudarse constantemente de un motivo a otro.

Con respecto al aseo y la higiene, son quisquillosos como ninguna otra raza con la agilidad de su caja de arena. Pedirán a sus dueños cambios diarios. De lo contrario, y a modo de protesta, comenzarán a orinar y dejar sus excrementos al costado del arenero.

Vigor y cuidados

Oportuno a su carácter “natural” (no nacido de ningún cruce), el pícaro celeste es de las razas más saludables que existe. No existe ningún problema hereditario conocido o alguna propensión para el ampliación de enfermedades.

De hecho, su expectativa de vida es, comparativamente hablando, congruo entrada, traspasando la barrera de los 15 abriles sin mayores dificultades.

De igual forma, en comparación con otras razas de gatos domésticos, muda poco pelo, por lo que no requiere ningún cuidado específico. Aquellos que quieran prolongar sus muebles ciento por ciento libertado de pelos, solo deberán cepillarlos una vez a la semana.