El dolor en los animales: conceptos que debemos conocer

Todo lo que siempre quisiste entender sobre El dolor en los animales: conceptos que debemos conocer con toda la info actualizada. Estas en Vigor – Bienestar y cuidados-

Aunque parezca una obviedad mencionarlo, los animales padecen el dolor igual que las personas. Pero, como no pueden comunicarlo de una guisa directa, a veces resulta dificultoso detectarlo.

Quizá por eso, hasta el final del siglo pasado no se empezó a tomar conciencia de su sufrimiento. Hasta entonces, se justificaron experimentos y otras crueldades, amparándose en la teoría de que no sentían dolor.

Solo tenían reflejos musculares incontrolados y respuestas nerviosas. Se ve que esa parentela nunca tuvo un astuto al que le pisó accidentalmente la rabo

A veces la ignorancia y la insensibilidad se esconden detrás de dogmas científicos que dan como verdades absolutas e incuestionables cuestiones que nunca deberían darse por cerradas.

A Dios gracias, las cosas están cambiando y hoy se considera que los animales tienen un comienzo de dolor similar al nuestro.

Cómo se manifiesta el dolor en los animales

Legado que tu mascota no puede ponerle palabras humanas a su dolor, debes prestar atención al lenguaje de su cuerpo y a los cambios en su comportamiento.

La reacción más básica, sobre todo si el dolor es agudo, suele ser la la golpe. Un animal en esta situación se siente amenazado por todo y por eso reacciona de forma violenta.

En efectividad, tú conoces a tu mascota mejor que nadie como para darte cuenta de que poco no anda correctamente. El tema es que no todas las especies se manifiestan de la misma guisa. Por ejemplo:

  • Algunos perros aúllan y gimen.
  • Los gatos presentan una tendencia a esconderse en lugares cerrados o dejarán de acicalarse.
  • Enroedores y conejos hay que prestar atención a la disminución del apetito o a la yerro de movilidad.
  • Otros signos en gatos y perros pueden ser:
  • Cambio de posturas (dorso arqueado, rabo para debajo, etc.)
  • Inspección vidriosa
  • Alteraciones en el sueño
  • Dificultad para incorporarse
  • Expresiones faciales
  • Disminución de la actividad
  • Último consumo de agua y de alimento
  • Temblores
  • Jadeos
  • Renguera

Tengamos presente que, en la naturaleza, muchos animales tratan de no mostrarse vulnerables para evitar ser presas fáciles, o para no perder autoridad internamente de su manada.

Tratamiento del dolor en mascotas y otros animales

En la presente, la mayoría de los veterinarios se rigen por el principio de parecido, que puede resumirse en que, si poco es doloroso para nosotros, además lo es para los animales. Encima, cada vez se crean más analgésicos y fármacos específicos, que pueden utilizarse para dolores puntuales o para cuidados paliativos.

En todo caso, el tratamiento del dolor en estos seres se torna fundamental para evitar pertenencias perjudiciales sobre sus organismos, entre los que destacan:

  • Predisposición a infecciones.
  • Complicaciones post-quirúrgicas.
  • Retardo en la cicatrización de heridas.
  • Pérdida de peso corporal.

Los avances y cambios en la materia han sido notables si consideramos que, hasta hace algún tiempo, en las facultades de veterinaria se enseñaba a no proporcionar analgésicos luego de operaciones, ya que de esta forma el animal se mantenía tranquilo y se evitaban así muchas complicaciones.

E incluso se pensaba que, en los primeros meses de vida, las crías no sentían dolor conveniente al escaso progreso del sistema nervioso.

Pasó mucho tiempo hasta que logró demostrarse que el registro neurológico del dolor y las vías de propagación son iguales en humanos y en animales, y que se encuentran maduras desde el comienzo.

Pero si correctamente la medicina veterinaria ha tenido grandes avances en el tratamiento para caninos y felinos, aún son casi nulas las opciones farmacológicas para animales exóticos como camaleones, iguanas o serpientes.

Por tu parte, préstale siempre mucha atención a tu mascota y, delante el reducido indicio de que poco no anda correctamente, llévala al veterinario y explícale en detalle todos los signos que detectaste.

Esto facilitará la tarea del profesional, ya que, en el ámbito del consultorio, a veces se torna difícil determinar la magnitud del dolor porque los animales se ven intimidados por el entorno extraño.

Y recuerda que no debes darle a tu mascota analgésicos de uso humano sin la debida prescripción médica, ya que, queriendo aliviar su dolor, podrías provocarle un problema decano. Una forma de demostrarle cuánto la quieres es ejecutar con responsabilidad. Tu mascota sabrá agradecértelo.

Imagen destacada cortesía de LRN =).