Cuidado con tu perro, tiene sentimientos

Todo lo que siempre quisiste aprender sobre Cuidado con tu perro, tiene sentimientos con toda la info actualizada. Estas en Razas – Perros-

No junto a la pequeño duda de que los animales tienen emociones, y las demuestran a través de su lengua corporal. Así que alcahuetería de estar más irresoluto de tus acciones y sus actitudes, ten cuidado con tu perro, tiene sentimientos.

Los perros sienten alegría a posteriori de un trabajo proporcionadamente hecho. Se sienten tristes cuando un miembro de su peña descendiente muere, todavía sienten coito por los miembros de su hogar.

Sin confiscación, es importante rememorar que las emociones de los perros son diferentes de las nuestras. Los sentimientos que los perros experimentan no están conectados a la sensibilidad que los humanos llegamos a desarrollar.

Las demostraciones de las emociones en los perros no se encuentran mediadas por parámetros sociales. Por lo tanto, se puede asegurar que las manifiestan en la guisa más pura que existe.

A continuación, les contaremos un poco sobre las emociones que tu perro puede comprobar, y cómo las manifiesta:

La risa

Posiblemente, cuando juegas con tu perro, hayas escuchado un ansia y, al observar el expresión en el rostro de tu perro, te parece que se está riendo.

A pesar de que no siempre es la situación, puede que tengas razón. Recientemente, se descubrió que cierta respiración o exhalaciones podrían ser la interpretación canina de la risa.

A posteriori de una profunda investigación de la Universidad de Sierra Nevazón, se descubrió que, durante el solaz, los perros hacen una exhalación exclusivo que es diferente de ansia frecuente. Al reproducir este sonido con otros perros, estos tuvieron una mejor disposición para retar. Igualmente se observó una reducción de los niveles de estrés de los perros de un refugio al escucharlo.

Debes tener en mente que un ansia constante, en exclusivo si el perro no ha estado muy activo, puede significar que está sufriendo un golpe de calor, padeciendo deficiencias cardiacas o respiratorias.

Vergüenza

La mayoría de los propietarios de perros están familiarizados con los signos reveladores que indican que su perro ha hecho poco que no debía mientras que han estado remotamente: la habitante devaluación, orejas en flecha, la postura encorvada y una observación triste.

Incluso, si el cuidador no se ha poliedro cuenta de inmediato de lo que el perro ha hecho mal, su lengua corporal parece apuntar a los sentimientos de fallo. Pero para los perros, la emoción es un poco menos complicada que la fallo o vergüenza humana.

Normalmente, esta clase de posturas de sumisión que muestra tu perro son el resultado de la anticipación ansiosa y el temor a una obra disciplinaria.

Puede que lo que dispare esta conducta sea una reacción tuya a un comportamiento similar en el pasado, o puede ser el cambio en tu estado de humor y tu lenguaje corporal cuando decubres sus acciones. Por lo tanto, más que una demostración de fallo, sea un intento de manipulación para tranquilizarte mostrándose sumiso.

Celos

Autor: Soggydan Benenovitch

Adecuado a la estructura social del perro, que es jerarquizada, estos tienen un sentido de la equidad frente al trato muy desarrollado. Por lo tanto, todo parece indicar que los celos en los perros se desarrollan cuando sienten que son tratados de guisa injusta.

De esta forma, un perro se sentirá celoso si observa que uno que considera en igual nivel de grado es recompensado sin merecerlo.

Sin confiscación, esta postura no es monopolio de los perros, pues se pueden observar comportamientos similares en los animales que viven en sociedades cooperativas. Aunque los celos deben cultivarse a manejarse para que no se vuelvan un problema.

Desdicha

Los perros experimentan tristeza cuando un miembro de su peña descendiente fallece, y se hace evidente mostrando signos de sufrimiento:

  • Pérdida de apetito
  • Miedo
  • Depresión
  • Acostarse demasiado
  • Acostarse demasiado poco
  • Ansiedad

Dale tiempo a tu mascota para hacer frente a la pérdida. La mayoría de los perros vuelven a la normalidad a posteriori de dos semanas, aunque para algunos puede ser un proceso derrochador, y si se descuida su vitalidad pueden llevarlos a la asesinato.

Imagen cortesía de Rubí Flórez.