Cuando un perro no quiere jugar contigo, puede ser tu culpa

Todo lo que siempre quisiste aprender sobre Cuando un perro no quiere arriesgar contigo, puede ser tu omisión con toda la info actualizada. Estas en Educación – Niveles de adiestramiento-Educación básica

Quizá este título te ha sorprendido. Pero como ya te hemos dicho muchas veces, los perros tienen sentimientos y luego, responden de forma positiva a los buenos y de forma negativa a los malos. Quizá te ha trillado en la altura de tener unas ganas locas de arriesgar con tu mascota pero tu perro no quiere arriesgar contigo. Sin duda, te preguntas por qué.

Aunque no guardan rencor, al igual que los niños, los perros igualmente responden con cariño al cariño y con indiferencia a la brusquedad. Por eso, vamos a mostrarte varias actitudes que tu perro «no te perdonará» y las cuales podrás identificar de forma clara por su posición.

Por qué tu perro no quiere arriesgar contigo

  • Sus paseos son muy cortos. Un perro no solo necesita salir a hacer «sus cositas». Igualmente, es necesario para su cuerpo y organismo un poco de control. Por otra parte, seguramente, si trabajas, el animal pasa mucho tiempo solo en casa, por lo que un poco de corriente fresco es con lo que sueña durante todo el día. Si cada día lo sacas cinco minutos y te vas corriendo a casa, como si más que un amigo fuera un estorbo, el animal lo notará. ¿De veras te preguntas por qué tu perro no quiere arriesgar contigo?
  • No le haces caso. Si el estrés de la vida diaria, tu nerviosismo y la descuido de tiempo diario te hace lograr a casa corriendo y retornar a salir corriendo haciendo que pases por delante de tu perro como si no estuviera, ¿de veras crees que no hay motivo por el que tu perro no quiere arriesgar contigo? Entendemos el asunto si tienes que ir a trabajar, pero en la confusión, en vez de apresurarte a salir con tus amigos, diles que te esperen media horita más y dale tiempo de calidad a tu mascota.
  • Lo echas de tu banda cuando te averiguación. Si cada vez que tu perro quiere estar en tu regazo, darte los buenos días o saltar sobre ti cuando llegas a casa, pero tú lo rechazas… ¿no ves el por qué tu perro no quiere arriesgar contigo?
  • No le das premios. Si siempre lo andas regañando por lo que no hace proporcionadamente, pero nunca lo mimas y premias cuando hace poco proporcionadamente, ¿cómo esperas que responda?

Sabemos que el estrés y las preocupaciones diarias nos llevan a veces a hacer alguna de estas cosas, porque no olvidemos que una mascota es una responsabilidad más en un día atiborrado de ellas. Pero no le des la mínima prioridad a tu mascota, te estarás perdiendo mucho si lo haces. Sigue nuestros consejos para que tu perro siempre quiera arriesgar contigo.

Qué hacer si tu perro no quiere arriesgar contigo

  • Muestra empatía. Sí, ponte en el circunscripción de tu mascota y piensa en cómo te sentirías tú si luego de estar solo en casa mucho tiempo viniera cualquiera y no te hiciera caso. O qué tal te tomarías que no te sacaran más que por obligación. Ponerte en el circunscripción de tu perro te ayudará a entender sus sentimientos y ser más bondadoso con él, haciendo las cosas movido por coito y no por obligación.

Y si tengo todo pero no tengo coito, carencia soy

-Teólogo Romano del siglo I-

  • Dale tiempo de calidad. No va a suceder una desgracia porque dediques cinco minutos al día luego de lograr del trabajo a saludarle y darle coito a tu perro, exclusivamente eso. Luego sácalo a pasear y valer, juega con él y demuéstrale que él es muy importante para ti, tanto como tú para él.
  • No lo rechaces. Recíbelo con una gran sonrisa siempre que venga a buscarte. Muestra empatía y entiende lo proporcionadamente que le hace percibir ser recibido con alegría y coito.
  • Dale caprichos. Los caprichos son como regalos para tu perro. Un regalo demuestra a quien lo recibe que se han establecido de él. Demuestra a tu perro que le quieres, que te alegra cuando hace cosas proporcionadamente y que le recuerdas durante todo el día y no solo cuando os veis en casa.

Recuerda, las responsabilidades implican tiempo y esfuerzo, pero si aprendes a enamorar en la responsabilidad, el esfuerzo será menos cargante.