Consejos para curar heridas de tu gato

Todo lo que siempre quisiste asimilar sobre Consejos para curar heridas de tu pícaro con toda la info actualizada. Estas en Salubridad – Bienestar y cuidados-Consejos

Si tienes un pícaro como mascota, debes asimilar que no está exento de lastimarse alguna vez, sobre todo si es de los que andan fuera de la casa buscando aventuras. Mordidas, arañazos -producto de haberse peleado con otros felinos- o raspones de ramas al trepar a los árboles, son las heridas más comunes que puede presentar. Pero, si acertadamente estos animales suelen tener movimientos precisos y cuidados, igual corren el aventura de dañarse con vidrios y otros objetos cortantes, o con alambrados,  sobre todo si se encuentran en el fragor de una riña o escapando de alguna situación que los asusta.

Dependerá de la importancia de la ultraje que tengas que salir corriendo al veterinario o puedas tratarlo tú mismo. Por lo genérico, y si la herida es superficial, las cosas funcionarán acertadamente con las curaciones que puedas practicarle tú. No obstante, siempre convendrá custodiar de cerca la crecimiento, por si se produce alguna complicación o aparecen señales de infección.

Pasos que debes seguir para curar las heridas de tu pícaro

  • Permite que el animal se quede en un empleo donde se sienta seguro mientras realizas la curación. Intenta relajarlo con caricias y palabras afectuosas.
  • Higienízate acertadamente las manos con agua tibia y adulación y sécalas con una toalla de papel.
  • Para entregar tu trabajo, corta con mucho cuidado el pelo de tu mascota en la zona que tienes que maniobrar.
  • Limpia la herida con suero fisiológico para quitar cualquier resto de suciedad. Puedes usar una vendaje limpia para completar la tarea. Presta atención para que no quede ningún objeto extraño.
  • A continuación, procede a la desinfección, con una vendaje embebida en yodo diluido (nueve partes de agua y una parte de yodo, hasta que resulte un acuosidad amarillento). No uses el yodo puro, porque el pH felino es diferente al del humano.
  • Repite estas acciones una vez al día durante, al menos, una semana.
  • Para acelerar el proceso de cura, puedes pedirle a tu veterinario que te indique una pomada cicatrizante distinto para gatos. Tienes que aplicársela luego de la destreza y desinfección diaria, con guantes de caucho estériles y esparciéndola suavemente con uno de tus dedos.
  • A excepción de que el veterinario indique otra cosa, deja que la herida seque al melodía.
  • Ponle un collar isabelino a tu pícaro para impedir que se fango la herida y retrase el proceso de cicatrización. Recuerda que su tierra es muy rasposa y que, al pasarla por la herida (es muy habitual que lo hagan en las zonas que les duelen o molestan), arrastrará la piel nueva que se está formando. Si acertadamente esta especie de pantalla plástica rodeando de su comienzo los incomoda suficiente, es importante que la use. Puedes quitársela de a ratos, si te quedas con él y controlas que su tierra no llegue a su herida.
  • Si tu mascota convive con otros gatos, debes mantenerlo alejado de ellos para evitar que le laman la herida, como suele ser costumbre entre pares.
  • Impide que salga de la casa hasta que la herida sane por completo.

Para tener en cuenta

No dejes de controlar a tu pícaro mientras dura su proceso de recuperación. Si lo notas decaído y observas hinchazón, rubor u otra irritación rodeando de la ultraje, es muy probable que la herida esté infectada y sea necesario que el veterinario le recete antibióticos de forma urgente.

En algunas ocasiones, las heridas de tu mascota pueden no estar del todo visibles, sobre todo si son en la almohadilla de sus patitas. Pero, seguramente, te darás cuenta porque tiene un leve renqueo o se residuo continuamente  la zona.

Algunas heridas a veces son imperceptibles y te percatarás recién a los dos o tres días, cuando tu pícaro aparezca con alguna parte de su cuerpo hinchada. puede tener un absceso, que es la acumulación de pus en las capas más profundas de la piel. Estas infecciones suelen producirse por rasguños o mordeduras de otro felino, o acertadamente por la incrustación de una pequeña esquirla u otros objetos punzantes. En estos casos, el veterinario tendrá que drenar el forúnculo y le recetará antibióticos. Además deberás higienizar la herida a diario y retornar a la consulta para controlar que todo vaya acertadamente.