¿Cómo saber si mi perro está estresado?

Todo lo que siempre quisiste retener sobre ¿Cómo retener si mi perro está estresado? con toda la info actualizada. Estas en Lozanía – Bienestar y cuidados-

A diferencia de lo que quizá pensemos, nuestras mascotas no son tan diferentes de nosotros en lo que a salubridad se refiere. Sufren resfriados, dolores de estómago y todavía, aunque pueda sonar sorprendente, pueden sufrir estrés. Hay muchos motivos que se lo pueden suscitar, pero hoy vamos a centrarnos en retener cuáles son los indicios que te mostrarán si tu perro está estresado.

Quizá estés pensando que tu amigo no ladra cuando no es correcto o que se mantiene tranquilo casi todo el tiempo y, que por ello, tu perro no está estresado. No te equivoques, el estrés no siempre significa que el animal parezca un chiflado, a veces se puede demostrar de forma totalmente contraria. Vamos a mostrarte 10 indicios o señales que te ayudarán a percibir si tu perro está estresado.

10 indicios para retener si tu perro está estresado

 

  • Cambios en su salubridad. Si tu perro ha estado vomitando, ha tenido diarrea, alergias o cualquier otro tipo de anomalía a la que su veterinario no ha enemigo al causante, es probable que lo que pase es que tu perro está estresado.
  • Posición de sus orejas. Cada perro tiene las orejas orientadas a un punto diferente, pero hay poco en global que indicará si un perro está estresado: las orejas cerca de detrás. Este es un factótum muy obediente de investigar.
  • Caida excesiva del pelo. Es ordinario que a tu perro se le caiga el pelo, sobre todo en determinados meses del año, pero si tu perro está estresado, tendrá una caída excesiva de su pelo, aun cuando no sea su época.
  • Bostezos más pronunciados. Quizá estés pensando: «Si bosteza es porque tiene sueño». Bueno, no siempre es así. Los bostezos excesivamente pronunciados y quizá con más habitualidad de la ordinario son otro señal rotundo de que tu perro está estresado.
  • Jadeos constantes. Esto es poco que hacen de forma ordinario cuando están acalorados o sedientos, pero, si tu mascota está jadeando constantemente sin un motivo visible, no hay duda: tu perro está estresado. El estrés puede hacer que a posteriori de esos jadeos anormales, obstrucción la boca y ponga las orejas cerca de detrás, ¡cuidado!, es signo de que va a atacar.
  • Lametones en el hocico de forma repetitiva. Estarás pensando que tu perro siempre hace eso. Es cierto, todos lo hacen. Pero si notas que ahora lo está haciendo en exceso y que por otra parte se une a otros síntomas de los que ya hemos mencionado, será una muestra persuasivo de que tu perro está estresado.
  • Incomodidad. Seguro que has manido en muchas ocasiones cómo tu perro se esconde detrás de ti para evitar a cierto o a otro perro. Hay muchas razones por las que puede hacer eso, pero como te dijimos antiguamente, si esto lo hace a menudo y se suma a otros indicios para retener si tu perro está estresado, es probable que sí que lo esté. Por eso te aconsejamos que no le obligues a hacer poco que no quiere, si se quiere esconder, respétalo.

 

  • Comportamiento destructivo. ¿Verdad que deseas romper poco cuando estás estresado? No te sorprendas entonces si cuando tu perro está estresado, quiera morder objetos o incluso a otras personas. Es su forma de querer apagar el estrés y lo que te mostrará si tu perro está estresado o no.
  • Ladridos, aullidos y sacudidas excesivas. Si se sacude más de lo ordinario, aun sin estar mojado, tu perro está estresado. Si sus ladridos parecen no tener razón visible, todavía, tu perro está estresado. Te aconsejamos que dediques tiempo a encontrar la causa de que tu perro ladre y aúlle más de lo ordinario. Observa si lo hace cuando te vas, o cuando audición gritos o sirenas y luego intenta determinar qué le sucedió antiguamente en una situación similar que está haciendo que tu perro esté estresado.
  • Cotillear demasiado. Si tu perro está como chiflado oliendo toda la casa sin hacer caso a carencia de lo que le dices u ordenas, no hay duda: tu perro está estresado.

Como ves, el estrés no siempre es poco que se exteriorice de forma obvia, por eso te animamos a que observes a tu perro con atención para retener si está estresado. Si descubres que así es, seguro que querrás hacer poco para ayudarlo. Te daremos unos consejos en un próximo artículo.