¿Cómo evitar la terrible obesidad canina?

Todo cuanto siempre y en todo momento deseaste saber sobre ¿De qué manera eludir la horrible obesidad canina? con toda la info actualizada. Estas en Salud – –

Muchos perros acostumbran a tener obesidad. Esta enfermedad nutricional, que se define por un exceso de grasa anatómico, es muy usual en aquellos animales que no acostumbran a hacer ejercicio o bien que tienden a engordar. La obesidad puede ocasionar graves efectos a la salud, como puede ser la reducción de la vida.

La obesidad afecta a múltiples áreas del cuerpo como huesos, articulaciones y órganos, las que se ven desequilibradas por el exceso de grasa. Esta enfermedad es común en perros de todas y cada una de las edades, mas en general se da en aquellos que se hallan atravesando la mitad de su vida.

¿Por qué razón mi can es obeso?

Existen muchas señales que sirven para determinar si un animal es obeso. La más obvia es el incremento de peso y el exceso de grasa anatómico. Otro síntoma es la incapacidad, o sea la carencia de voluntad que tiene el animal para levantarse o bien para salir a caminar. Esta actitud la puedes apreciar si tu can ya no tiene ganas de jugar con sus juguetes preferidos o bien no responde a tu llamada cuando es hora de su camino.

Varias causas son las que producen la obesidad. Las más frecuente es aquella ocasionada por un desequilibrio entre la ingesta y el empleo de energía, o sea, tu can come más de lo que probablemente pueda llegar a gastar.

La obesidad asimismo es común a lo largo de la vetustez, debido a la minoración de habilidad que tienen los perros para hacer ejercicio. De ahí que que los perros en edad adulta han de ser animados a practicar determinados ejercicios que no le demanden tanta habilidad.

Quizás un camino corto a paso lento puede ser una de las actividades que puedes practicar con tu vieja mascota.

Los hábitos alimentarios poco saludables asimismo pueden causar obesidad, sobre todo si se consumen comestibles ricos en calorías. En consecuencia evita determinados productos que no favorecen su salud.

Otras causas comunes de obesidad incluyen enfermedades como hipotiroidismo, insulinoma, hiperadrenocorticismo y castración. De ahí que es fundamental que tu mascota sea revisada periódicamente por un veterinario, de forma que pueda estar controlada y se pueda descartar o bien tratar a tiempo alguna enfermedad.

¿De qué manera eludir la obesidad canina?

La obesidad se diagnostica a través de la medición de peso anatómico del perro. El veterinario puede determinarlo a través de un examen consistente en palpar las costillas, zona lumbar, cola y cabeza. Entonces los resultados se equiparan con el peso estándar de la raza. Por poner un ejemplo, un can de raza Collie en edad madura no debe exceder los 10 kilos.

El tratamiento para la obesidad se centra en el perder peso y en sostener un peso anatómico apto a lo largo de largo tiempo. Esto se consigue a través de la reducción de comestibles que poseen gran cantidad de calorías y el incremento de ejercicio.

Lo más probable es que, cuando se diagnostique la enfermedad, tu veterinario arme un plan de dieta a largo plazo. En general se aconsejan dietas ricas en proteínas y fibras y bajas en grasas.

La ingesta de comestibles ha de ser controlada por su dueño. Los perros con sobrepeso no deben alimentarse por su cuenta. Con lo que un adulto ha de ser responsable de toda la nutrición de su mascota y para hacerlo de forma eficaz es recomendable que determines horas de comida. No debes exceder las 2 raciones al día.

Es fundamental que suprimas la mala costumbre de darle a tu can sobras de comida. En consecuencia, prosigue el plan que te sugirió su veterinario y no incluyas comestibles que no están contemplados en esa dieta.

Para que el tratamiento tenga éxito tu perro va a deber acrecentar su actividad física. Lo más frecuente es que los perros anden con correa a lo largo de unos 15 minutos, un par de veces al día. A lo largo de esa salida, para prosperar su salud, asimismo es fundamental que efectúen algún género de juego.

En en el caso de que no puedas sacar a tu can a caminar, deberás contratar a un paseador a fin de que lo haga por ti. Asimismo es fundamental que cuando llegues a tu casa animes a tu mascota a jugar un rato. Puedes tirarle su pelota preferida y ordenarle que te la traiga. Cuanto más actividad haga mucho mejor.