Cómo educar a un perro a hacer sus necesidades en la calle

Todo cuanto siempre y en todo momento deseaste saber sobre Cómo instruir a un can a hacer sus necesidades en la calle con toda la info actualizada. Estas en Entrenamiento – –

Esta no es una labor simple y existen muchos mitos sobre de qué manera hacerlo. La verdad es que los perros precisan un tanto de paciencia cuando se trata de hacer sus necesidades, puesto que en contraste a los gatos, no se conforman con que les pongas un cajón de arena.

Si deseas que tu can haga sus necesidades en la calle y que además de esto la enseñanza de esto no le traumatice y le resulte una experiencia agradable, debes olvidar los mitos que solo consiguen traumar al animal.

Mitos sobre hacer sus necesidades que debes rechazar

  • Restregarle el papel de periódico. Existen muchos que afirman que pasar un papel de periódico por sus necesidades y después restregárselo por el morro, es la manera más eficaz de enseñarle a hacer sus necesidades donde deseamos. ¡Eso es patraña! Esta acción puede traumar al animal, aparte de poder hacerle daño en sus fosas nasales y hasta crearle una enfermedad con sus excrementos.
  • Pegarle una nalgada cuando no lo haga donde deseemos. Cuando el can no hace sus necesidades donde sus dueños desean, muchos aseveran que darle una nalgada mientras que se le afirma «aquí no», «aquí», es el mejor procedimiento. ¡Patraña! El animal es un bebé, ni tan siquiera sabe qué es acá o bien allá.
  • Dejarlo en la terraza todo el tiempo. Otros creen que si el animal vive en la terraza, se habituará solo a hacer sus necesidades ahí. La verdad es que en el instante en que le dejes entrar en la casa, puede seleccionar «su territorio» puesto que la terraza es ya suya y lo demás va a ser nuevo para él. Por otra parte, el animal puede pasar calor o bien frío en la terraza, y, ¿para qué exactamente deseas una mascota sino más bien puedes gozar de ella?

Cómo educar a tu can a hacer sus necesidades en la calle

Una vez identificados y rechazados los mitos, aprendamos a educar a nuestro can a hacer sus necesidades en la calle de una manera que sea agradable para el animal y que deje ver el amor que le profesamos.

  • Papel de periódico. Este nos va a ser útil para ponerlo en el sitio de la casa que deseemos que el can haga sus necesidades mientras que se habitúa a las rutinas de los paseos. Piensa que los cachorros hacen más pipí que un can adulto con lo que si bien hagan en la calle, va a ser normal que alguna vez se les escape en casa, puesto que no tienen control de su vejiga.

Para lograr esto, habrás de estar alarma a los movimientos de tu can. Vas a ver que en general, un can desea hacer sus necesidades unos veinte minutos tras comer. Pon el diario en el sitio que desees que tu animal vaya y cuando observes que desea hacer sus necesidades cógelo en brazos y llévalohasta el papel. Tras múltiples veces, el animal comprenderá que ese es «su baño». No olvides felicitarle.

  • Las toallas adiestradoras. Puedes localizar en tiendas de animales unas toallas con semajanza a pañales que están empapadas en un fragancia singular que los perros reconocen como un sitio agradable donde hacer sus necesidades.
  • Establece rutinas. Estas rutinas han de ser establecidas tanto para comer para salir de camino. El can debe comer día a día a exactamente las mismas horas, de este modo vas a tener sencillez para saber en qué momento debes sacarlo a caminar, que asimismo deberá acontecer en exactamente los mismos horarios día a día. De esta forma, favorecerás su desarrollo y va a ser más simple para ti enseñarle a hacer sus necesidades en la calle.
  • No le castigues. Si en alguna ocasión, a tu mascota se le escapan sus necesidades en el sitio que no debe, no le castigues ni le chilles. El animal pensará que ha hecho algo terrible y la próxima vez se ocultará para hacerlo o bien procurará soportarse, cosa que va a poder repercutir en su salud.

Recuerda que hasta el momento en que no se acabe el periodo de vacunación, un cachorro no va a poder salir a la calle, con lo que vas a deber conformarte con que tu nuevo amigo haga sus necesidades en casa de momento. Sin embargo, establece desde ahora sus rutinas alimentarias a fin de que entonces todo te resulte más simple. Como siempre y en todo momento, te decimos: con amor, constancia y cariño, vas a poder tener un can bien educado y feliz.