Cómo cuidar a un perro con gripe

Todo lo que siempre quisiste retener sobre Cómo cuidar a un perro con catarro con toda la info actualizada. Estas en Lozanía – Consulta veterinaria-Enfermedades y tratamientos

Se acerca el invierno y, con las bajas temperaturas, llegan además las complicaciones de vigor típicas de la temporada. Nuestras queridas mascotas, lamentablemente, además se enferman. Por eso, te traemos algunos consejos para que puedas cuidar de guisa adecuada a un perro con catarro.

Señales de que tu peludo está engripado

Los signos de la catarro en los canes son muy similares a los que podemos desarrollar los seres humanos, aunque los virus que la causan son distintos:

Autor: slowdevil
  • Estornudos
  • Fanales llorosos
  • Tos
  • Mocos
  • Pérdida de apetito
  • Apatía
  • Cansancio
  • Fiebre

Tu perro además puede engriparse. Con el consejo del veterinario, y proporcionándole los cuidados necesarios, contribuirás a que supere rápidamente esta enfermedad típica de épocas invernales.

Consejos para cuidar a un perro con catarro

Para que tu perro pueda padecer su catarro de la mejor guisa posible, ten en cuenta los siguientes temas:

Primero, consulta al veterinario

Frente a los primeros síntomas de catarro de tu peludo, llévalo al veterinario para confirmar el diagnosis y que te indique los pasos a seguir. El tratamiento dependerá de temas como la existencia de tu mascota, el estado de sus defensas y sus condiciones físicas generales.

Habrá que tener específico cuidado si el can es un adulto maduro o un cría. Además, si padece algún tipo de enfermedad crónica. En todos estos casos, los animales se encuentran más vulnerables.

De ser necesario, el profesional puede recetarle a tu perro alguna prescripción específica, como antibióticos o antiinflamatorios.

Consúltale al médico, adicionalmente, si es necesario que vacunes a tu mascota para prevenirle futuras gripes y cuándo es el mejor momento para aplicar esa vacuna.

Dale solo medicamentos indicados por un profesional

Recuerda que tienes que dar a tu perro solo medicamentos indicados por el veterinario. Además, debes prestar específico atención y respetar las dosis y horas señaladas para suministrarlos.

No debes bajo ningún concepto medicar a tu mascota con productos que utilicéis tú o tu comunidad para la catarro. Buscando hacerle el perfectamente, puedes causarle graves inconvenientes a tu peludo.

Los remedios diseñados para humanos pueden ser tóxicos para los canes y conservarse a provocarles daños irreversibles, sobre todo en el hígado.

Una vez más: en todos los órdenes de la vida, lo que es bueno para ti, no tiene por qué serlo para tu perro. Nunca lo olvides.

Protégelo del frío y de la humedad

Cuando lo saques a la calle para sus paseos habituales, hazlo en horas en que el frío no sea tan extremo y con una ropa que lo resguarde de las bajas temperaturas, de la humedad y de las posibles lluvias.

Cuando esté adentro de la casa:

  • Mantén a tu perro alejado de las corrientes de brisa
  • Ventila adecuadamente los espacios donde se encuentre asiduamente tu mascota
  • Proporciónale un oportunidad cómodo para descansar y con suficiente refugio

Cuida su provisiones y su hidratación

La dieta de un animal engripado debe ser equilibrada, para ayudarle a mejorar su sistema inmunitario y que pueda defenderse mejor de la enfermedad que lo aqueja.

Ten mucha paciencia porque, como ya mencionamos, puede mostrarse inapetente. Pero es necesario que, aunque muy poco a poco, se alimente. Así que sé perseverante e insiste para que coma.

Para animarlo, y siempre respetando sus deyección nutricionales, puedes ofrecerle alguna comida que sea de su placer, como pueden ser los alimentos húmedos o alguna receta preparada especialmente por ti.

Por otra parte, es importante que un perro con catarro tome mucha agua, ya que puede conservarse a sufrir deshidratación. Entonces, presta atención para que su cuenco tenga siempre exuberante agua fresca y controla que beba lo suficiente.

Otros cuidados para tu peludo

Para sujetar la congestión de tu amigo de cuatro patas, utiliza un humidificador caliente. Así mantendrás sus vías respiratorias hidratadas.

Si no posees uno de estos dispositivos, puedes meter al animalito en el baño por un rato y rajar la canilla de agua caliente.

Además, unas buenas dosis extra de mimos, caricias y palabras de aliento, seguramente contribuirán para que tu mascota supere rápidamente su catarro y vuelva a ser el perro juguetón y oportuno de siempre.

Imágenes cortesía de gullevek y slowdevil.