¿Cómo bañar a un perro de pelo corto?

Todo lo que siempre quisiste retener sobre ¿Cómo bañar a un perro de pelo corto? con toda la info actualizada. Estas en Salubridad – Bienestar y cuidados-Belleza y moda

Todos los perros, independientemente de su raza, necesitan bañarse para mantenerse limpios. Aunque los perros de pelo corto no necesitan hacerlo con tanta frecuencia, deben hacerlo al menos una vez al mes.

A muchos perros les agrada el agua, sin incautación, para otros puede ser una tortura. Seguramente las primeras veces que lo intentes tu perro se resistirá. Por eso es apropiado que desde que es un cría acostumbres a tu mascota a familiarizarse con el agua.

Bañar a tu perro puede ser una actividad divertida, todo depende de cómo lo hagas. Quizás los primeros minutos ofrezca poco de resistor, pero luego conectará contigo, se relajará y se rendirá a los placeres que le ofrece el agua tibia y la espuma.

¿Qué necesito para bañar a mi mascota?

Lo primero que necesitas son ganas, paciencia y un buen lado para hacerlo, ya que tu perro se debe apreciar cómodo y seguro. Puedes bañar a tu mascota en diferentes lugares como puede ser en el interior de una bañera o palangana, en el fregadero o en el pensil. Todo depende del tamaño de tu mascota.

No es lo mismo bañar a un Gran Danés que a un Chihuahua. El primero seguramente se sentirá mucho más cómodo en el interior de una bañera mientras que el segundo, al ser tan pequeñito, puede sentirse intimidado y estar más a inclinación en el interior del fregadero o en una palangana. Lo que es un hecho es que si tu perro es vasto y utilizas la bañera cubre el fondo de la superficie con una alfombrilla de baño antideslizante. De esa modo evitas que se resbale.

Otro punto importante es la temperatura del agua. Es recomendable que bañes a tu mascota con agua tibia, si está muy caliente puedes enfadar su piel y si está muy fría se puede alterar. Por eso inclínate por un punto medio.

Para comenzar a bañar a tu mascota tienes que tener a mano champú para perros, toallas, bolas de algodón y peine.

Es aconsejable que antaño de utilizar cualquier producto consultes al veterinario de tu mascota sobre cuál es el champú más apropiado. En las tiendas de mascota existen varias marcas pero quizás la que escogiste no es la mejor para tu perro. Por eso siempre es mejor que lo consultes con un profesional. Así evitas posibles reacciones alérgicas y te aseguras que la inocencia será efectiva.

¿Cómo bañar a un perro?

Lo primero que tienes que hacer es cepillar su pelo. La idea es que salga el pelo muerto. Hazlo suavemente y ve limpiando el peine cuando se llene de pelo.

Una vez que ya has retirado todo el pelo muerto, es muy importante que coloques una trola de algodón en el interior de las orejas de tu can. Cubre su canal auditivo, ya que a las razas de pelo corto, al no tener pelo en sus orejas es muy natural que les entre agua. Por eso coloca un poco de algodón, de modo de evitar malestar.

Ya en la bañera, coloca un poco de champú sobre la espalda de tu mascota. Masajea con la espuma las patas delanteras, a lo dispendioso de la parte inferior del vientre, y debajo de la huesito dulce.

Sumerge un paño en el agua y limpia la cara de tu perro. Si tiene manchas más o menos de los oídos o los fanales, añade en el trapo un poco de labia. Luego enjuaga el trapo con agua limpia y aclara los residuos de labia que puedan activo quedado en la cara de tu mascota.

Enjuaga a tu perro con asaz agua limpia. Si lo deseas puedes gastar enjuague para perros. Los perros de pelo corto son especialmente propensos a la piel sequía y el acondicionador ayuda a restaurar los aceites de la piel para evitar la picazón y la irritación.

Si utilizas enjuague, rocía una pequeña cantidad a lo dispendioso de la columna vertebral del animal y ve distribuyéndolo con tus manos. Deja desempeñarse el producto unos cinco minutos y enjuaga con agua limpia.

Finalmente, envuelve a tu perro en el interior de una toalla y sácalo de la bañera. Retira las bolas de algodón de sus oídos. Sequía a tu mascota frotando suavemente con la toalla. Cambia a una toalla sequía, cuando compruebes que la primera que utilizaste ya esté muy mojada.

Dependiendo la tiempo del año, lo mejor es que mantengas a tu perro en el interior de una habitación caliente hasta que esté completamente seco. Si es verano puedes sacarlo al pensil y servirse los rayos del sol.