10 reglas para entrenar a tu mascota

Todo lo que siempre quisiste asimilar sobre 10 reglas para entrenar a tu mascota con toda la info actualizada. Estas en Educación – –

Cuando un perro entra en tu vida –sea cachorro o adulto- debes asimilar que, entre tus responsabilidades, se encuentra todavía la de educarlo. Con paciencia, reglas claras y mucho acto sexual seguramente conseguirás entrenar a tu mascota con éxito.

Cuestiones que debes tener en cuenta a la hora de entrenar a tu mascota

Lo primero que debes asimilar es que nunca es muy temprano o demasiado tarde para entrenar a tu mascota.

Un cachorrito puede comenzar a educarse algunas normas básicas a las pocas semanas de vida. Y un animal adulto siempre está a tiempo de absorber cosas nuevas.

A continuación, te contamos 10 reglas básicas para que tomes en cuenta a la hora de encarar el entrenamiento de tu peludo.

Abrir a tu mascota, con paciencia y mucho acto sexual, es una de las tantas responsabilidades que adquieres cuando decides incorporar un perro como un miembro más de la clan.

I-Paciencia

 

Si piensas que tu perro va a educarse todo de una sola vez estás muy inexacto. Poco a poco y paso a paso es la secreto para el éxito. Enséñale las reglas de una en una. Si te impacientas no lograrás tus objetivos.

II-Constancia

Seguramente tendrás que repetir una y otra vez lo que quieras enseñarle a tu peludo. Y no te desanimes si le cuesta incorporar lo que le pides o se equivoca. Mantente firme y perseverante y triunfarás.

III-Claridad

Para que tu perro entienda lo que le quieres transmitir debes darle órdenes claras y precisas, utilizando pocas palabras y que, a su vez, sean cortas. Por ejemplo:

  • Ven
  • Siéntate
  • Échate
  • Apacible

IV-Coherencia

No le cambies las reglas del bisagra a tu peludo porque solo lograrás confundirlo. Usa siempre los mismos términos para una misma orden. Por otra parte, recuerda que lo que le permitiste hoy a tu perro no puedes prohibírselo mañana. Y al contrario. No lo enloquezcas.

V-Coordinación

Ayer de comenzar con la educación de tu mascota ponte de acuerdo con el resto de la familia para que todos utilicen las mismas palabras para determinada orden.

Igualmente coordina para que lo que le esté permitido o restringido al animal no sufra alteraciones de una persona a la otra ni con el paso del tiempo.

VI-Recompensas

Utiliza el Refuerzo Positivo para educar a tu can. Intenta ignorar lo que haga mal y premia sus logros con halagos, caricias y, de vez en cuando, con  alguna caramelo de su placer. Verás como, poco a poco, vas logrando tus objetivos.

VII-Falta de Castigos

Castigar a tu perro si le cuesta educarse no es una opción válida. Seguramente no entenderá cuál es el motivo de tu enojo y solo conseguirás que se torne un animal temeroso y confundido. Recuerda la regla número I y no pierdas la paciencia. Con violencia nadie bueno se consigue.

VIII-Encara el entrenamiento con tranquilidad

Para obtener buenos resultados al entrenar a tu mascota, lo ideal es crear un hábitat distendido, relajado. Si le trasmites tensión a tu peludo seguro lograrás muy poco. Debes afrontar la tarea en un ámbito atractivo y divertido. Jugando aprenderá mucho más hacedero y rápidamente. Dalo por seguro.

IX-Evita humanizar a tu mascota

No te olvides nunca de que, por mucho que quieras a tu mascota, no es un ser humano. Es un perro. Respeta las particularidades de su especie y no esperes que se maneje como una persona porque es un can. Entonces encara su entrenamiento sin perder nunca de apariencia este pequeño detalle.

X-Responsabilidad

Entrenar a tu mascota en, al menos, reglas básicas de comportamiento, es una de las responsabilidades que debes admitir cuando decides compartir tu vida con un peludo.

Es poco a lo que debes comprometerte desde un primer momento. Así que involúcrate a fondo con esta tarea y pide consejo al veterinario frente a cualquier duda que te surja.

Un consejo extra para encarar la educación de tu peludo

Para el final, lo  más importante. Emprende la educación de tu perro con mucho cariño. Entrenarlo correctamente es una forma más de demostrarle cuánto lo aprecias.

Un animal que se siente querido seguramente aprenderá mucho mejor y más rápido. Y, sin oficio a dudas, sabrá galardonar tu amorosa dedicación con mucho más afecto aún.