10 razones por las que quiero con locura a mi perro

Todo lo que siempre quisiste enterarse sobre 10 razones por las que quiero con manía a mi perro con toda la info actualizada. Estas en Animales – Animales domésticos-

Quiero con manía a mi perro… Esta es una frase que todo aquel que tiene can dice a menudo. Tener un compañero peludo es una de las cosas que más felices nos hacen. Son muchas las razones que tenemos para requerir con manía a nuestro perro, pero queremos enumerarte al menos diez.

Quizá tú puedas decirnos muchas más, pero estamos seguros de que te sentirás identificado con estas si eres de los que dicen: quiero con manía a mi perro.

Quiero con manía a mi perro por…

Nadie me hace reír como él

Vivieras solo o en pareja o con comunidad, cuando adoptaste a tu perro, estamos seguros de que tu vida cambió para peor. Un peludo, con sus travesuras y trastadas, así como sus imitaciones de nosotros, nos hace reír como nadie.

Su positivismo en torno a la vida y no preocuparse por ausencia nos hace ser más despreocupados y felices.

Su honradez es infinita

Todo aquel que tiene un perro sabe que este haría cualquier cosa por él sin pedir ausencia a cambio. La honradez de los perros es infinita. Protegerían nuestra vida con la suya propia. ¿Quién más haría poco así?

Amo a los perros porque nunca le hacen distinguir a uno que los haya tratado mal.

-Otto von Bismark-

Siempre puedo contar con él

Tu perro siempre está ahí para ti, no importa si pasas por un buen o un mal momento. Da igual si minutos antiguamente le has regañado u os habéis enfadado.

Es indiferente el momento que sea, él siempre estará ahí. Por eso y mucho más, puedes afirmar con seguridad: «quiero con manía a mi perro».

Nadie me besa como él

Si poco caracteriza a los perros, es lo que les gusta besucar. En todo momento y en cualquier parte del cuerpo, siempre estarán dándote besos por todas partes y a todas horas.

Ausencia mejor que un beso de cualquiera que quieres.

Por fin tengo un compañero de juegos

Antaño de tener a tu perro, tu vida era más aburrida, de eso estamos seguros. Ahora tienes un compañero de juegos, cualquiera con quien pasear y que te anima a salir.

Encima, él disfruta igual o más que tú, lo cual te hace adecuado.

Me encanta que me despierte

Aunque para ser realistas, aquí habría que afirmar que se produce una mezcla de sentimientos. Que tu perro venga a despertarte cada mañana es una muestra del interés y el acto sexual que siente por ti, pero que lo haga minutos antiguamente de que suene el despertador es proporcionado inaguantable.

No obstante, ser lo primero que ves cada día al despertar te encanta, eso no puedes negarlo.

Deseo resistir a casa para que me reciba

Es una manía, solo has ido por el pan y ya se pone como loco por verte. Desprende acto sexual y cariño por cada costado cada vez que llegas a casa, sin importar si has estado fuera cinco minutos o todo el día.

¿A quién no le gusta que cualquiera lo reciba con agradabilidad y sonriendo?

Aunque a veces me molesta, me encanta que invada mi espacio dinámico

Que venga y se tire sobre ti, que se pegue al mayor en el sofá a tu banda, que no te deje ni ir al baño solo… ¡Te saco de quicio pero te encanta!

¿Quién mejor que él para demostrarte cuánto te quiere?

Siempre sube mi talante

Su empatía no tiene límites, y si te ve triste, hará cualquier cosa que se le ocurra para cambiarlo. Nadie se preocupa por ti como él, y lo demuestra con todos y cada uno de sus actos.

Quiero a mi perro con manía porque es mi amigo y mi compañero

Esta frase sin duda es lo que define la relación que cada uno de nosotros tenemos con nuestro perro. Es nuestra mascota, nuestro compañero seguidor, nuestro amigo, cualquiera que nunca nos defraudará y cualquiera al que nones queremos desengañar. 

¿Sientes tú eso?