¿Qué hacer con un cachorro que se porta mal por las noches?

Todo lo que siempre quisiste retener sobre ¿Qué hacer con un hijo que se porta mal por las noches? con toda la info actualizada. Estas en Lozanía – Consulta veterinaria-Cachorros

Si tienes un cachorro en casa y, durante la tenebrosidad, no te deja echarse, tendrás que poner en experiencia algunas medidas para que la convivencia sea más amena. Quizás el comportamiento de tu mascota se deba a que durante el día no realiza suficiente examen, no ha recibido un entrenamiento adecuado o, sin saberlo, has reforzado su mal comportamiento. Pero no te preocupes, todo es remediable. Ten en cuenta que siempre le puedes enseñar a tu mascota nuevos trucos. Todo depende de que tan dispuesto estás para lograrlo. A continuación compartimos algunas ideas que te pueden ser de ayuda.

PODRIA INTERESARTE

Causas de mal comportamiento

 

Los perros necesitan al menos un paseo al día. Si has estado lejano durante varias horas y no le has proporcionado a tu mascota su salida regular, seguramente, por la tenebrosidad, no te dejará echarse ya que no ha tenido las oportunidades adecuadas para utilizar toda su energía.

Otro de los motivos que puede estar sucediendo es que tu cachorrono ha sido entrenado lo suficiente. Aunque parezca una obviedad, si el entrenamiento de tu perro se detuvo posteriormente de que aprendió a sentarse, copular o ir al baño fuera seguramente se ha quedado a medio camino y a futuro desarrollará algunos comportamientos que no son los apropiados. Por lo tanto, de a poco, tráfico de introducir la nueva orden y practícala con él como si fuera un serie.

Quizás tu pequeño amigo está soñando y a eso puedes atribuirle sus ladridos, respiración profunda y algunos espasmos. Si es así muda su cama a una habitación alejada de la tuya.

El mal comportamiento de tu hijo asimismo se puede deber a que en algún momento tú has reforzado su mal comportamiento. ¿Qué haces cuando tu perro ladra para seducir la atención? ¿Cómo respondes? ¿Sueles gritarle a tu hijo? Si es así, una vez más, te estás equivocando. Hazle retener a tu perro cuando se equivoca pero no lo castigues ni le grites. No ganas mínimo. Mejor enséñale nuevos trucos para mejorar su conducta.

La raza del cachorro es muy importante. Todos los perros no tienen las mismas deyección. Por ejemplo, si tienes un Border Collie y sólo lo sacas de paseo dos veces al día estás cometiendo un error. Esa frecuencia es apropiada para un Galgo pero no para un Border Collie, esta raza fue criada para trabajar por lo que necesitan desembolsar más energía para satisfacer sus deyección.

Medidas para mejorar el comportamiento de tu hijo

Utiliza la palabra “No” correctamente. “No” es una palabra disciplinaria, por lo tanto debes utilizarla con cuidado. Cuando la emplees nunca utilices el nombre de tu perro para seducir su atención. Tu hijo sólo debe asociar su nombre con el refuerzo positivo. Cuando tu perro se porta mal, flama su atención tocando su cuello suavemente y dile en tono de voz severo la palabra “No”.

Nunca golpees ni pegues a tu hijo. Los perros no entienden que el trauma es para corregir un comportamiento. Si aplicas la violencia, tu perro te tendrá miedo. Los perros responden muy perfectamente a los refuerzos positivos. En punto de centrarte en disciplinar a tu hijo cuando no te deja echarse, recompénsalo con poco que le guste puede ser una gollería.

Quizás tu cachorro no te deja echarse porque quiere ir al baño. Si es así, y eres de los que no está nunca en casa, procura componer un baño interior para tu perro. Para ello puedes escoger algún espacio de tu hogar, colocar un arenero y enseñarle a ir al baño. En caso de que vivas en una casa con floresta, puedes adaptar en la puerta, una portillo para tu hijo pueda entrar y salir por allí, cuando lo precise.

Si vives en un espacio pequeño, como un unidad y por algún motivo no puedes hacerte cargo de cumplir con los paseos que necesita tu hijo, contrata a un paseador para que lo ejercite por ti. Es la mejor opción para que tu perro pueda satisfacer sus deyección, gaste energía y la convivencia contigo sea mucho más saludable.

Si tu hijo, luego de aplicar estas medidas, ha mejorado sustancialmente su comportamiento felicítalo y demuéstrale cariño. Procura tener un tiempo para estar inmediato a él. Salgan de paseo o dale alguna gollería. En caso de que la respuesta haya sido negativa recurre a un preparador profesional para que pueda mejorar la conducta de tu hijo. Ya verás que con un buen entrenamiento todo mejorará y recuerda: ten paciencia, todo lleva su tiempo.