Los perros con dueños obesos suelen ser gorditos

Todo lo que siempre quisiste entender sobre Los perros con dueños obesos suelen ser gorditos con toda la info actualizada. Estas en Vigor – –

En numerosas ocasiones hemos escuchado que las mascotas terminan pareciéndose a sus dueños, sin bloqueo, lo que muchos no sabían era que esta similitud no se limitaba a las actitudes y los comportamientos, sino todavía a diferentes aspectos como el traje alimenticio y la apariencia física.

Esto es poco que se refleja en el hecho de que por lo normal, los perros que tienen amos con problemas de obesidad suelen sufrir todavía dicho inconveniente.

Este es un hecho que ha escaso notoriedad desde hace primaveras, el cual ha conseguido una explicación científica gracias a un minucioso trabajo de investigación realizado por la Universidad de Las Palmas de Gran Canarias.

A continuación, despejaremos algunos interrogantes sobre este preocupante problema.

¿Por qué si el dueño es obeso su perro todavía?

Como se ha de entender, el sobrepeso en los canes es generado por desatiendo de actividad física y porque comen más de lo que deben. Estos son dos grandes inconvenientes, ya que cuando no realizan ningún tipo de prueba pierden interés en ellos y encuentran en la comida una potencial fuente de satisfacción.

Según dicha institución académica, los malos hábitos que desarrollan las personas con el paso del tiempo, suelen transmitírselos a su mascota, desde actitudes agresivas hasta problemas alimenticios. En este caso, los canes glotones nunca son así por naturaleza, sino por la crianza del dueño, quienes los alimentan de una forma similar a la de ellos por facilidad.

La investigación

Para la realización de esta investigación, el Área de Medicina Veterinaria analizó los hábitos de comida de 127 perros caseros en relación con los de sus amos. Según los resultados, los caninos con dueños obesos tienen cinco veces más probabilidades de sufrir este mal.

De igual forma, la Asociación Mundial de Veterinarios de Animales Pequeños, reveló que entre el 20%  y el 40%  de los perros, sufren exceso de tripa por infracción de quienes lo crían, ya que según su opinión, estos trasladan sus costumbres sedentarias y pocos saludables a sus mascotas.

¿Qué complicaciones puede traer el sobrepeso en los perros?

Se palabra de obesidad en el canino, cuando su masa corporal supera por un 20% el peso ideal que le corresponde, tanto por sexo, raza y permanencia. Hay que tomar en cuenta que este es un problema que puede generarle enfermedades mucho más graves como la artritis y la diabetes.

Así mismo, cerca de señalar que el sobrepeso puede producirle otros problemas, como:

  • Dolores en las articulaciones
  • Insuficiencia cardíaca o respiratoria
  • Seborrea
  • Alopecia
  • Cojera
  • Problemas de esterilidad
  • Hipoglucemia
  • Hipertensión
  • Resistor a la insulina
  • Problemas hepáticos
  • Complicaciones en el parto
  • Tumores de mama

¿De qué guisa se puede solventar o evitar la obesidad en el perro?

Si deseas evitarle este problema a tu amigo de cuatro patas, estos son algunos de los consejos que debes seguir:

  • Sácalo a pasear y a recrearse al distinción escapado, ya que el prueba es una importante actividad que todo perro debe ejecutar, tanto para su diversión como para desarrollar un buen estado de vigor.
  • Aliméntalo de guisa saludable, de esta forma contará con las energías necesarias para su día a día y mantendrá un peso ideal. Si tienes dudas sobre cuál es la mejor dieta que puedes brindarle, consulta al veterinario para que establezca la más adecuada, de acuerdo al tamaño, permanencia y raza de tu canino.
  • Evita crear malos hábitos alimentarios como los aperitivos continuos o los premios con diferentes tipos de comidas.
  • Establece un horario fijo para alimentarlo.

Evitar el sobrepeso tournée en torno a transigir una rutina saludable, llena de actividades físicas y buena comida. Es recomendable que tanto el dueño como su mascota compartan este ritmo de vida juntos  para ayudarse mutuamente y compenetrarse aún más.

¡Toma nota!

Tener un perro no se tráfico solo de tratarlo como a uno más, recrearse siempre con él o encargarte de su cuidado. Es esencial dar siempre el ejemplo, ya que ellos son seres sumamente inteligentes que aprenderán e imitaran los hábitos de sus dueños.

Si no puedes perseverar una rutina saludable, al menos asegúrate de que tu canino sí la tenga.