Los peligros del juego del tirón

Todo lo que siempre quisiste memorizar sobre Los peligros del repertorio del sacudida con toda la info actualizada. Estas en Instrucción – Entretenimiento-Diversión y juegos

Los juegos bruscos suelen ser parte de la diversión de un perro. La forma en que los perros exploran su mundo y socializan con otros animales y personas, es a través del repertorio. Que tu mascota sea poco brusca puede ser poco completamente corriente, seguro y saludable. Sin requisa si va demasiado remotamente, puede presentarse a ser peligroso.

PODRIA INTERESARTE

Los perros deben poner de forma suave, amable. Sin requisa, las actividades lúdicas pueden tomar un vuelta peligroso si el perro comienza a morder o a poner de una forma que daña a las personas u otros animales.


Poner al repertorio del sacudida con tu perro puede resultarle muy agradable, pero antiguamente de comenzar este repertorio debes enseñarle algunas lecciones importantes, como puede ser hacerte caso y instruirse a escucharte cuando esté excitado.

Reglas básicas

Tu perro no puede agarrar el muñeco antiguamente de que tú les des permiso para hacerlo. Debe sentarse o copular y luego esperar a que lo invites a poner. Para iniciar el repertorio, puedes invitar a tu perro a agarrar el muñeco utilizando una palabra o frase exclusivo. Con ella tu mascota comienza la energía que tanto estaba esperando.

Tu perro debe dejar de banda el muñeco cuando le pidas que lo haga. Enseña a tu perro a hacerte caso. De esa forma te evitarás contratiempos y podrás descender su graduación de excitación. Al mismo tiempo evitarás que tu mascota sea agresiva, respetará las reglas y disfrutara del repertorio sin mayores inconvenientes.

Cuando practiques el repertorio del sacudida con tu perro, debes hacer lo posible para desalentar su comportamiento agresivo. Para lograrlo cuando estés jugando con tu mascota, utiliza algunos juguetes. Nunca emplees tu cuerpo. Si notas que tu perro no modifica su conducta agresiva, entonces detente. Tu perro definitivamente no quiere colaborar contigo. Quizás aún es un hijo y su carácter es muy dominante.

Si es así, urgentemente debes modificar ese comportamiento antiguamente que sea demasiado tarde. Para ello debes enseñarle ciertas órdenes a través de las cuales tanto tú como tu mascota, podrán poner y acaecer un rato agradable sin ningún tipo de aventura.

Presta mucha atención y recuerda: si estás jugando como si fuera un combate, seguramente reforzarás el comportamiento agresivo de tu perro. Para evitarlo tú como dueño de tu mascota debes iniciar siempre el repertorio. Este punto es primordial. Para comenzar utiliza un muñeco, quizás emplea alguno de sus favoritos y sé claro con las órdenes que emitas. Si le ordenas que suelte el muñeco debe instruirse a obedecerte. Si lo hace puedes premiarlo con una chocolatina.

Un error muy popular es perseguir a tu perro para que te regrese el muñeco. No lo hagas. Si le dices que hay que soltarlo debe hacerlo.

Poner muy frecuentemente al repertorio del sacudida puede hacer que tu mascota se sienta un poco estresada, especialmente luego de un concurrencia poco rudo. Una de las mejores cosas que puedes hacer, es dejar que tu perro descanse un poco, unos cinco o diez minutos. Luego deberás indicarle que se siente o acueste en su cama de forma que se relaje y alivie su tensión.

Aplica estas técnicas en tu perro

Para los perros, poner significa cultivar dominio sobre otro perro, muñeco o persona. Castrar o cortar a tu perro puede ayudar a disminuir algunos de estos impulsos, hacerlos más dóciles y fáciles de manejar. Esto puede ser poco a considerar si tu perro suele mostrar demasiada embestida con destino a personas o animales.

Es muy importante que conozcas el estilo corporal de tu perro, de forma que puedas detectar signos de embestida antiguamente que aumenten. La situación puede desaguarse de control si tu perro comienza a mostrar sus dientes. Además presta mucha atención si tu perro se encuentra contiguo a uno de pequeño tamaño. Quizás cuando entreambos están jugando, el perro más pequeño podría lastimarse.

La mordida de tu perro puede modificarse y no tiene por qué ser agresiva. Con pequeños juguetes puedes ayudarle y recuerda: enséñale que debe ser una mordida moderadamente. Además debe instruirse que tú eres el líder por lo que debe obedecerte. Pensemos que una mala mordida puede causarnos un severo daño. Es por eso que el animal debe entender cuáles son las reglas, memorizar los limites y evitar cualquier tipo de contratiempo.