Gatos asustadizos. ¿Cómo podemos ayudarlos?

Todo lo que siempre quisiste entender sobre Gatos asustadizos. ¿Cómo podemos ayudarlos? con toda la info actualizada. Estas en Aprendizaje – Problemas de comportamiento-Relación con el entorno

¿Tu minino se esconde debajo de la cama o detrás de un mueble y no quiere salir por carencia del mundo? ¿Se mantiene alejado de ti y rechaza tus caricias? Pueden ser muchas las causas que hacen que un micho sea asustadizo.

PODRIA INTERESARTE

Si tu mascota se muestra miedosa tendrás que armarte de paciencia y apañarse la forma de poder ayudarla.

Respetar los límites que nos ponga, cambiar nuestro verbo corporal e intentar acercarse a través de juegos o alimentos de su grado suelen ser herramientas que funcionan para que al animal vaya dejando de banda el susto y comience a relacionarse de forma regular contigo y con su entorno.

Algunas causas del miedo y la timidez en los gatos

Entre los motivos de la timidez y las actitudes miedosas en los gatos, podemos señalar:

Socialización

Si el micho no tuvo contacto con humanos cuando era pequeño, o su mamá era salvaje, o fue separado de ella a muy temprana tiempo, es muy probable que esa error de socialización derive en actitudes de miedo delante tu presencia.

Genética

Aunque suene poco extraño, los temperamentos temerosos pueden heredarse, al igual que el miedo a los predadores. Y ten presente que los humanos persiguieron y maltrataron a los gatos desde hace siglos.

Traumas o experiencias negativas

Tanto una cría como un micho adulto pueden favor padecido algún tipo de golpe o maltratoque genere luego en ellos comportamientos miedosos.

Gatos asustadizos, ¿cómo podemos ayudarlos a pasar sus miedos?

Un minino controlado es aquel que tiene control sobre sus emociones y reacciones en distintas situaciones.

Quizá, de todas formas, el animal busque esconderse si en la casa aparecen extraños. Tranquilo. Esto suele ocurrir incluso con gatos sociables. Desigual es el caso del animal que no logra relajarse y vive asustado, huyendo o escondiéndose y sin permitir que lo acariciemos.

Partiendo de la pulvínulo de que, como ya habrás listo, son los gatos los que ponen los límites, te contamos algunas opciones para que –paciencia mediante– tu amigo felino comienzo a vencer sus temores.

Tu micho se escondió debajo de una cama o detrás de un mueble

  • Estas situaciones suelen ocurrir cuando acabas de adoptar a tu mascota, o en ocasiones de mudanza. Es que el micho es un animal de costumbres y muy territorial y el cambio de ocasión lo lleva a esconderse para sentirse seguro.
  • Para ayudar a tu minino a salir de ese estado, lo primero que tienes que hacer es respetarlo. Si no quiere que te acerques, no lo hagas durante los primeros días.
  • Ten en cuentas que si caminas de frente y mirándolo de forma fija, lo considerará como una amenaza. Si quieres mostrarle una ademán amistosa, aproxímate avergonzado, haciendo un semicírculo y sin mirarlo de forma fija ni de reojo.
  • Incluso puedes parpadear lentamente y luego quitar la inspección. Siéntate cerca de él, de banda o de espaldas y sin intentar tocarlo. Lo importante es que comprenda que no hay ninguna situación conflictiva de tu parte.
  • Cumplido este primer objetivo, tienes que conseguir que relacione tu presencia con poco que le agrade: una comida o un juguete preferido. Si tu mascota es recién venida, puedes ir probando con distintas opciones.
  • Lo más probable es que luego de favor comido o jugado, el animal se esconda otra vez. No te desamines. Si insistes con estos métodos, poco a poco tu micho irá ganando confianza.
  • No te impacientes e intentes tocarlo o alzarlo. Puede ser una ademán contraproducente y que vuelva detrás todo lo acabado.

Deja que tu minino de siempre el primer paso. El te hará entender cuándo está pronto para los mismos y las caricias

  • El micho no se esconde, pero rehuye el contacto contigo.
  • Si no quiere que lo toques, no lo obligues. Utiliza las señales corporales mencionadas en el punto aludido y, si te lo cruzas por un pasillo de la casa, vuelve sobre tus pasos y déjalo que continúe su camino hasta un ocasión que considere seguro.

Si perfectamente algunos casos requieran la intervención de un profesional en terapia felina –para ayudar a los animales a pasar traumas más profundos–, por lo común, con mucha paciencia y aprecio, lograrás que tu minino olvide sus temores y disfrute de una vida atinado contiguo a toda la tribu.

Imagen destacada cortesía de Cássia Afini.