¿Debo preocuparme por la mordedura de un hámster?

Todo lo que siempre quisiste entender sobre ¿Debo preocuparme por la mordedura de un hámster? con toda la info actualizada. Estas en Animales – Animales domésticos-Hámsters y roedores

Los hámsteres son animales tiernos y achuchables, de esos que no podemos evitar cogerlos en nuestras manos para acariciarlos y retar con ellos. No obstante, a ellos no siempre les parece proporcionadamente y reaccionan con una mordida. Ahora proporcionadamente, ¿hay que preocuparse por la mordedura de un hámster?

PODRIA INTERESARTE

No es de desconcertar que una matriz se preocupe si uno de estos animalitos muerde a su hijo. ¿Por qué lo hacen? ¿Qué hacer? ¿Hay que preocuparse de la mordedura de un hámster? Veamos las respuestas a estas y otras preguntas.

Por qué muerden los hámsteres

Estos animales se guían por el olfato, ya que la olfato no es una de sus principales aptitudes. Cuando detectan un olor que no les resulta casero, morder es su sistema de autodefensa:

  • Cuando se trae un hámster nuevo a casa, este tiene que adaptarse a un nuevo hogar, una nueva clan, una nueva armazón, y puede que incluso a alguna otra mascota que haya en la casa. ¿Imaginas lo abrumador que debe ser atufar tantas cosas nuevas a la vez?
  • Si por otra parte de todo esto nuevo para él intentamos cogerlo en nuestras manos, es posible que se abrume aún más y que intente mordernos.
  • Otro motivo podría ser que el dueño del animal no lo haya acostumbrado a estar en manos de nadie, por lo que cuando cierto lo intenta se puede apreciar amenazado y contestar con una mordida.
  • Cogerlo con las manos oliendo a comida puede hacer que crea que es comida actual y quiera yantar un poquito. ¡Cuidado!
  • Su ciclo reproductivo es una mala época para manosear a un hámster, ya que suelen estar de mal humor.

¿Que debes hacer si un hámster te muerde?

Es posible que cuando un hámster te muerda se quede con sus dientes clavados en tu piel. Si sacudes las manos, posiblemente se aferrará aún más para no caerse, por lo que esto no ayudará en invariable.

Si gritas, solo lo asustarás más, así que lo mejor es no moverse y sustentar la calma. Ahora necesitas que el animalito confíe en ti. Lo mejor es ir poco a poco dejando al hámster en la jaula, y si ves que no suelta, podrías acariciarlo con la otra mano mientras le susurras poco que lo calme.

Recuerda que él está más asustado que tú y solo necesita entender que puede encomendar en ti. Meterlo bajo el agua, vociferar o golpearlo no servirá para conseguir este fin, y es posible que a la próxima aún te muerda con más fuerza.

¿Hay que preocuparse entonces por la mordedura de un hámster?

No. Es cierto que duele, especialmente si se ha quedado pegado con sus dientes a tu piel. No obstante, un poco de agua oxigenada y algodón para aniquilar la herida será más que suficiente.

Fuente: Ignacio Icke

Si el hámster no estaba vacunado, es preferible que acudas al médico si ves que la herida tiene un poco de profundidad, poco que no suele ser muy usual.

Cómo coger a un hámster para evitar mordeduras

Conocido lo gastado, esta es una pregunta que puede despertamos curiosidad. Veamos qué pasos seguir:

  • Cógelo lo menos posible. Los hámsters son animales independientes, por lo que querer tenerlo en las manos todo el tiempo puede agobiar al animal.
  • Lávate las manos. Tu animal debe olerte a ti y no a restos de comida o cualquier otra cosa que tus manos puedan tener. Esto solo lo asustará y descolocará.
  • No quites tu mano si te mordisquea suavemente, solo quiero conocer tu mano.
  • Ayer de cogerlo, deja que te huela, no lo pilles desprevenido, pues podrías asustarle.
  • Háblale para que sienta tu voz y no se asuste al ver entrar tu mano de repente en su hogar.
  • Deja que se acerque. Mete las dos manos y deja que sea él mismo quien venga a ti. Te olerá, te mordisqueará y es posible que luego esté despierto para que lo cojas.
  • No lo tengas mucho tiempo en las manos para que no se estrese.

Si sigues estas pautas, evitarás que te muerda, aunque ya has gastado que no  hay que preocuparse de la mordedura de un hámster.

Fuente de las imagenes: Luis Miguel Bugallo Sánchez e Ignacio Icke.