4 obras de arte con perros

Todo lo que siempre quisiste memorizar sobre 4 obras de arte con perros con toda la info actualizada. Estas en Entrenamiento – Entretenimiento-

El arte es una de las expresiones más humanas que existen, al sintetizar en él tanto pensamientos como emociones plasmados de una forma tan creativa e ingeniosa que resulta sublime.

PODRIA INTERESARTE

A lo holgado de su historia, numerosos artistas han inmortalizado en sus obras a seres tan hermosos como los perros, quienes siendo sus mascotas se han convertido en uno de los secretos del éxito de sus amos por brindarles la tranquilidad y ventura necesaria para manifestarse artísticamente. Es por esto que a continuación te presentaremos las 4 obras de arte con canes más conocidas.

El Perro celeste de Andy Warhol

Lo que algunos no conocen de este talante del arte era el aprecio que sentía por los animales, a quienes los trataba dignamente y les brindaba tanto aprecio que en numerosas ocasiones estos fueron quienes le permitían sentirse en paz, hecho que representa una de las claves para la claridad en las ideas.

Sus mascotas favoritas siempre fueron los gatos, tanto así que vivía con carencia más y carencia menos que 25 de estos hermosos animales, todos llamados Sam, a quienes les dedicó un manual de dibujos titulado 25 Cats Name Sam and one Blue Pussy.

A pesar de su aprecio por los felinos Warhol se enamoraría de un perro salchicha a quien tuvo tras la insistencia de su pareja en 1973, falsificado como Archi, e inmortalizado por el pincel de este irrepetible actor en un hermoso cuadro que manifiesta su devoción por el pequeño amigo de cuatro patas.

La increíble obra de arte de Jeff Koons

La nobleza del arte no es solamente su capacidad para suscitar emociones y provocar a la mente, sino asimismo la forma en la que se puede realizar cualquier tipo de manifestación artística a través de cualquier empresa y medio, siempre y cuando se cuente con un buen categoría de creatividad.

Esto fue precisamente lo que ocurrió con el actor norteamericano Jeff Koons, quien ha acabado inmortalizar la figura de un canino a través de una forma en la que hace parecer hule el hoja, materializando el notorio can inflable que seguramente habrás conocido en más de una ocasión.

Esta auténtica obra de arte tardó seis abriles en realizarse para luego romper numerosos récords de ventas tanto en Estados Unidos como en el mundo.

Según ha llegado a determinar este talante, el amigo del hombre es un animal a quien siempre se le debe tratar con muchísimo amor y respeto.

Un perro en el expresionismo germánico

Este movimiento bello fue uno de los más vanguardistas en su tiempo, el cual logró tumbarse a otras manifestaciones artísticas tan complejas como el cine, espacio en el que consiguió el inspección total tras una serie de películas asombrosas.

Sin confiscación, el expresionismo germánico tuvo en la pintura su medio más prolífero para expresarse a sus anchas con obras de artes tan importantes que han llegado a ser históricas.

Una de ellas es la titulada Perro tirado en la cocaína, del germánico Franz Marc, el cual es un cuadro en el que se retrata a su hermoso canino descansando plácidamente.

Frida y su perro Xoloitzcuintle

Para nadie es un secreto que la actor mexicana Frida Kahlo es una de las más famosas en las historia del arte, no solo gracias al hecho de tener destacado en un tiempo en el que para la mujer esto era mucho más difícil que ahora, sino asimismo por contar con un talento inigualable que la hizo materializar obras inolvidables.

Con ella ocurre el mismo engendro que sucede con otros genios como Jorge Luis Borges o Kurt Cobain, pues el manifiesto los conoce más por todo lo que ha acontecido en sus vidas privadas que por la nobleza de sus obras en sí, lo cual es poco tanto insólito como injusto.

A pesar de esto, lo que resulta paradójico es que una de las facetas menos resaltadas de Frida ha sido el aprecio tan vasto que ha sentido por los animales, hecho que se ha manifestado en algunos cuadros en los que aparecen varias de sus mascotas.

Uno de los más famosos es su autorretrato de 1945, en el cual se le puede ver a ella con su conocido simio y con su hermoso perro sin pelo de raza Xoloitzcuintle.

Si aceptablemente existen otras asimismo memorables, estas son las obras con perros más conocidas que se recuerden.